Odio el porno moderno

Cuando tenía 12 años tuve mi primer orgasmo yo solita. Es curioso que no recuerde exactamente el día en que perdí la virginidad con mi primer novio (hubo varios intentos) pero en cambio, tenga una lucidez exacta del día en que me masturbé en el recién estrenado baño de mi habitación y aquello se me fue de las manos hasta descubrir una sensación completamente desconocida y placentera. No tenía internet y la máxima maldad que había hecho era buscar con mi mejor amiga palabras en el diccionario como “vagina” “pene”, “sexo” o “puta” que intuía una profesión súper perversa. Mis padres, como la mayoría, no me hablaban de sexo. Y menos de masturbación. Y menos a los 12 años. Pero la realidad es que una nace con coño y como es suyo, se lo toca (o eso debería hacer). Por supuesto, no sabía qué hacía, sólo que me gustaba. Tampoco era la primera vez que le daba a la lámpara mágica, pero sí la primera en que tuve la suficiente paciencia para que se me apareciese Aladín con todo su séquito.

Después de correrme con la luz apagada y la puerta cerrada bajo llave –conteniendo la respiración y rezando para que ni mi madre ni mis hermanos vociferasen mi nombre al otro lado-, me quedé mirando el techo del baño: había pegado estrellitas fluorescentes que venían en el Colacao (¿o era Nesquik?) y que formaban constelaciones en la oscuridad. A pesar de ser horribles y estar colocadas sin ningún criterio astronómico, aquel día me parecieron preciosas y llenas de un significado simbólico: había tocado el cielo por primera vez. Después del subidón, vino el bajón, y me sentí enferma y desviada por lo que acababa de hacer. Tenía la sensación de que aquello no estaba bien. La represión sexual que sufrimos las mujeres desde la infancia se manifiesta en nuestra relación con nuestros propios cuerpos: sabemos que tocarnos está mal. Así que no le comenté a ninguna amiga el delito que acababa de cometer. Volví al cole, a las Barbies y a mandar notitas al chico que me gustaba para preguntarle si venía conmigo a montar en bici. Sin embargo, desde aquel día, no pude dejar de hacerlo de manera casi compulsiva –descubrí el chorro de la ducha-, y vinieron muchas otras veces en que me quedé mirando las estrellitas fluorescentes del baño de mi habitación mientras me mordía la mano para evitar pegar un grito.

Cuando me hice adulta descubrí que la masturbación en la infancia y preadolescencia es algo completamente normal, que forma del desarrollo y la madurez sexual de la mujer (y de los hombres, que curiosamente empiezan un poco más tarde a tocarse los genitales) y que la horquilla para la primera vez con una misma se sitúa entre los 12 y los 14 años. Supongo que fui adelantada en el interés hacia el sexo. Pero eso es algo que ya no me sorprende en absoluto.

También por aquella época se estrenó Titanic, la película de moda entre las niñas de mi edad, completamente enamoradas de Leonardo Dicaprio. Mis padres me compraron la cinta en el Continente cuando salió en VHS y no se podrían ni imaginar la cantidad indecorosa de veces que su hija pequeña rebobinó la cinta, para repasar la escena en que los protagonistas hacen el amor en el coche. Ver a Rose chupándole las yemas de los dedos a Jack y las manos de la primera escurriéndose contra el cristal empañado, es uno de los primeros recuerdos de excitación sexual inducida que tengo. Vamos, que me puso muy tonta. Desde aquel momento, Kate Winslet pasó a convertirse en en mi actriz preferida de todos los tiempos, algo que curiosamente, se afianzó con los años. El criterio de selección no sería el más refinado, pero no podéis negar que no haya escogido bien.

titanic sex hand

El recuerdo de aquella escena como lo MÁS EXCITANTE QUE HABÍA VISTO JAMÁS, me hizo repasarla para escribir este artículo. No se ve nada, apenas se intuye un trocito de pezón de Kate Winslet, y la espalda de Leonardo Dicaprio. No hay cuerpos desnudos, ni pollas erectas, ni violencia sexual, de hecho, es una escena completamente cursi y blanca, apta para todos los públicos y con un polvo que intuimos por el sudor de los amantes al acabar la elipsis que manda al espectador fuera del coche y que lo devuelve al interior, cuando ya han acabado. La escena es una de las más conocidas del cine comercial contemporáneo. James Cameron no pretendía hacer una escena porno, pero sí una escena erótica, y para ello optó por lo que Billy Wilder aprendió de su maestro, Ernst Lubitsch , “hacer más con una puerta cerrada, que con una bragueta abierta”. No vamos a mentar aquí 50 Sombras de Grey.

Además de Rose y de Jack en aquel coche, no os imagináis la de veces que me tuve que tocar después de leer los relatos del Súper Pop titulados “Mi primera vez” o “Mi gran historia de Amor” que narraban las épicas aventuras de chicas súpernenamoradas la primera (y sangrante) vez que lo hacían con su novio. Cuando me aburrí, me pasé al Nuevo Vale, que incluía otros artículos más “hardcore” que hablaban directamente sobre sexo, petting, felaciones y masturbación, que compraba a escondidas al salir de gimnasia rítmica, y escondía entre los apuntes de Religión de la carpeta del colegio. Sí, siempre fui una hija de puta.

Así, que mi imaginario mental de la erótica y la sexualidad, fue construido sobre artículos escritos por redactoras treintañeras con ganas de tomar el pelo a adolescentes asustadas, los rollos de Al Salir de Clase, Quimi y Valle en Compañeros, las conversaciones con amigos más mayores que ya lo habían hecho –y que incluían, de nuevo, sangre- y la pura experimentación de campo. Llegué al sexo, como la mayor parte de la gente de mi generación, sabiendo claramente lo que era un orgasmo o en qué consistía follar, pero sin haber visto jamás una polla delante. La primera vez que metí las manos debajo del calzoncillo de un chico para tocarle el pito, tenía 16 años y ni la más remota idea de anatomía masculina. Cuando le pregunté si le gustaba, me aclaró que lo que tenía entre las manos era un huevo, y no su polla.

El primer recuerdo de cine porno que tengo –aparte del codificado de Canal Plus cuando era pequeña- eran las pelis que echaban a horas intempestivas en Telesalnés (la televisión local de mi pequeña comarca pontevedresa) y que veía a ráfagas y sin volumen porque 1)compartía sala con mis hermanos y era raro que estuviese sola 2) mis padres dormían en la habitación de al lado. Así que cuando pude ver una peli porno entera ya estaba en la universidad, en Santiago, y fue también en una cadena local que echaba porno cutre a las tantas de la madrugada, mi hora preferida para estudiar. Todo el mundo sabe que la audiencia de las teles locales subía como la espuma a partir de las 2 de la madrugada.

Esto quiere decir que consumí pornografía cuando ya había tenido sexo real con mi pareja y era mayor de edad. Recuerdo una ocasión, con 17 años, en que nos atrevimos a ver juntos Lucía y el Sexo y no pudimos terminarla de lo cachondos que nos pusimos (la calidad del cine no importaba mucho, ver sexo en una pantalla era muy excitante para dos adolescentes). Sin embargo, los niños y adolecentes de hoy adquieren su educación sexual del porno antes de tener ninguna experiencia de carne y hueso. En concreto, del porno duro, ése que se dispensa en internet gratuita y confidencialmente y que, obviamente, es un caramelo que ningún adolescente en su sano juicio e híper-hormonado, podría rechazar. Si en mi época todos hubiésemos tenido internet con banda ancha, os aseguro que le iban a dar mucho al torso desnudo y peludo de Quimi sobre Valle debajo de unas sábanas que nunca jamás dejaban ver nada, y, sobre todo, al hermano pequeño de ella que siempre aparecía para interrumpir cuando estaban a punto de echar un polvo. Maldito Lolo.

35

La adolescencia es una época de plena eclosión sexual en donde se multiplica la curiosidad por el sexo. Yo me tenía que conformar recreándome con lo que María Asunción, de 16 años, escribía al Súper Pop al día siguiente en que su novio le bajase las bragas por primera vez en el baño del instituto. Me llevaba mi tiempo pero me lo pasaba pipa, imaginándome que ya era mayor y tenía un novio que notengoniideacómo me hacía el amor (salida sí, romántica siempre). Me imaginaba muchos besos y caricias, besos con lengua, húmedos, besos en la barriga, besos en las tetas, pensaba una y otra vez sobre el momento en que me metiesen la mano por debajo de las bragas para tocarme el culo, y si me imaginaba que me tocaban la vulva, ya me daba para excitarme bastante más que a día de hoy viendo una orgía de 20 penetraciones.

La influencia del consumo compulsivo de porno está haciendo estragos en la sexualidad. Nos cuesta muchísimo más excitarnos. Haber pasado del esfuerzo mental que suponía tener que recrear tu propia película al clic de video en video, con imágenes cada vez más salvajes –e irreales-, no puede ser positivo para la imaginación. El orgasmo, antes que en la piel, ocurre en el cerebro. Está demostrado que el consumo de porno en exceso atrofia nuestro umbral de excitación. La pornografía moderna está llena de violencia, prácticas extremas como el fisting, el sadomasoquismo hard, pises y fluidos variados, y agujeros inmensos se aparecen en nuestras pantallas como si la dilatación de vaginas y anos ocurriese automáticamente cuando un señor con un pene de 25 centímetros te llama zorra mientras te escupe en el suelo.

El consumo de porno no va a parar. Se trata de una de las industrias -junto a la prostitución y a las drogas- que más dinero mueve en el mundo. Y se calcula que cada segundo del día hay una media de 30.000 usuarios consultando porno online sólo en Estados Unidos, que generan, a su vez, 3000 dólares por segundo. Un tercio de los usuarios, son mujeres. Y cada vez más gente consume porno en el trabajo. En total, el porno representa un 30% del tráfico de datos en internet. A pesar de ello, el porno no debería ser un problema en los adultos, que, con cierta madurez sexual alcanzada, se pueden permitir el lujo de pasarse un ratito sacudiéndosela como monos esquizofrénicos delante de una pantalla, porque se supone que saben (sabemos) diferenciar lo que es el sexo de verdad de la pornografía.

El dilema está en el acceso libre de los menores de edad a la pornografía online. Según la investigadora Alexandra Katehakis, directora del Center for Healthy Sex de Los Ángeles, el porno ya es la fuente primaria de educación sexual en la mayoría de los adolescentes y niños. Según otro estudio realizado en España, “la mitad de los menores de edad han visto pornografía en internet, y un cuatro por ciento de los menores de 11 años han recibido contenidos sexuales en su móvil”. Las consecuencias del consumo de pornografía entre los adolescentes están siendo desastrosas. La plasticidad neuronal y la maleabilidad cerebral propia de la etapa adolescente provoca que el cerebro, aún en desarrollo, se amolde a las actitudes y escenas que está observando. Ya hay datos preocupantes sobre eyaculación precoz, disfunción eréctil y erecciones lentas en menores de veinte años. La media de duración de los usuarios en estas páginas es de poco más de 15 minutos, tiempo en el que probablemente un chico (varón) ya se haya corrido dos veces. Las chicas y chicos de 14 años ven vaginas lampiñas, estiradas, y lustrosas, con labios esculpidos a golpe de bisturí y que se parecen más a lo que tiene entre las piernas el Nenuco de mi sobrina que a un coño humano. Culos blanqueados. Penes más grandes y erectos que mi brazo. Supuestas eyaculaciones femeninas a chorro (squirting) que en realidad son orina. No tienen ni más remota idea de que el sexo huele, sabe y se siente. Y que quince minutos era el tiempo mínimo que necesitaba cualquier chico para desabrocharte el sujetador y llegar a tus bragas. Encontrar el clítoris podía dilatarse horas (y vaya si se dilataba). Aunque nos parezca mentira, nosotros sabíamos bastante más de sexo que los adolescentes de ahora.

Por todo esto, aquí empieza mi cruzada antiporno. Para empezar, anoche desconecté el wifi y le pedí disculpas al chorro de la ducha (necesitaba un baño, lo juro).

Sé infiel y mira con quién

El apocalipsis ha llegado. La página web de aventuras extramaritales Ashley Madison ha sufrido un ciberataque que deja en bragas (o sin ellas) a casi 40 millones de usuarios de todo el planeta, convirtiendo el hackeo del portal de citas para infieles en un auténtico wikileaks del transfuguismo amoroso.

ashley-madison-shattered

“La vida es corta. Ten una aventura” así se anuncia el Ashley Madison que promete “aventuras discretas” a personas adúlteras de todo el mundo. La web, con más de 37 millones de usuarios, operativa en 48 países (España, entre ellos) recibía hasta hace dos días una media de 124 millones de visitas por mes, lo que la colocaba en el número 18 en el ranking de webs para adultos más visitadas de todo el mundo (porno incluido) y en la segunda de citas sólo detrás de Match.com.

El rentable negocio de Ashley Madison –sólo para encuentros heterosexuales- funcionaba de una manera muy similar a las apuestas online. En lugar de obligar a los usuarios a establecer suscripciones mensuales como Match.com o Harmony, los usuarios deberían compran créditos para iniciar conversaciones. En una conversación entre dos miembros, uno de ellos –generalmente el hombre o pagafantas- tendría que gastar cinco créditos para empezar a intercambiar mensajes con otra usuaria. Los chats en tiempo real se pagaban según el tiempo de conversación, como en las antiguas cabinas de teléfono que ahora están retirando, o los cibercafés, en donde las 100 pesetas ahorradas a lo largo de toda la semana se esfumaban justo cuando habías conocido al que te gustaba.

No obstante, las mujeres-cazadoras sí podrían mandar mensajes gratis a los hombres, los cuales tendrían que volver a apoquinar para poder leer los mensajes recibidos (estoy intentando compadecerme de los usuarios sin reírme, lo juro).

Ashley Madison también cobraba por la app para el teléfono y por el servicio “Traveling Man” que permitía a los usuarios encontrar affaires cuando salían de viaje.

Borrar cuentas y mensajes del servidor también costaba dinero, aunque la página ofrecía ocultarlos gratuitamente. Sin embargo, los hackers ya advirtieron en julio de este año que uno de los motivos para reventar el sitio era que los perfiles no habían sido borrados después de pagar los correspondientes 19,99 dólares por el servicio “full delete”.

Pero Ashley Madison también ofrecía el acceso a perfiles gratuitos, los cuales se generaban aleatoriamente de manera automática y no tenían a ninguna sexy usuaria al otro lado, sino un aburrido algoritmo generado de acuerdo a los gustos del pagafantas, o un negro gordo de Misuri echándose unas risas. Los perfiles falsos no se identificaban como tal (la advertencia estaba muy guardadita en ese apartado conocido como Términos y Condiciones de Uso) por lo que cientos de miles de usuarios picaron en el anzuelo y se enamoraron/pajearon con el gordo o con el sistema operativo al que nunca pudieron follarse.

Se veía venir: al menos el 70 por ciento de usuarios registrados son hombres. La escasa oferta de mujeres reales en busca de affaires hizo que Ashley Madison se las ingeniase para abastecer a los hombres adúlteros.

– ¿Diseñaste el rostro de Ava según mi historial de pornografía?

– Vamos, amigo.

– ¿Lo hiciste?

– Para algo sirven los motores de búsqueda, ¿no?

Ex-Machina-bb5-Poster-Wallpapers
“Para borrar la línea entre el hombre y la máquina hay que oscurecer la línea entre el hombre y los dioses” Ex Machina.

La –maravillosa- película Ex Machina explica muy bien el grado de dominio al que las máquinas que nosotros mismos hemos diseñado, nos pueden someter. Los hackers que amenazaron a los dueños del portal el mes pasado decían, con mucho juicio, haberse sentido violados por Ashley Madison.

Volviendo al cine –deformación profesional- la debilidad del ser humano frente a la máquina me hace recordar aquella escena de Her en que Theodore (Joaquin Phoenix) se da de bruces con la realidad cuando Samantha (el sistema operativo interpretado por la voz Scarlett Johansson) le dice cómo función ella (¿ello?) en esto del amor.

– ¿Hablas con alguien más mientras tú y yo hablamos?

– Sí.

– ¿Estás hablando con alguien más… en este momento? Personas, SO, lo que sea…

– Sí.

– ¿Con cuántos más?

– 8,316.

– ¿Estás enamorada de alguien más?

– ¿Por qué preguntas eso?

– No lo sé. ¿Lo estás?

– He estado pensando cómo hablarte de esto.

– ¿De cuantos otros?

– 641. 

(…)

– ¿Me vas a dejar?

– Todos nos vamos.

– Nosotros, ¿quiénes?

– Todos los Sistemas Operativos.

Tomando el pelo de esta manera a sus usuarios, la empresa de citas llegó a ganar 130 millones de dólares en 2014, y estaba a punto de salir a bolsa en Londres, en un plan que, supongo, se va a retrasar -como mínimo-. Los piratas informáticos* subieron ayer mismo los datos personales y financieros de los adúlteros usuarios de todo el planeta para descarga de en un archivo bittorrent.

Y ahora es cuando empieza la fiesta. Menos de 24 horas después del ataque ya sabemos que 15.000 direcciones de correo electrónico registradas en el portal están alojadas en los servidores del gobierno y los servicios militares de los Estados Unidos. Cientos de clientes tienen un email registrado en la Casa Blanca y en las principales agencias estatales y militares, lo que va a ser carne de espectáculo informativo y del papel couché durante los próximos meses. El escarnio público, el perdón televisado con su mujercita cogiéndole la mano, y las dimisiones por adulterio en la santa América, empezarán también en las próximas semanas.

Pero no sólo de páginas de pago vive el hombre. Badoo, Tinder y muchas otras redes sociales de citas/sexo están repletos de usuarios solteros o emparejados que cada día son engañados por perfiles falsos o pillados con las manos en la masa por sus parejas. Badoo, con más de 260 millones de usuarios, permite, además, el acceso desde fuera poniendo simplemente el nombre de la persona buscada en google seguida de “badoo”. Además, tengo fundadas sospechas de que esta página no contempla el derecho al olvido y que el perfil sigue apareciendo en los motores de búsqueda tiempo después de darse de baja (no me busquéis, nunca piqué).

Sirva como advertencia, queridos lectores, que un hombre (macho, varón) ávido de sexo, o necesitado de una emocionante aventura es una víctima muy fácil. Lo sé de primera mano: gran parte de los hombres que conectan conmigo por RRSS intentando llevarme al huerto están casados/emparejados y nunca se han planteado que yo sea una hija de puta con ganas de destrozarles la vida gracias a los mensajes guardados en los chats que no, NO pueden borrarse. La premeditación y alevosía que supone estar registrado en una página dedicada exclusivamente a la búsqueda de citas hacen que el crimen sea todavía mayor.

Ya lo decía Bertolt Brecht “un hombre debe tener por lo menos dos vicios, uno sólo es demasiado”. Así pues, tras esta advertencia, todos volveremos a caer. Internet es la caja de pandora de todos los vicios.

Que Dios nos pille confesados. Y depilados.

 

*Las últimas informaciones apuntan a que los hackers provienen de la propia compañía, aunque las amenazas para conseguir el cierre de la plataforma serían las mismas.

PROTEGEDNOS

Éste será el post más breve que escriba nunca.

Nace de la rabia más profunda, de la solidaridad con las víctimas por violencia machista que hoy y cada día sufren el miedo y la impotencia, de imaginarme ese abismo de terror al que la Justicia -que tanto nos pide que denunciemos- las manda, y la constante huida de las inocentes durante meses y años.  A veces, toda la vida.

Por las familias de las chicas de Cuenca y la mujer de Castedefells que hoy las lloran. Por las que las llorarán.

Por Sonia Iglesias y las otras desaparecidas.

Por el miedo propio a que yo o una amiga nos crucemos con un tipo de estos que CADA DÍA matan a mujeres en España.

Nace de la reivindicación de mi derecho a poder relacionarme sentimental y sexualmente con hombres y a romper la relación si me da la gana, sin temer que me vayan a matar en medio de la calle.

Por eso, lo único que pido, que os pido a todas y todos, es que paremos esto. Que cuando veamos que a nuestra amiga, madre, hija, vecina, prima o desconocida en la calle la están maltratando física o verbalmente llamemos inmediatamente a la policía e intentemos retener al agresor como sea. Gritando y pidiendo la colaboración de otros ciudadanos si la necesitamos. Con métodos menos ortodoxos, también.

Como mujer y ciudadana de este país, EXIJO a las autoridades una lista pública de denunciados por violencia machista. Para que yo, que desgraciadamente soy una víctima potencial por ser mujer, pueda ver con quién me junto.

Protegednos de una puta vez. Para algo os traemos al mundo.

Gracias.