Categoría: mujer

Inés Arrimadas es mujer

Existen una serie de problemas universales que afectan a todas las mujeres del mundo por el hecho de serlo y que el feminismo lleva años tratando de corregir. La violencia machista, la brecha salarial, la conciliación familiar y el control natal, o la infrarrepresentación en los círculos de poder y toma de decisiones, son algunos de ellos. Que no te tomen en serio por el hecho de ser mujer, que cuestionen tu inteligencia o tus posturas políticas, y que amenacen con violarte metafórica y literalmente son otros problemillas con los que lidiamos a menudo. Existe un segundo problema: que no todas las mujeres entienden que su sexo da problemas. Esta semana fallecía Kate Millett, autora de uno de los libros fundacionales del feminismo contemporáneo, feminista radical y miembro de la segunda ola del feminismo norteamericano. Uno de los actos más simbólicos de aquellas feministas de los setenta fue quemar sus títulos universitarios en plena calle porque no les servían para nada: ningún empresario se planteaba que las mujeres mereciesen cobrar lo mismo. Las mujeres eran asistentas de sus maridos y sus hijos. Algunas, desencantadas, abandonaron la universidad. En Política Sexual, su tesis doctoral, Millett señalaba que la relación entre los sexos es política, una relación de poder sustentada entre la dominación de un colectivo sobre el otro basado en la diferencia sexual. Desgraciadamente, el patriarcado ha encontrado aliadas entre las propias víctimas, al igual que un puñado de judíos finlandeses apoyaron a Hitler en su cruzada para exterminar su propia raza.

A Inés Arrimadas, mujer, heterosexual, formada, poderosa y visible, el problema le viene de lejos. Desde que empezó su carrera política, su condición de mujer, unida a su juventud y belleza, la han puesto en el disparadero de la misoginia. Víctima de la prensa por sus looks, Arrimadas denunció públicamente los pies de foto que daban información sobre su ropa y no sobre sus intervenciones parlamentarias. Grandes medios de comunicación utilizaron fotos de Inés como si de una modelo se tratase, llegando a recortarle directamente la cabeza que es eso que tiene justo encima del escote. Ha recibido comentarios machistas desde todas las bancadas. El año pasado, Miguel Ángel Rodríguez, exportavoz del gobierno de José María Aznar, le dedicaba un tuit a la altura de su casposidad política “Arrimadas es físicamente atractiva como hembra joven. Políticamente es inconsciente”. Y la última en recordarle su vulnerabilidad femenina fue otra mujer, que como los judíos nazis, le deseaba a Arrimadas ¡una violación en grupo! “Sé que me van a llover las críticas de todos lados, sé que lo que voy a decir es machista y todo lo que se quiera, pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa”.

Inés-Arrimadas

No se equivocaba Millett al asegurar que la gran masa de mujeres a lo largo de la historia ha sido confinada en el nivel cultural de la vida animal en la prestación del macho con salida sexual y en el ejercicio de las funciones animales de reproducción y el cuidado de los jóvenes”. Las mujeres políticas no se libran del continuo acoso sexual y reproductivo. Teresa Rodríguez (Podemos) denunció al empresario Manuel Muñoz Medina por empujarla contra la pared, amordazarla y simular besarla en la boca tras la inauguración de una exposición el año pasado. Alfonso Alonso, ex ministro de Igualdad (recordad: ¡judíos nazis!) y actual presidente del PP vasco le dedicó estas bonitas palabras a su compañera de partido Soraya Sáenz de Santamaría, en una biografía sobre la vicepresidenta del gobierno “No va de mujer en su trabajo…está bien casada”. También en función de la vida sexual de su marido fue juzgada Hillary Clinton por parte del hoy presidente del gobierno americano Donald Trump, en una campaña que basó en las infidelidades de él y en el poco atractivo físico de ella llegando a llamarla “nasty woman” (asco de mujer).

Es responsabilidad del feminismo defender a Inés Arrimadas y a cualquier mujer víctima del machismo. Pero qué maravilloso sería que Inés Arrimadas y todas las mujeres con cargos políticos defendiesen el espacio conquistado gracias a la lucha feminista exigiendo políticas que nos protejan a todas. Desde hace unos meses se debate en España la posibilidad de implantar una ley de gestación subrogada que podría legalizar la explotación económica, sexual y reproductiva de las mujeres. Las mujeres pobres, económicamente dependientes y en situación de exclusión social, son las candidatas perfectas a convertirse en vientres de alquiler de familias ricas si esto llega a ocurrir. Ciudadanos, el partido al que representa Inés Arrimadas, es uno de los principales impulsores de la gestación subrogada en nuestro país. Pero no quieren explotar a nadie. Porque quizá, dentro de poco, sea vista como una perfecta salida laboral a la que las mujeres podamos recurrir cuando, como en los setenta, nuestros títulos universitarios no nos sirvan para nada y tengamos que vendernos a cachos en el mercado del patriarcado. Entonces, Inés, recuerda que tú también eres mujer.

 

*Artículo publicado en A Revista de Diario de Pontevedra el 9/9/2017

Pequeñas grandes mentiras (de madre)

(*contiene spoilers)

Un asesinato dentro la comunidad escolar pone bajo sospecha la tranquila vida de varias madres de clase alta y gustos aparentemente anodinos en la ciudad costera de Monterey. Madres perfectas entregadas a sus retoños que, bajo quilos de maquillaje y cinismo, escoden una larga carrera de renuncias, frustración matrimonial y sexual, amores prohibidos, miedo, rabia, ira, celos y envidias, e incluso malos tratos continuados en el marco de una familia idílica. Big Little Lies (HBO) es un thriller -con golpes de dramedia- que engancha desde el primer minuto porque revela muchas de las verdades (y más mentiras) del oficio de ser madre. Una serie que aporta una mirada mucho más compleja y honesta sobre la maternidad y sus dificultades, con concesiones para la irresponsabilidad y el hedonismo.

La narración, más descriptiva que emotiva en muchos casos, acaba posicionando al espectador incómodamente al lado de madres imperfectas, mujeres egoístas que mienten -muchas veces a sus hijos- para mantener a salvo el status público de la bendita maternidad. Y que acaban mintiendo, simplemente, por pura sororidad.

Memorable la escena en el coche de Reese Whiterspoon y la maravillosa Nicole Kidman, después de haberse derrumbado la segunda asegurándole que en realidad, ser madre, ya no la satisfacía por completo. Dos mujeres eufóricas, en la plenitud de sus vidas, gritándole al mundo que tienen mucho más que ofrecer.

Big Little Lies muestra a madres orgullosas de serlo pero que viven dentro de esa olla a presión para “sentirse afortunadas por tener hijos sanos, dinero y un marido que las quiere” cuando la sociedad se empeña en reducir el éxito femenino solamente a eso.

Hace poco escuché por boca de una madre que una de las cosas que más le fastidiaban de serlo es que ya nadie le pregunta por ella misma. Cualquier llamada, especialmente de su propia madre o de su suegra, se acababa convirtiendo en un cuestionario sobre la salud y los progresos de sus hijos. Como si de repente, ser madre, le hubiese negado el privilegio de ser hija.

Y cada vez menos ajenos a esas pequeñas grandes mentiras, aparecen los hijos. Niños adorables como Chloe o Ziggy o la adolescente Abigail, que con curiosidad, ternura y rebeldía, se enfrentan a las incoherencias de los adultos dentro de ese perímetro de seguridad que tejen las madres.

big-little-lies.w710.h473.2x

Todas las madres, incluso aquellas que no comenten homicidios y recuerdan quién es tu padre, desarrollan una red de pequeñas grandes mentiras y un lenguaje propio como estrategia interpretativa delante de sus hijos. Por eso he incluido una breve recopilación de clásicos de ayer, hoy y siempre.

“Papá puso una semilla…” (todavía no existe una versión oficial de cómo llega la semilla). “Si no te lo comes todo…” (lo que va detrás de esto SIEMPRE es mentira). “Vamos a dormir que mañana vienen los Reyes” (já). “Los niños no mueren y los papás de los niños tampoco” (hasta que se muere un niño de tu clase y aparece el cielo de los niños). “Mira, un avión”. “Eres lo mejor que me ha pasado en la vida”. “Eres lo peor que me ha pasado en la vida”. “Fue un embarazo muy feliz”. “No cambiaría por nada un fin de semana en familia”. “En la puerta del colegio hay señores que dan caramelos con droga” (a mí nunca me tocó la droga por más caramelos que me comí, lo juro). “Nada me divierte más que jugar con mis hijos”. “Te prometo que si me lo cuentas no me enfadaré” (qué estrategia más sucia, por favor). “Si te lo comes todo, serás más alta que papá”. “Si no fuese por vosotros, jamás discutiría con tu padre”. “Yo era mucho más moderna que tú”. “Yo nunca disgusté a mis padres”. “No me importa que te vayas con un chico” (siempre que le digas quién es, dónde vive, en qué trabajan sus padres y le facilites la ficha policial). “Me encanta que pases tiempo con tus amigas”. “La carta de tu novio apareció abierta al buzón” (la que llevabas en la carpeta del instituto, también). “Nunca miro tu Facebook”. Sobre por qué no duermes el sábado en casa “si te pregunto esto es porque te quiero”. “No pasa nada porque no vengas a comer el domingo”. “Yo a tu edad” (siempre algo mejor que tú). “Hazte respetar” (construcción polisémica que en boca de una madre sólo tiene un significado ). Y, las más ruines de todas, “a mí me lo puedes contar todo” porque “yo no soy tu madre, soy tu amiga”.

Y entonces, cuando los niños crecen un poco y son conscientes de la asombrosa naturalidad con la que sus madres les mienten desde que nacen, desarrollan su propio código de mentiras absolutamente irreprochables, que incluyen “tengo que hacer un trabajo en casa de Paula el sábado a las 10”, “me tiene manía”, “me sentó mal la hamburguesa” y ” te juro que ya salí sin bragas de casa”.

Definitivamente, la mentira está infravalorada.

“Me llamo Ángela. Me van a matar”

Anoche Televisión Española emitía Tesis, la ópera prima de Alejandro Amenábar rodada en 1996. El logline que aparecía en el cartel de la película está considerado por los expertos cinéfilos como uno de los grandes aciertos comerciales del cine español “Me llamo Ángela. Me van a matar”. Pocas frases resumen tan bien y tan descarnadamente el miedo, el terror y la psicosis del que sabe que va a morir. Como estrategia de venta fue un éxito: después de ver el tráiler es difícil no querer saber qué pasa con Ángela. A todos nos invade el deseo humano de querer trascender la pantalla para poder ayudarla. Sentimos el miedo en los ojos de Ángela.

Muchas mujeres, de carne y hueso, viven cada día con la misma sensación que Ángela. El horror de que las pueden matar en cualquier momento.

Ayer fue un día negro para la violencia machista en España. Dos adultas y dos niñas eran asesinadas a manos de su expareja, su hijo y de su propio padre. Las mataron hombres por el hecho de ser mujeres o para hacer daño a una mujer. No busquéis más explicaciones: ni arrebatos pasionales, ni locura transitoria, ni efectos de las drogas, ni “era un tipo encantador y a saber qué le habrá hecho ella”. Como cualquier grupo terrorista, el machismo, aparte de matarnos, nos aniquila psicológicamente, nos humilla, nos anula, nos llena de miedo, y pone al hombre –y al género masculino, en general- en una dimensión de superioridad sistemática -“si no haces lo que yo quiero, ya sabes lo que te puede pasar”- que nada tiene que ver con un crimen puntual.

La “violencia de género” no es una excepción, ni se trata de casos aislados, ni de locos psicópatas que ayer por la mañana saludaban y a primera hora de la tarde son capaces de llamar la policía para decir tranquilamente que van a matar a sus dos hijas para luego suicidarse y, después de asesinar a las niñas de la forma más espeluznante posible, la locura transitoria se les pasa y se olvidan de rebanarse el pescuezo.

También ayer, 31 de julio de 2015, una mujer de 33 años era asesinada por su expareja en Palma de Mallorca. El hijo de puta cobarde la apuñaló y degolló y tuvo que estar borracho para hacerlo, a ver si cuela el estado de ebriedad como atenuante de su poco valor y síndrome de inferioridad como deshecho humano. Hace sólo unos días, el 10 de julio de 2015, Laura González, de 27 años fue quemada viva por su expareja en Santa Cruz de Tenerife. El asesino decidió acabar con la vida de su ex en plena calle, para dar ejemplo o otros hijos de puta de lo que cualquiera es capaz de hacer. No hace falta tener mucha fuerza física para rociar a nadie con líquido inflamable, ni para degollarlo, ni siquiera para asestarle varias puñaladas. Mucho menos si son dos niñas de 4 y 9 años. Sólo hace falta una cosa: mezquindad.

En lo que va de año, 45 mujeres, 3 niñas y 7 hombres fueron asesinados por otros hombres que se creían dueños de mujeres de las que no merecían su amor. El año pasado murieron 102. Entre 2010 y 2013, 460 mujeres fueron víctimas de la violencia patriarcal. Más de 800 desde que empezaron a registrarse datos estadísticos oficiales, en 2003.

Esto se llama feminicidio. Y es el asesinato sistemático de mujeres por el hecho mismo de serlo. Y, a pesar de no estar tipificado juridícamente como delito, es LA PRINCIPAL causa de muerte de mujeres de entre 14 y 55 años en todo el mundo. Y, por ello, es incomprensible que el terrorismo machista no haya alcanzado la misma categoría penal que el terrorismo de ETA o el yihadismo, y no exista un pacto de Estado para acabar con esta lacra que lleva siglos oprimiendo a la mitad de la población.

En los atentados del 11M murieron 193 personas. ETA tuvo 36 años para asesinar a 829 personas, entre 1975 y 2011. A este paso, las cifras de asesinadas a manos de hombres en España será de 2400 en el mismo período. Multiplicando por tres los crímenes de ETA. A nadie se le ocurría decir en los medios de comunicación que un etarra tuvo un mal día o el concejal de turno lo había provocado con sus políticas antinacionalistas. A ver si tenemos el mismo respeto por nuestras muertas y dejamos de insinuar que se lo merecían.

“Te has enamorado del malo, imbécil”, le decía Chema a Ángela en Tesis. Desgraciadamente, y sin que sirva de justificación, ni la madre de las niñas, ni la joven rociada con gasolina –madre también de una niña, que pasará a engrosar la larga lista de huérfanos por violencia machista-, ni la degollada por su ex, habían presentado denuncia previa. Si os enamoráis del malo, denunciadlo. Si conocéis algún caso, no seáis cobardes. Hacedlo.

Eso es lo que tenemos que hacer todas y todos, a partir de ahora, desde el momento en que un atisbo de violencia machista se presenta en ese chico encantador que siempre saluda en el ascensor por las mañanas. Por ellas, por nosotras, por nuestras madres y por nuestras hijas. Hasta que se colapsen los juzgados de este país. Hasta que dejen de matarnos.

Yo también me llamo Ángela. Y tengo miedo.

Tesis-1996