Categoría: machismo

San Fermín o el crossfit de los salvajes

Como cada año, el 6 de julio al mediodía, da comienzo una de las fiestas más populares de España, los San Fermines de Pamplona. Una celebración de arraigada tradición que consiste en ocho días de encierros de dos minutos de duración y 24 horas de borrachera, suciedad, magreos, peleas, agresiones sexuales a mujeres de todas las edades y corridas. De toros y de gilipollas.

San Fermín es el crossfit de los salvajes. Durante los días de la celebración cualquiera puede poner a prueba su resistencia física con variados ejercicios que trabajan todos los grupos musculares al tiempo que deja su cerebro en fade out para meditar sobre si Hemingway escribió El viejo y el Mar después de pasar el día bebiendo kalitmoxo y vomitando en los portales de la capital Navarra. (Sólo podía escribir Fiesta, obvio.)

Los encierros, ejercicio cardiovascular

Nada mejor para empezar el día que una carrera de buena mañana delante de varios toros y cabestros a los que nadie les pidió permiso, por las resbaladizas calles de Pamplona –donde sufrirán golpes y caídas- hasta llevarlos al lugar donde serán sacrificados públicamente como muestra y orgullo de la tradición patria por excelencia: el toreo. Unas 20.000 personas corren los encierros, más de la mitad son extranjeros y dos de cada tres, lo hacen por primera vez.

En la web de las fiestas sanfermin.com se incluye una guía práctica para que cualquier energúmeno corra delante de los animales. Todo el mundo puede correr y, aunque prohíben ir borrachos, dudo seriamente que realicen tests de alcoholemia a cada uno de los miles de corredores. Entre los consejos está el “comenzar despacio, acelerar cuando se acercan, buscar buen sitio y acelerar cuando están encima”. Lo que viene siendo salir por patas.

De la tortura y posterior muerte que se les da a los animales ante aplausos y vítores de los asistentes deduzco que en España mucha gente todavía no ha salido del circo romano.

San Fermín o el Crossfit de los salvajes encierro
Cada vez que veo estas imágenes pienso en lo mucho que deben estar disfrutando los toros.

Violaciones y agresiones sexuales, pilates

Ejercicios estáticos y dinámicos para fortalecer el tren inferior y superior del cuerpo mientras mantienes sexo no consentido con alguna asistente que se ha perdido de su grupo de amigos o está borracha y desorientada. Si es extranjera, mejor, son las que menos denuncian.

Este año una joven de 19 años denunció una violación en un local de copas de Pamplona, ejecutada por un hombre dentro del baño mientras sus amigos permanecían fuera riéndose con la hazaña. En 2011 se denunciaron hasta tres violaciones en bares y lugares nocturnos (una de ellas a una menor de edad). En 2008 la joven Nagore Laffage era asesinada. En 2010, una reportera de TVE fue morreada en directo por un espontáneo mientras sus compañeros de estudio insinuaban que ella lo había provocado (España. Siglo XXI).

Pero la alarma saltó definitivamente hace un par de años cuando el manoseo de pechos y culos desnudos en la plaza del ayuntamiento fue retransmitido por todas las televisiones y llevado a las portadas de los periódicos de medio mundo.

San Fermín o el crossfit de los salvajes. abuso

No se trata de hechos aislados, las Plataforma de Mujeres Contra la Violencia Sexista y el Colectivo Gora Iruñe, llevan años advirtiendo del peligro que esta gran concentración de personas en situación etílica y bajo el efecto de las drogas supone para las mujeres. Según las propias plataformas, las agresiones son muchas más que las que se denuncian. Por supuesto, siempre hay que escuchar las voces de los que consideran que una borracha –sí, una borracha- enseñando las tetas está deseando ser violada por varios mozos. El término mozo, ya nos pone sobreaviso de lo que en Pamplona se junta.

Peleas callejeras y caídas libres, resistencia y tonificación muscular

La población de Pamplona pasa en cuestión de días de 190.000 a 1.000.000 de habitantes. Por supuesto, la inmensa mayoría no tienen ningún interés ni en las gestas taurinas, ni en los festejos religiosos ni en nada que ver con evento cultural alguno (retirando de esta categoría toros y misas, obviamente).

Además de las cornadas, golpes y caídas, directamente derivados de los encierros, las autoridades y sanitarios reciben cada día a decenas de personas que han participado en peleas o batallas campales o han sido víctimas de agresiones, empujones, o caídas por propia inercia desde las murallas en donde se resguarda el público para ver los encierros. Entre 1997 y 2009 seis personas murieron al precipitarse desde las murallas. Conocida es también la afición de los salvajes que se tiran desde las fuentes para ser recogidos por sus amigos y que veces lo hacen pero sin amigos, con sus dientes como única amartiguición. Traumatismos, cortes, y puñetazos varios son atendidos cada día por los servicios de urgencias. Y luego nos reímos del balconing.

fuente-navarrerc3ada

Acampada libre y macrobotellón, estiramientos e hidratación

Además de los ejercicios específicos, algo que practican la casi totalidad de los asistentes y que tiene muy contentos a los vecinos –léase con ironía- es la acampada libre en cuanta plaza, jardín, portal o trozo de acera encuentren para beber, comer, follar y dormir la mona. Allí dejarán sus botellas y restos de comidas en el mejor de los casos, y meadas, vomitonas, excrementos, preservativos y cuanta inmundicia sea posible en el peor. La mayoría.

Esto me recuerda demasiado a la asquerosidad en que se ha convertido el San Xoán de A Coruña, en donde los perros tienen prohibido el acceso, y que durante la fiesta deviene en un auténtico ESTERCOLERO. Me encantan las fiestas y no creo que sea necesario convertir nuestras ciudades y entornos naturales en Chernóbil para poder disfrutar de ellas.

sanxoancoruña
La Ley de Playas de A Coruña apela “al sentido común” como norma principal para la utilización de los arenales.
playa oza
Cartel que informa de la prohibición de llevar perros en la playa de Oza, A Coruña.

En Pontevedra, existe una fiesta conocida como Peñas, que tiene lugar durante los dos primeros fines de semana de agosto, coincidiendo con las corridas de toros durante las Festas de A Peregrina. Un pequeño San Fermín. La fiesta, básicamente, consiste en llevar camisetas con nombre de tu peña –que en el 80 por ciento de los casos ni siquiera es taurina- y emborracharse en las plazas públicas al tiempo que la gente se tira vino. Es imposible recorrer la calle esos dos fines de semana sin ser atacado por pistolas que expulsan vino barato en el mejor de los casos, y una mezcla de aguaorinaveteasaberqué, en el peor, recogida directamente de las fuentes de la ciudad.

Reconozco que la cosa ha mejorado bastante en los últimos tiempos y no se desmadra tanto como cuando yo era una moza. o A lo mejor ésa es mi perspectiva desde que no me meto en según qué lugares. Obviamente, controlar a unos cientos de críos en un ciudad de 80.000 habitantes, no es lo mismo que poner coto al desfase de un millón de personas que acuden a Pamplona para convertirse en lo que realmente son: salvajes.

Pero, no nos engañemos, precisamente en esto reside la mejor publicidad de San Fermín.

San Fermín o el crossfit de los salvajes. chica acosada

Pontevedra no es una ciudad taurina. Lleva más de 15 años gobernada por un alcalde nacionalista de izquierdas que, o bien no tiene valor, o bien considera que la fiesta de los toros es de una importancia vital en la cultura de una ciudad en que lo más parecido que hemos visto a los cuernos de toros son los mariscos que sirven en los bares y reciben al comensal con las tenazas en posición de ataque.

Nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos las espantosas imágenes de la matanza de focas de Canadá, mientras el folclore español incluye el goce de torturar a un animal con la excusa de la tradición, el deporte y, lo que es peor, la cultura. No basta con no ir a los toros, hay que prohibirlos. Y es obligación nuestra exigirlo a los gobernantes. Prueba de que se puede es la decisión del alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, de suspender las subvenciones públicas a la feria taurina que se iba a realizar en dos semanas.

Por cierto, en España se abandonan 300.000 animales de compañía al año. Uno cada tres minutos. Somos el número uno de este lamentable ranking en toda Europa. Y si como decía Ghandi, “La grandeza y el progreso moral de una nación se mide por cómo trata ésta a los animales”  España está a años luz de alcanzar tal excelencia moral.

Nuestros coños, sus votos

España es ese lugar en donde desde hace algún tiempo se ha cambiado el sentido de las agujas del reloj y Cuéntame cómo Pasó es ahora un reality contemporáneo en el que los derechos sociales no se conquistan, sino que se pierden cada día ante el cansancio de los que están demasiado ocupados buscándose el pan y el pasmo de los que creíamos que hay cosas que de sagradas, no se tocan.

Nuestros coños son sagrados, aunque vuestra Biblia se haya olvidado de ellos.

Con el Partido Popular en la Moncloa podemos enseñar a nuestros hijos cómo son y cómo funcionan los gobernantes sádicos y sin escrúpulos de la era del plasma y el mundo 3.0. Tenemos planes educativos que no educan, pero atormentan. La moral católica ensalzando la culpa y pervirtiendo el significado de la palabra ética. Y machistas, misóginos, y cerdos ignorantes que legislan hoy sobre el cuerpo y el destino de las mujeres, olvidando que somos la mitad y que nos sobran agallas para echarlos. Pobres hombres que os escondéis detrás de una cobarde votación parlamentaria; aunque algunos parezcáis mujeres, no lo sois. No merecéis serlo.

Nuestros coños, sus votos

La absurda e innecesaria ley a la que pretendéis someter a las jóvenes de 16 y 17 años para que informen a sus padres o tutores en caso de querer abortar, no está avalada por justificación médica, ética o económica alguna. En España, casi 9 de cada 10 de esas chicas ya informan a sus padres para interrumpir un embarazo no deseado sin que nadie las obligue. El 13 por ciento restante, no lo hace porque vive situaciones de violencia familiar, desarraigo y puro miedo. No lo hacen porque hacerlo complicaría todavía más su precaria situación. Gracias por no protegerlas.

Obligarlas a tener que enfrentarse a una situación que pone en riesgo su salud física y emocional y que compromete su futuro de por vida, no tiene otra definición que la de hijoputismo y machismo apestoso. Cito textualmente el comunicado del Movimiento Feminista de Madrid que comparto al cien por cien: “La implantación de esta contrarreforma supondría el incumplimiento de los tratados internacionales que España ha firmado y ratificado y que obligan a los gobiernos a garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”. El aborto y la protección de la infancia todavía son derechos en esta república del terror que queréis imponer.

En lugar de prevenir este tipo de embarazos con planes de educación sexual y proteger a las chicas que quieran abortar para que lo hagan en las condiciones sanitarias y emocionales seguras, el Gobierno del PP nos sorprende una vez más y promueve (música de trompetas) la maternidad low cost. Se trata de una modalidad de maternidad que los expertos consideran peligrosa para la madre, el hijo y el conjunto de la sociedad, pero que hace ganar unos miles de votos de la ultraderecha católica que mantiene al Partido Popular cómodamente asentado en su mayoría absoluta, mientras la izquierda de este país se divide como las cuentas bancarias de Rodrigo Rato, y la Iglesia mantiene sus privilegios medievales.

Estadísticamente, está demostrado que los hijos nacidos de madres adolescentes aumentan sus posibilidades de padecer enfermedades físicas y mentales por el desarrollo incompleto de la madre (mayor riesgo de muerte intrauterina, bajo peso, prematuridad, mayor incidencia de enfermedades cardiológicas, mayor riesgo de sufrir accidentes por una falta de cuidados adecuada), multiplican las probabilidades de fracasar en la escuela y de ser excluidos socialmente y de convertirse en padres adolescentes como sus progenitores, y, tanto ellos, como sus jóvenes madres, corren el riesgo de entrar en una espiral interminable de pobreza. Exigir la autorización de los padres puede aumentar el estrés, la depresión, los intentos suicidas, el retraso y las complicaciones en el aborto y el florecimiento de abortos ilegales. La muerte materna durante el parto en menores de 18 años es hasta cinco veces mayor que en el caso de las adultas. Por no hablar de los casos de placenta previa, hipertensión, anemia grave, rotura prematura de aguas y una mayor dificultad en el parto.

Que me disculpen los policías de la moral pero no veo absolutamente ningún beneficio social en el incremento de la maternidad en adolescentes. Ni uno solo. Promover (sí, obstaculizar los abortos deseados, es lo mismo que promover los embarazos no deseados) la maternidad en chicas que no están formadas física ni intelectualmente es una falta de responsabilidad y una trasgresión a los derechos de confidencialidad y autonomía que viola los principios bioéticos más elementales. De hecho, permitir que las adolescentes tengan hijos –aún siendo deseados- me parece bastante más peligroso que lo contrario. Llamadme asesina, pero yo también tuve 16 años. Lo que una chica piensa a los 16 ó 17 años está directamente relacionado con la crisis propia de la edad, el torbellino de hormonas que recorren su cuerpo, los amores eternos que duran dos meses, la aceptación social, la necesidad de sentirse importante o de tener alguien a quien querer, las idealizaciones constantes, las etapas depresivas y las ganas de llamar la atención. Se llama adolescencia y, creedme, no es el mejor momento para ser madre.

pregnant

Las madres adolescentes que conozco han tenido una vida de mierda. Antes de que alguien me cuelgue le video de la maravillosa vida de la niña-madre, os voy a contar lo que yo vi con mis ojos. Una compañera de colegio se quedó embarazada a los 15 años y a los 17, ya tenía dos hijos, de padres diferentes. Abandonó los estudios antes de llegar al instituto y consumía drogas embarazada. Mientras yo me debatía entre pintarme el pelo de rosa o de morado, ella buscaba trabajo de camarera en algún pub para mantener a sus hijos. Otra chica del colegio también tenía dos hijos cuando le perdí la pista, hará unos diez años. Los criaba sola con ayuda de su madre, porque el padre no se hizo responsable. Empezó a trabajar en el negocio familiar, cuando yo todavía estaba en el instituto. La última madre adolescente a la que conocí, sí estaba con el padre de su hijo, que la maltrataba. En mi primer año de universidad, cuando me preocupaba por no dejar asignaturas para septiembre que me fastidiasen el verano y preparaba el trabajo de fin de curso entre salidas y fiestas de Erasmus, ella lloraba porque su pareja le pegaba y no podía dejarlo: no tenía cómo mantener a su hijo y no quería volver a casa de sus padres para que no la viesen como una fracasada. Sé que después de dejarlo varias veces con aquel energúmeno, finalmente, se casó. Esta semana volví a cruzármela, y, al menos, tiene un hijo más: salía de la guardería. Ser madre adolescente multiplica las posibilidades de tener varios hijos. La pobreza llama a la pobreza.

¿Y qué pasa con los chicos? ¿Quién les exige a ellos que informen a sus padres de que han dejado embarazada a una chica? ¿Son ellos conscientes de las consecuencias de sus actos cuando deciden tener sexo sin protección? ¿Alguien tiene en cuenta las presiones –para tener un hijo o para abortar- a las que someten a sus parejas? La realidad es que tener pene los libra de cualquier tipo de responsabilidad ante la Ley, sus padres y Dios. Me temo que la insolvencia a la que se acogerán en caso de reconocer a sus hijos, les evitará tener que hacerse también cargo de ellos si les sale de los cojones. Ellos podrán seguir con sus estudios y sus nuevas novias, mientras la chica a la que han embarazado hipoteca su futuro por un hijo no deseado que un gobierno inútil le obliga a tener. Bienaventurados los que creéis que el Partido Popular promueve la igualdad porque vuestro será el reino de la imbecilidad eterna.

Las mujeres estamos hartas de tutores y padres de la moral, hartas de pedir perdón, hartas de agachar la cabeza y sentir vergüenza, hartas de escondernos para complacer a los demás. Hartas de cargar con el castigo, hartas de no poder disponer de nuestros cuerpos y hartas, muy hartas, de que legisladores insensatos jueguen con nuestras libertades por un puñado de votos.

Dejad de meteros en nuestros coños, porque aparte de parir, también saben ir a las urnas.

Enfadada e Indignada defiende sus derechos

photo by:

Cincuenta hostias a Grey (con la mano abierta)

Lo hice. Fui a verla. Y lo peor es que nadie me obligó.

Como el que se inmola a favor de la causa religiosa para alcanzar la salvación eterna, yo puse mi tiempo y mi dignidad a disposición de los fundamentos que rigen el feminismo, el arte, el erotismo, el buen gusto, y la inteligencia en general. Y cincuenta hostias no me hubiesen llegado para repartir entre todo el equipo que participó en semejante EXCREMENTO.

Empecemos por el principio. Cincuenta Sombras de Grey no es una película. No sé qué narices es, pero desde luego una película NO. Más bien se parece a un spot cutre y larguísimo que no cumple absolutamente ninguna norma de la correcta narrativa audiovisual. Como guionista, os puedo asegurar que ni hay conflicto, ni objetivos, ni pasa nada, ni se espera que pase, ni los personajes sufren cambio alguno; ni mucho menos, hay un atisbo de metáfora o poesía, a no ser que los pezones de Dakota estén intentando decirnos que el rosa palo va a ser el color de moda en la primavera de El Corte Inglés. Pese a los innumerables desnudos que se repiten cada 30 segundos, es bastante difícil no quedarse dormido ante el sopor que genera semejante concatenación de secuencias sin sentido.

Si os pasa eso, nada mejor para despertarse que reflexionar sobre la apología pura y dura de violencia machista que es Cincuenta Sombras de Grey. Y sobre cómo tamaña exposición de primitivismo, clasismo y maltrato hacia las mujeres, se puede colar bajo la etiqueta de “fenómeno de masas” y “oda a la liberación sexual femenina” en las pantallas del mundo civilizado sin que las autoridades muevan un dedo para impedirlo.

Grey

La historia es la siguiente: un chico rico, pijo y triunfador se divierte sodomizando, secuestrando y humillando a una joven inocente, sumisa, pobre y VIRGEN. La joven es tonta profunda y está, por supuesto, perdidamente enamorada de él, por lo que se entrega a la causa de la sodomía con el objeto de conseguir su amor. Pero, aunque él no la ama (de hecho, la desprecia) a ella le da igual con tal de sentir sus varoniles azotes que dotan de sentido su existencia como ser humano en general, y mujer en particular. Gracias a esta compra-venta de dolor físico y emocional ella es premiada de vez en cuando con la compañía del señor Grey en modo pareja, además de innumerables regalos de lujo, entre los que se encuentran los coches de alta gama y los paseos en helicóptero.

La “película” hace especial incidencia en la relación de dominador-dominado mucho más allá del tema sexual y se recrea mostrando situaciones en las que ella aparece como una víctima de la tiranía de él, con una alegría y una naturalidad que ya quisieran para sí el ladrón del Códice Calixtino. Además, esta moderna y liberal exposición del sadismo muestra (y hasta justifica) el enfado del señor Grey si su putita se resiste a sus encantos, caso en que la acosará y perseguirá con total impunidad, porque es un chico rico y guapo y mola mogollón.

El universo femenino reflejado a través de las mujeres que pululan alrededor de la protagonista (la amiga, la madre, las empleadas de él, o las compañeras de clase de ella) no hace sino empeorar el panorama. Todas apoyan y buscan activamente la dependencia hacia los hombres, y, por supuesto, sienten envidia y admiración de que Anastasia esté con un tipo tan malote y deseable.

Además, no escatiman en escenas vomitivas, como ésa en que el señor Grey la lleva en brazos después de haberle dado de hostias, enfatizando la fragilidad de ella que aparece una y otra vez retratada como una princesita que espera paciente a que el príncipe azul venga a liberarla de su castillo, y no como una folladora nata que se lo pasa pipa jugando al sadomaso. Lo que viene siendo esclavitud mezclada con dependencia emocional hacia el líder/amo.

Con respecto al erotismo, sentir algún tipo de excitación viendo Cincuenta Sombras de Grey merece el Premio de Honor al Empalmamiento del Año, porque después de ver al Señor Grey “follando” -como él dice-, mi clítoris sufrió tal regresión que casi vuelve a su estado fetal. Desde anoche se niega a salir temeroso de que me lo lleve a ver la segunda parte.

Como tratamiento, hoy le prometí ponerle a Brad Pitt en Fight Club, y parece que empieza a asomar la cabecita.

photo by: