Categoría: estilo de vida

Alcohol, nicotina y remordimientos

La tripe R –o triple resaca-, es como el eje de la Segunda Guerra Mundial: una alianza del mal destinada a destruir al enemigo –en este caso uno mismo- a través de los nocivos efectos del alcohol, la nicotina y especialmente, los remordimientos.

Muchas personas sabemos lo que se siente con la tripe R. Aparece tras despertarse del coma posterior a una noche de alegría desmesurada y los síntomas varían según la persona y las mezclas: las náuseas –o el vómito-, el dolor de cabeza agudo que no se va ni con dos ibuprofenos de los buenos (el Espidifen que compra tu madre y cuesta 6 veces más que el genérico que compras tú), el dolor muscular, articular, la tos, la dificultad para respirar, el escozor al miccionar, o la diarrea; aderezados con confusión mental, necesidad de abrazar gatitos, sentimiento de culpa, arrepentimiento y, en casos graves, ganas de volver con tu ex.

La tripe R no descansa nunca. Uno puede creerse tranquilo ese día que va a “tomar dos cañas y para casa” pero en cuanto se despiste, se encontrará a si mismo bebiéndose hasta el agua de los floreros y un par de horas después, se dispondrá a comprar una cajetilla tras haber agotado la del amigo que siempre fuma y, por tanto, compra.

Lo que hace que uno acabe inmerso en una noche/tarde/día de fiesta de desenfreno está en el punto de autocontrol que tenga para resistir las tentaciones. Pero no todos tenemos la misma fuerza de voluntad. Mi capacidad para luchar contra la tentación decae dramáticamente a medida que el alcohol sube en el torrente sanguíneo. La segunda 1906 es la medida de mi voluntad. A partir de ahí, todo lo que haya prometido el fin de semana anterior, incluido no volver a beber, fumar, ni, por supuesto, dejarme seducir, carecen de validez. Los seis días de manzanas ecológicas, gimnasio y meditación (lo de meditación es broma) se echan a perder en cuanto la frase maldita llega a mis oídos “tía, que hoy es sábado” (o viernes, o festivo, o día de verano, o de Semana Santa o ha venido la prima de Murcia de alguien). Soy una esclava de las tentaciones. Si yo hubiese estado en el paraíso le habría dado una hostia a Eva por dedicarse a comer una manzana (ecológica, claro) en lugar de al único tío del mundo.

Walter Mischel explica en su libro El Test de la Golosina, la capacidad que tenemos todos los humanos para aprender autocontrol y evitar posibles frustraciones y castigos autoimpuestos derivados de nuestra debilidad para RESISTIR las tentaciones. Así, conocemos el experimento que durante décadas llevó a cabo con niños a los que ofrecía golosinas y otras recompensas para que aguantasen las ganas de comer una golosina ya disponible, a la espera de más cantidad después.

Gummy Worms

Entre las estrategias que utilizaban los niños para frenar la impulsividad, estaban las de pensar en otras cosas que les interesaban, imaginar que ese dulce que tenían delante en realidad no existía y era una foto (“no es posible consumir una representación alucinatoria de un objeto deseado”), activar la parte “fría” y reflexiva del cerebro para analizar el objeto de deseo para hacerlo menos tentador (“es un trozo de goma rosa, con azúcar”, “es sólo un poco de papel prensado lleno de sustancias químicas” o “ese tío sigue siendo igual de imbécil que hace dos fines de semana”). También funciona pensar en caliente en otras cosas muy apetitosas “por no comerme esta golosina me darán tres mucho más ricas después”, “pasa de él, así fue como Angelina conquistó a Brad Pitt”. -Lo último no he podido contrastarlo-.

Otra manera de escapar del sistema caliente es imaginar cómo se comportaría otra persona, a poder ser inteligente, en tu situación. En mi caso, si me pongo a reflexionar acerca de lo que harían mis amigos con toda una noche de fiesta por delante el sistema no funciona. Y son inteligentes, algunos incluso han conseguido ganar dinero sin pegar palo al agua.

Pero la herramienta que mejor funciona son los planes de sí-entonces: “si no me bebo esta copa hoy, mañana podré levantarme temprano e ir a la playa sin resaca, dar un largo paseo y no pensar en que mi vida se esfumará por el váter en la próxima arcada”. Según Mischel, cuando utilizamos mucho este tipo de planes, el cuerpo los acaba interiorizando y saltan de forma automática sin que nos cueste nada. Es decir, es como si por arte de magia nos convirtiésemos en personas responsables y sensatas después de semanas sufriendo como perras en celo, para conseguir irnos después de la segunda caña.

El poder reside no sólo en el estímulo, sino en la idea que tenemos de él. Lo que quiere decir que si cambia nuestra idea sobre él, cambiará lo que sentimos y, por tanto, lo que hacemos. Súperfácilysencillo, ¿eh?

La cuestión clave es la siguiente: ¿hay algo mejor que dejarse llevar por los excesos de la carne y del alma? ¿Cuál es la recompensa a tamaño esfuerzo? Obviamente, el libro señala que las personas que desarrollan más autocontrol tienen menos “vicios y menos masa corporal” y probablemente más conexiones neuronales y una vida amorosa mucho más estable y equilibrada.

Y sí, sí, llega el día de la tripe resaca, y estás moribundo en ese sofá pensando que has echado a perder tu juventud por insensato, tú que lo tenías todo para ser feliz, y mírate ahora, con menos agilidad que Stephen Hawking en la maratón de Boston. Y te prometes a ti mismo y a todos tus conocidos e incluso a Dios -ahora eres creyente- que si sales de ésta, será la última vez que beberás o que encenderás un cigarro. Tu futuro se ha convertido en un acto de fe. ¡QUIERO VIVIR, SEÑOR, AYÚDAME! Puede que incluso lo pongas en Facebook (adorable mi amiga Luci en su intentona), como advertencia para que nadie te invite a tomar algo, porque tú eres como un enfermo que acaba de salir de Centro Reto y apelas a la responsabilidad ajena para evitar acabar enchufado a una máquina de diálisis con 35 años. Y el lunes vuelves al gimnasio y te comes TRES manzanas ecológicas y el martes haces piscina y el miércoles pilates.

Eres una persona nueva.

Pero entonces llega el jueves y ya te sientes como nuevo, Dios te ha ayudado, y, el cerebro, como cualquier organismo que pretenda sobrevivir, ha borrado los recuerdos malos y el arrepentimiento empieza dar paso el deseo de meterte en ese vestido a lo Ylenia en Gandía Shore, y saltar sobre la tarima más cercana –en mi caso, los saltos acaban francamente mal-. Y de repente, es sábado por la noche, verano, hay un festival de música, ha venido el primo de una amiga al que no ves desde el colegio y que ha desarrollado un físico agradable de ver, y en la tele echan Sálvame.

Tú no querías, pero una conjunción de astros se ha alineado para ofrecerte esa gominola tan difícil de rechazar. Una fuerza exógena te empuja a salir de casa. Porque, al fin y al cabo, sabes que no comerte hoy la gominola, no implicará que mañana tengas dos primos en tu cama.

Ya empezarás con el autocontrol a partir de septiembre. Que eres joven. O no. Coño.

o-DISCO-MAN-MOUSTACHE-facebook
Haberte quedado en casa, putilla.
photo by:

La cuestión mística

*Místico, ca. Adj. Que incluye misterio o razón oculta. Perteneciente a la mística. Que se dedica a la vida espiritual.

Hay una cuestión mística que envuelve las relaciones de pareja y que pasada cierta edad sin “resolver” se convierte en eso que los ingleses llaman the elephant in the room: una verdad evidente, conscientemente ignorada para evitar ser discutida.

El elefante gigante que se sienta en nuestros pies e insiste en llamar nuestra atención mientras soportamos sus seis toneladas de peso apretando los dientes y mirando hacia otro lado, no es ni más ni menos que la maternidad y/o la paternidad.

La realidad es la que es. Las mujeres españolas hemos retrasado hasta diez años la edad para tener nuestro primer hijo en relación a la generación anterior, la de nuestras madres. Unos 5 años de media en 25 años. Por supuesto, también hemos reducido la cantidad de alumbramientos por fémina y ahora mismo estamos en 1,32 hijos por vagina: lo que viene siendo un hijo y un gato, un hijo y dos perros, o un hijo y un marido del PP o Ciudadanos (si fuese de UPyD ya nos pasaríamos de dos hijos y romperíamos la media, pero las estadísticas dicen que de esos cada vez quedan menos y por eso seguimos en el 1,32).

Las razones que esgrimen los expertos (para todo hay expertos y para saber por qué no parimos hasta los 32, también) son conocidas: falta de empleo, empleo a tiempo completo para ambos miembros de la pareja, sueldos precarios –sobre todo para nosotras-, movilidad laboral, inestabilidad conyugal, nefastas ayudas públicas a la procreación y mantenimiento de la criatura. Comparto todos estos motivos y añado otros: la gente ya no necesita casarse para independizarse, ni tiene hijos a granel (hola anticonceptivos), la gente se casa y tiene hijos controladamente para crear un vínculo de dependencia con algo que no sean sus padres, sus amigos, y el Candy Crush Saga.

Además, mi generación, instalada en la precariedad perpetua, ha aprendido a vivir al día y dentro de ese vivir al límite no solo están la desesperación y el cabreo general, también hemos encontrado el paraíso de la vida con pocas complicaciones, y es difícil abandonar el paraíso sin una razón de peso (de 9 a 15 kilos por embarazo, es peso suficiente). La mayoría de nuestros padres se lanzaron a la paternidad como a una piscina sin agua, nosotros, en cambio, necesitamos agua, flotadores, manguitos y un socorrista a 10 metros. Somos menos intrépidos en esto de traer hijos al mundo pero, por supuesto, también mucho más exigentes. Los nuevos padres se empeñan ahora en ser una especie de Bill Gates: ricos, intelectuales, comprometidos (pero ricos, tan ricos como para regalar lo que les sobra), y se preocupan por criar al retoño en un ambiente plurilingüe a la vez que rural, porque el contacto con la madre tierra es imprescindible para el buen desarrollo de las capacidades cognitivas del retoño. No dejan margen para la improvisación. Seguramente muchos de vosotros, como yo, seáis fruto de accidentes e improvisación, la fecundación como resultado del método científico de ensayo y error. Dado que yo soy la última de los tres hijos de mis padres, intuyo que los dos errores vinieron antes.

madremebarazada
Mamá, siempre quitándome peso de encima.

Y luego está twitter. Eso no lo dicen en ningún estudio oficial pero lo digo yo. Las redes sociales han hecho tanto daño a las relaciones de pareja que cualquiera se anima a tener un hijo con alguien que casi seguro buscará a otra alma con quién “confesarse” una noche de aburrimiento. Y de la paja al polvo, un pasito. Bendito el mundo analógico en que las despedidas de solteros y solteras eran el día del año en que todos sabíamos que nos la podían meter doblada. Ahora ya ni bodas tenemos: interné, interné, interné y la gente de interné. Liga por internet. Ten sexo por internet. Cásate por internet. Y divórciate en un juzgado abarrotado que tardará cinco años en resolver la separación. (Mientras tanto, mira cómo tu ex rehace su vida. Por internet).

Internet y las redes sociales influyen en el descenso de la natalidad, porque el hecho de que la gente crea que puede cambiar de pareja con mucha más facilidad que antes –nunca fue tan sencillo y cómodo conocer gente y contar nuestra épica e interesante vida por chat-, nos mantiene a todos en estados infantiloides durante más tiempo. Nunca se deja de ligar. Y así, los 30 son los nuevos 20. Los 20 son los nuevos 10. Y los 40, los 15. Internet está abarrotado de cuarentones en la edad del pavo. Cuarentones ligándose a veinteañeras en una especie de fiesta Erasmus non-stop. Y la típica frase de “yo es que no me siento de mi edad” se escucha ahora hasta en los clubs de jubilados. (No hace falta que aclaréis que nos os sentís de vuestra edad, se os nota).

Y con este panorama tan divertido –divertido lo es, un rato- llegamos las mujeres a esa edad en que lo de tener hijos ya empieza a ser una cuestión transversal en las conversaciones referidas al otro sexo. No es capricho, es una cuestión biológica. Vivimos muchos más años, pero la edad fértil no se ha incrementado significativamente en las tres últimas décadas, y cada vez hay más problemas de infertilidad derivados, principalmente, del retraso en la edad de la concepción. Yo soy feminista, pero la biología es machista. Lo siento, queridas.

Y entre las que no quieren tener hijos de ninguna manera, están las que lo quieren tener cuánto antes y sin plantearse ni muy bien con quién (ojocuidado), y las que pretenden salvar su relación a la deriva embarazándose (una estrategia muy inteligente que, por supuesto, también participa de hombres a la deriva), están las que esperan a que sea él el que decida lo que más le agrada (y fumando espero, ya si eso), las que esperan de un consenso con su pareja que consensue, obviamente, lo que nosotras queremos, y las que prefieren no tomar ninguna decisión al respecto porque para decidir cosas a día de hoy ya tenemos al Spotify y la puta publicidad personalizada de Google.

Creo que muchas mujeres de mi generación (que hemos buscado la independencia laboral, económica y emocional) estamos entre los dos últimos grupos: no tenemos ni puta idea de si queremos o no queremos ser madres y, en todo caso, lo decidiremos cuando estemos en pareja. Y cuando estamos en pareja –e incluso antes- la cuestión mística aparece. Como por arte de magia. Por eso sé que me he hecho mayor. No porque se me empiecen a dibujar las patas de gallo sin forzar la sonrisa–y me ofrezcan cremas “para esas marquitas” tocándome la cara sin rubor-, no porque ya no me pidan el carnet más que para pasar la tarjeta de crédito, tampoco porque mi madre se empeñe en repetirme una y otra vez eso de “yo a tu edad….” (pongan aquí marido, hijos, casa, y una falta absoluta de conciencia y vestidos de cabaretera en el armario). No. Me hago mayor porque la cuestión mística ME PERSIGUE.

kurtcourtneybebe. La cuestión mística
¿Hijo, qué hijo? Yo no veo ningún hijo.

Pongamos un ejemplo anónimo. La mujer D ha tenido dos relaciones largas y estables con menos de 30 años. En la primera, era demasiado joven y tenía pocas ganas de comprometerse. Nadie sensato tiene hijos con su primer amor (por favor, abstenerse románticos, que ayer vi una película de Ryan Gosling). En la segunda, todo iba bien, era joven -pero no demasiado-, pasó el tiempo suficiente para no hacer cosas a lo loco, pero la relación salió mal. Sumando ambas relaciones, la mujer D ha pasado diez años de su vida en pareja. La mujer D piensa ahora que la palabra definitivo es una estrategia del gobierno para hacernos creer que no volverá a subir los impuestos o algo que emplean los médicos como adjetivo de terminal “-tienes un cáncer –¿voy a morir, doctor? –es definitivo-” *

Hasta hace pocos años cuando empezaba una relación, hablaba con mi pareja de las cosas cuquis que nos gustaría hacer juntos: que si un spa cuando acabe el curso, que si un viaje al terminar la carrera, que si irnos de acampada y hacer el amor bajo la luz de la luna y sobre una cama de rastrojos y piedras porque somos jóvenes y el lumbago es para los mayores de 30. Que si un concierto de rock, que si nuestro primer trabajo, que si nos vamos a vivir juntos, que sí, que no, que caiga un chaparrón. Pero ya no. Ahora casi empiezas con alguien y por haches o por bés la puta cuestión mística estalla de un momento a otro: “¿tú quieres tener hijos?” Así, pum, sin vaselina.

Pero es que si el tema no se habla, mal también. Ves el elefante en todas partes, como si te tomases el tripi de la maternidad. Y mucho peor cuando tus amigas se empiezan a embarazar o están en proceso de, que ya no sabes si es un elefante o un tyrannosaurus rex lo que te persigue.

Por más que os empeñéis en obviarla, la cuestión mística nunca desaparece. Es como Esperanza Aguirre, cuando la creías al borde de la muerte con un cáncer definitivo, se te presenta a alcaldesa.

 

*Humor negro perseguido por el gobierno del PP y denunciable a la Fiscalía. Ah no, que los enfermos de oncología, no entran en la lista de chistes prohibidos.

No soy tu “cielo”

Pocas cosas me producen semejante repugnancia como la manía de ciertos individuos de llamar a propios y extraños con palabras tan cursis como “cari”, “cielo” o “bebé”. Cuando escucho a una pareja en la calle referirse a su partenaire con uno de esos calificativos siento que un gatito muere atropellado en algún lugar del mundo.

Y lo peor no es que se lo digan las parejas entre sí, que yo llevo años inventándome motes para mis parejas que causarían vergüenza al mismísimo Aless Gibaja, y que, por supuesto, no reproduciría en público ni aunque me amenacen con quemar todas mis cómodas bragas de regla en el próximo San Juan. No. Lo peor es que uno de ellos te diga a ti que hoy ha quedado con su “cari”, con su “cielo” o su “bebé”, cuando obviamente ésa es una información que no necesitas saber. Entonces, me dan ganas de ser yo la que atropella el gatito y cuelga el cadáver en el parabrisas de su coche cuando va a buscar a bebé. ¿Por qué no te apiadas de mí y me dices, simplemente, que has quedado con tu novio o con Marta? ¿Tan poco respeto te merezco para hacerme partícipe de tus ñoñerías sentimentales?

Y también están los que convierten su vida en el máximo monguerismo edulcorado y a pesar de tener más de 16 años son capaces de registrar el número de su pareja con uno de esos términos para que cuando lo llamen al móvil se vea bien claro, y a toda pantalla, lo muy enamorados que están. O lo graban en la chapa de la cadena de oro o en el collar del inocente perro. Cuánto daño han hecho las dependientas del Bershka al imaginario colectivo.

Pero resulta que todavía hay algo que me enciende más, que me hace combustionar y me convierte, de hecho, en una persona potencialmente peligrosa. Y es cuando un desconocido o desconocida, osa llamarme con una palabra empalagosa para requerir mi atención. A MÍ. Y precisamente, la mayor parte de las veces se trata de una dependienta que, aún por encima, pretende que le compre algo. Que imagino que en su pequeño cerebro llamar a una clienta “amor” y “cari” es tope guay y vende mogollón, pero es que nuestra relación comercial no llega tan allá para tomarse esas confianzas. Vamos, que ni tú eres mi puta, ni yo te voy a pagar para que me des el amor que no me dan en casa.

Todo esto se puede llevar también al plano del flirteo, porque no faltan personajes que entran a ligar y de buenas a primeras y sin anestesia te sueltan un “princesa” cuando estabas a punto de desatarte y clavarle la lengua en la boca. Justo ése es el instante en el que comprendes que Dios existe porque ha intercedido para evitar que lo tuyo con el señor soy-un-lerdo vaya a más. Entonces se te pasa la borrachera y eres consciente de que lleva más escote que tú. Y que aún por encima, tiene más tetas. ¿Qué podrá llegar a hacer una persona que te llama princesa cuando ni siquiera os habéis liado? Son el tipo de psicópatas que aparecen con su madre para presentártela el día en el que quedas “para hablar” después de descubrir que tiene el disco de Pablo Alborán guardado en el cajón de la mesilla, justo al lado del último número de Súper Pop.

Y es hoy me pasó una cosa muy curiosa, un tipo me mandó la foto de una polla gigantesca por chat de Facebook y cuando le pregunté si era imbécil -una pregunta retórica, se entiende-, me llamó “cielo” para disculparse. Y hombre, lo de la polla lo paso, pero cielo, cielo su puta madre.

El mundo sería un lugar mucho más dulce si los contratos de hipoteca se firmasen entre el banco CARI que cede al cliente SU BEBÉ cien mil euros en concepto de SÚPER AMOR con un cinco por cierto de interés deducible en ABRACITOS. Ninguna carta del banco nos produciría escalofríos, porque serían como las de San Valentín del instituto, llenas de corazones y palabras de amor. Y ningún desahucio sería un drama si el director te dijese que te echa de tu casa porque eres su bebé y prefiere tenerte más cerca, por ejemplo, en el cajero automático que no te da billetes, pero tiene un botón para pobres con el emoticono del corazón que recita a Paulo Coelho cuando lo presionas con tus sucios deditos de azúcar. En plan #cerodramas.

Un beso, bebés.

gibaja- no soy tu cielo