Categoría: educación

TETAS

Hace unas semanas, el profesor Luciano Méndez, de la facultad de Económicas de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), le pidió a una alumna que se pusiese en la última fila porque su escote lo desconcentraba. Entre las múltiples –y reiteradas– perlas que pudo escuchar toda la clase, el docente señaló no entender cómo uno no podía salir desnudo a la calle y, sin embargo, todavía no existía legislación alguna en España sobre la medida del escote de las mujeres. Lo cierto es que la indumentaria femenina sí está regulada en muchos países del mundo, de esos a los que habría que mandar a tipos como Luciano para que no tuviesen tetas cerca con las que desconcentrarse.

Ante las protestas del resto de alumnos y las acusaciones de machista, al troglodita de turno no se le ocurrió defenderse con otra expresión mejor que “si fuese machista te habría pegado una hostia”. Fue entonces, cuando varias estudiantes abandonaron la clase de matemáticas y seis de ellas presentaron denuncia ante la Secretaria Xeral de la Universidade de Santiago. A partir de entonces, la USC inició un procedimiento de investigación durante el cual se entrevistó con las partes para verificar la autenticidad de los hechos. Como medida cautelar, la Universidad trasladó a la alumna (la víctima) de grupo, y dejó que Méndez siguiese dando clase normalmente.

Tres semanas después del incidente, el 11 de marzo, Luciano Méndez, escribía en La Voz de Galicia un artículo con el objeto de manifestar públicamente su postura sobre la polémica, con un discurso en el que se autoproclamaba una persona valiente y con criterio, y se atrevía a compararse con Javier Krahe, en una extraña analogía por la búsqueda de la autenticidad en este mundo de mierda hiperpolíticamente correcto. Su artículo, en el que reconoce los hechos, es una bonita apología del machismo, el paternalismo, la violencia implícita contra las mujeres y nuestra posición como objetos sexuales al servicio de las hormonas masculinas: “La testosterona es una hormona complicada, puede ser una aliada que estimule y motive y puede ser también el peor de los enemigos, que haga al varón vulnerable y débil. Controlarla, manejarla en beneficio propio es labor de toda una vida”. No sé si os suena el discurso, pero es exactamente el mismo que utilizan los violadores y del que se difiere que los hombres son seres salvajes a los que hay que temer. Así que entiendo que si Méndez no estuviese dando clase y socializado dentro de los estrictos corsés de la convivencia democrática, tendría que violar a mujeres en las playas, las piscinas, las salas de lactancia o la consulta del ginecólogo mientras una teta es hecha sándwich por una máquina de mamografía.

El artículo del profesor Luciano Méndez es una bonita apología del machismo, el paternalismo, la violencia implícita contra las mujeres y nuestra posición como objetos sexuales al servicio de las hormonas masculinas

Un mes después, y con el proceso sin visos de ser resuelto con la premura exigible a una institución pública cuya función es, precisamente, educar a los ciudadanos y trasmitir valores de igualdad, varias estudiantes se presentaron en sujetador en la clase de Luciano. Al más puro estilo Femen, las jóvenes, estudiantes de un máster de Género, llevaron en sus pechos lemas escritos con frases como “te reeducamos de balde” o “antes frívola que machista”. Las acompañaba un chico sin camiseta con el lema “¿mi piel masculina no te gusta?”. Fue entonces cuando el profesor repitió la escena de machirulo lascivo e hiperhormonado, refiriéndose a que las pintadas no le dejaban ver suficientemente bien los atributos femeninos de las chicas y comentándole al chico que prefería el escote de sus compañeras al suyo. Las chicas aprovecharon el escrache para hacerse selfies y las imágenes de sus tetas circularon como la pólvora por las redes sociales. Al día siguiente, varios periódicos las llevaron a portada, recortando estratégicamente el torso desnudo de su compañero.

Horas después de esta protesta, la USC abrió expediente disciplinario contra Luciano Méndez, alegando que había causas más que probadas para hacerlo, y el proceso se encuentra ahora a la espera de un dictamen que podría bascular entre una simple sanción, un apercibimiento, hasta la suspensión de empleo y sueldo durante un máximo de seis años.

Sin embargo, la cuestión de cómo solucionar en el mundo occidental –donde las niñas y las mujeres estamos hipersexualizadas– el problema de que sigamos siendo percibidas como objetos, es más complicada y profunda que enseñar las tetas en la universidad. Yo, que he sido muy crítica con Cristina Pedroche por fomentar la pornificación femenina bajo la bandera de la libertad, no estoy convencida de que la solución a la violencia y a la discriminación sexual sea mostrarle una vez más, la zanahoria al asno. Si mañana mi jefe me acosase, dudo que alguna compañera del trabajo se presentase en sujetador a la oficina como muestra de solidaridad. Ni siquiera tengo claro que eso es lo que querría yo. Desde luego preferiría que se ausentasen de su puesto, que firmasen una denuncia conjunta o incluso –y perdóname Ley Mordaza– que le pegasen un par de hostias. Como mujer, me empodera más la fuerza física contra el opresor (la violencia sexual también es violencia), que el encaje de la ropa interior de varias chicas de veinte años.

Los cuerpos son políticos y el feminismo lleva años manifestándose y creciendo gracias a esto, pero quizá es hora de entender que lo atrevido en nuestra sociedad posmoderna no es, precisamente, desnudarse. No creo que las divas del pop estén haciendo mucho favor al feminismo regalando su piel como objeto de excitación masculina y complejos femeninos.

Los cuerpos son políticos y el feminismo lleva años manifestándose y creciendo gracias a esto, pero quizá es hora de entender que lo atrevido en nuestra sociedad posmoderna no es, precisamente, desnudarse

Estoy convencida de que la acción de estas chicas consiguió movilizar los lentos mecanismos de la burocracia, pero me da pavor pensar que ésta sea la única solución posible. Femen lleva años utilizando la estrategia del desnudo, y cada vez que veo cómo sus cuerpos inertes son manipulados y arrastrados por hombres (policías, en su mayoría) me pongo enferma. Como feminista una de mis principales preocupaciones es reivindicar que mi cuerpo sólo me pertenece a mí, y que de mí depende con quién lo comparto.

Con motivo del 8 de marzo, un grupo de compañeras de la Plataforma Feminista Galega nos reunimos en una céntrica plaza de Pontevedra para hablar de la discriminación que seguíamos (y seguiremos) sufriendo las mujeres en el ámbito doméstico y laboral. También bailamos e hicimos una ginkana en la que un hombre tenía que pasar las pruebas que habitualmente pasamos las mujeres para acudir a nuestro puesto de trabajo. No me cabe duda de que si hubiésemos hecho la performance en tetas habría mucha más gente mirándonos, aunque no sé si escucharían nuestro discurso.

¿Por qué sólo seis alumnos denunciaron a Méndez cuando toda la clase lo escuchó y él mismo reconoció las acusaciones?¿Por qué ningún profesor o profesora se manifestó públicamente contra el machismo en las aulas? ¿Por qué la alumna que denunció fue cambiada de clase? ¿Por qué yo también tuve un profesor en la misma universidad que alababa el machismo en clase? ¿Por qué el periódico con más difusión de Galicia permite que este profesor publique su manifiesto machista en sus páginas? ¿Por qué para exigir que nos dejen de mirar las tetas, tenemos que seguir enseñando las tetas?

En conclusión: que las tetas nos dejen ver el bosque.

 

*Artículo publicado originalmente en http://www.elnacional.cat el 30/03/2016 – Aquí el enlace http://www.elnacional.cat/es/opinion/diana-lopez-feminista_101013_102.html

Instagram y adolescentes: una pistola en cada mano

Cuando a los 14 años enfermé de anorexia nerviosa no sabía lo afortunada que era por vivir en una época libre de redes sociales. La búsqueda de la aprobación –y el estrés derivado de ello- se limitaba entonces a mi círculo más cercano, básicamente compañeros de instituto y algunos amigos que veía los fines de semana. No podía hacerme fotos cada día para subir a una red social y sentir los aplausos de admiración de otras adolescentes carentes de autoestima, así que me conformaba con apuntar mis kilos perdidos en una libreta, junto a una tabla de ejercicios que llegaba a practicar hasta metida en cama. Las pocas fotos que me sacaban me daban auténtico asco, no podía mirarme antes de revelarlas, no podía ensayar la pose, ni practicar una mirada penetrante. Daba igual, las fotos reveladas estaban condenadas al álbum familiar o al corcho de la habitación. Con suerte, las verían mis mejores amigas el día que se quedasen en casa. Eran un recuerdo familiar que en aquella época (y durante los cuatro años siguientes) desbordaban tristeza. No hay nada de cool, ni de feliz, ni admirable, en una adolescente enferma y deprimida. Las únicas chicas que admiraban mi esfuerzo y fuerza de voluntad eran otras pacientes de la Unidade de Trastornos de la Alimentación de Santiago de Compostela. Chicas enfermas, verdaderamente enfermas, buscando aprobación social.

Essena O´Neill es una chica autraliana de 19 años que hasta hace unos días acumulaba las siguientes cifras de seguidores en redes sociales: más de 500.000 en Instagram, más de 250.000 seguidores en Youtube, otros tantos en Tumblr y unos 60.000 en Snapchat. Una auténtica social media star que vivía por y para los followers y los likes y ganaba cantidades nada despreciables por cada foto compartida (unos 1000 dólares) o por cada video subido a youtube (más de 2000). Una modelo de medidas espectaculares y apariencia angelical, que se hizo rica a costa de convertir su imagen en pornografía de las redes sociales desde que tenía 12 años, y que acaba de confesar haber padecido importantes problemas de autoestima, desórdenes alimentarios y obsesión con el deporte con el objeto de “gustar a los demás”.

essena
Una de las fotografías en las que Essena modificó el texto antes de cerrar su cuenta de Instagram.

Pero la noticia es otra: “La estrella de Instagram Essena O´neill abandona las redes sociales”. ¿Cómo puede hacer eso? ¡Señor, es una estrella de Instagram! El concepto “estrella de Instagram” me produce semejantes arcadas que me propongo a mí misma como candidata para dar un par de bofetadas con la mano abierta a cada seguidor convencido de que está admirando a una verdadera estrella. Sí, ya sé, quizá ésta sea una estrategia de marketing de la australiana para ser todavía más conocida, pero, teorías conspiranoicas aparte, Essena es una de muchas. Y ejemplos patrios tenemos unos cuantos que no reproduciré para que los fans no denuncien mi blog como hicieron cuando se me ocurrió mentar la afición de Cri***** Ped***** por enseñar las bragas a propios y extraños .

Después de pasarse toda su adolescencia con una cámara delante de las narices y cientos de miles de fans que la seguían e idolatraban por su belleza, delgadez y estilo, Essena ha hablado de las perversas consecuencias de su adicción a las redes sociales: la obsesión por los likes y los followers, el estrés de chequeo constante o el miedo a la crítica. Y también de la mentira que se esconde detrás de las pantallas. Una de las frases que más repite en su página web lestbegamechangers.com es “es ridículo”. Todo es ridículo: jóvenes atrapados en las redes sociales admirando a otros que a su vez están más atrapados que ellos, viviendo a través de pantallas, fotografiando cada paso que dan pero sin tiempo para vivir experiencias. Una generación entera encerrada en vidas virtuales, cuya inspiración son chicas y chicos con fotos irreales salpicadas por filtros y retoques, en posturas mil y una vez ensayadas, creando la peligrosa ilusión de que la perfección existe y además, es posible conseguirla.

Me dan un poco igual los consejos que Essena imparte ahora sobre la meditación, el veganismo, la lectura y la creatividad. Ella es –o ha sido- una de las muchas piezas del tratamiento como objetos ornamentales de las adolescentes  que, cada vez más, claudican y se prestan a contribuir a este sistema de ultrasexualización de sus cuerpos sin ningún tipo de control. Apoyando esto, la industria de la moda y la belleza, grandes empresas beneficiarias vendiendo cremas, maquillajes y harapos que te harán estar así de guapa. Muchas “estrellas” sufren ciberbulliyng, acoso, son insultadas y amenazadas hasta con la violación y, sin embargo, no dejan de exponerse una y otra vez. No es engañéis: eso no es autoestima, el amor propio no requiere de miradas ajenas. A la vez, las menos afortunadas físicamente se lamentan de no tener esa cantidad de seguidores, ni un físico bonito que mostrar al público.

La obsesión también afecta a mujeres de otra edades. No tengo Instagram pero conozco unas cuantas páginas de famosas que son auténticas instastars. Mujeres que tienen mi edad o más, y que aparecen sin una sola arruga, ni un rastro de celulitis o una sola imperfección. Con 29 años y tras haber padecido un trastorno alimentario, conozco el precio de esa ilusión. Pero si hace 15 años yo hubiese tenido redes sociales, estoy segura de que habría caído y, mi obsesión, enfermiza entonces, lo sería todavía más. No puedo ni imaginarme el sufrimiento que me acarrearían las redes sociales, ni el tiempo que perdería arreglándome, preocupada por mi aspecto, obsesionada con los “me gusta” y viendo los perfiles de otras a las que envidiaría por su perfección. Cada crítica, por nimia que fuese, me deprimiría más y, muy probablemente, retrasaría mi recuperación (eso por no hablar de las páginas proanorexia y probulimia). La aprobación de los demás, antes limitada a unos pocos, se muestra ahora abierta a todos los psicópatas de internet, personas envidiosas, obsesos sexuales, pederastas, y gente mala en general.

Muchos recordamos que hasta hace no demasiado se podía beber alcohol con 16 años, y nos vendían tabaco a los 14 en el mismo sitio donde comprábamos gominolas. Entonces, alguien, con buen juicio, pensó que aquello era peligroso para la juventud y puso límites legales. Espero que no tardemos demasiado en preguntarnos cómo pudimos permitir que niñas de 12, 13, 15 ó 16 años compartiesen fotos semidesnudas a todo el planeta.

San Fermín o el crossfit de los salvajes

Como cada año, el 6 de julio al mediodía, da comienzo una de las fiestas más populares de España, los San Fermines de Pamplona. Una celebración de arraigada tradición que consiste en ocho días de encierros de dos minutos de duración y 24 horas de borrachera, suciedad, magreos, peleas, agresiones sexuales a mujeres de todas las edades y corridas. De toros y de gilipollas.

San Fermín es el crossfit de los salvajes. Durante los días de la celebración cualquiera puede poner a prueba su resistencia física con variados ejercicios que trabajan todos los grupos musculares al tiempo que deja su cerebro en fade out para meditar sobre si Hemingway escribió El viejo y el Mar después de pasar el día bebiendo kalitmoxo y vomitando en los portales de la capital Navarra. (Sólo podía escribir Fiesta, obvio.)

Los encierros, ejercicio cardiovascular

Nada mejor para empezar el día que una carrera de buena mañana delante de varios toros y cabestros a los que nadie les pidió permiso, por las resbaladizas calles de Pamplona –donde sufrirán golpes y caídas- hasta llevarlos al lugar donde serán sacrificados públicamente como muestra y orgullo de la tradición patria por excelencia: el toreo. Unas 20.000 personas corren los encierros, más de la mitad son extranjeros y dos de cada tres, lo hacen por primera vez.

En la web de las fiestas sanfermin.com se incluye una guía práctica para que cualquier energúmeno corra delante de los animales. Todo el mundo puede correr y, aunque prohíben ir borrachos, dudo seriamente que realicen tests de alcoholemia a cada uno de los miles de corredores. Entre los consejos está el “comenzar despacio, acelerar cuando se acercan, buscar buen sitio y acelerar cuando están encima”. Lo que viene siendo salir por patas.

De la tortura y posterior muerte que se les da a los animales ante aplausos y vítores de los asistentes deduzco que en España mucha gente todavía no ha salido del circo romano.

San Fermín o el Crossfit de los salvajes encierro
Cada vez que veo estas imágenes pienso en lo mucho que deben estar disfrutando los toros.

Violaciones y agresiones sexuales, pilates

Ejercicios estáticos y dinámicos para fortalecer el tren inferior y superior del cuerpo mientras mantienes sexo no consentido con alguna asistente que se ha perdido de su grupo de amigos o está borracha y desorientada. Si es extranjera, mejor, son las que menos denuncian.

Este año una joven de 19 años denunció una violación en un local de copas de Pamplona, ejecutada por un hombre dentro del baño mientras sus amigos permanecían fuera riéndose con la hazaña. En 2011 se denunciaron hasta tres violaciones en bares y lugares nocturnos (una de ellas a una menor de edad). En 2008 la joven Nagore Laffage era asesinada. En 2010, una reportera de TVE fue morreada en directo por un espontáneo mientras sus compañeros de estudio insinuaban que ella lo había provocado (España. Siglo XXI).

Pero la alarma saltó definitivamente hace un par de años cuando el manoseo de pechos y culos desnudos en la plaza del ayuntamiento fue retransmitido por todas las televisiones y llevado a las portadas de los periódicos de medio mundo.

San Fermín o el crossfit de los salvajes. abuso

No se trata de hechos aislados, las Plataforma de Mujeres Contra la Violencia Sexista y el Colectivo Gora Iruñe, llevan años advirtiendo del peligro que esta gran concentración de personas en situación etílica y bajo el efecto de las drogas supone para las mujeres. Según las propias plataformas, las agresiones son muchas más que las que se denuncian. Por supuesto, siempre hay que escuchar las voces de los que consideran que una borracha –sí, una borracha- enseñando las tetas está deseando ser violada por varios mozos. El término mozo, ya nos pone sobreaviso de lo que en Pamplona se junta.

Peleas callejeras y caídas libres, resistencia y tonificación muscular

La población de Pamplona pasa en cuestión de días de 190.000 a 1.000.000 de habitantes. Por supuesto, la inmensa mayoría no tienen ningún interés ni en las gestas taurinas, ni en los festejos religiosos ni en nada que ver con evento cultural alguno (retirando de esta categoría toros y misas, obviamente).

Además de las cornadas, golpes y caídas, directamente derivados de los encierros, las autoridades y sanitarios reciben cada día a decenas de personas que han participado en peleas o batallas campales o han sido víctimas de agresiones, empujones, o caídas por propia inercia desde las murallas en donde se resguarda el público para ver los encierros. Entre 1997 y 2009 seis personas murieron al precipitarse desde las murallas. Conocida es también la afición de los salvajes que se tiran desde las fuentes para ser recogidos por sus amigos y que veces lo hacen pero sin amigos, con sus dientes como única amartiguición. Traumatismos, cortes, y puñetazos varios son atendidos cada día por los servicios de urgencias. Y luego nos reímos del balconing.

fuente-navarrerc3ada

Acampada libre y macrobotellón, estiramientos e hidratación

Además de los ejercicios específicos, algo que practican la casi totalidad de los asistentes y que tiene muy contentos a los vecinos –léase con ironía- es la acampada libre en cuanta plaza, jardín, portal o trozo de acera encuentren para beber, comer, follar y dormir la mona. Allí dejarán sus botellas y restos de comidas en el mejor de los casos, y meadas, vomitonas, excrementos, preservativos y cuanta inmundicia sea posible en el peor. La mayoría.

Esto me recuerda demasiado a la asquerosidad en que se ha convertido el San Xoán de A Coruña, en donde los perros tienen prohibido el acceso, y que durante la fiesta deviene en un auténtico ESTERCOLERO. Me encantan las fiestas y no creo que sea necesario convertir nuestras ciudades y entornos naturales en Chernóbil para poder disfrutar de ellas.

sanxoancoruña
La Ley de Playas de A Coruña apela “al sentido común” como norma principal para la utilización de los arenales.
playa oza
Cartel que informa de la prohibición de llevar perros en la playa de Oza, A Coruña.

En Pontevedra, existe una fiesta conocida como Peñas, que tiene lugar durante los dos primeros fines de semana de agosto, coincidiendo con las corridas de toros durante las Festas de A Peregrina. Un pequeño San Fermín. La fiesta, básicamente, consiste en llevar camisetas con nombre de tu peña –que en el 80 por ciento de los casos ni siquiera es taurina- y emborracharse en las plazas públicas al tiempo que la gente se tira vino. Es imposible recorrer la calle esos dos fines de semana sin ser atacado por pistolas que expulsan vino barato en el mejor de los casos, y una mezcla de aguaorinaveteasaberqué, en el peor, recogida directamente de las fuentes de la ciudad.

Reconozco que la cosa ha mejorado bastante en los últimos tiempos y no se desmadra tanto como cuando yo era una moza. o A lo mejor ésa es mi perspectiva desde que no me meto en según qué lugares. Obviamente, controlar a unos cientos de críos en un ciudad de 80.000 habitantes, no es lo mismo que poner coto al desfase de un millón de personas que acuden a Pamplona para convertirse en lo que realmente son: salvajes.

Pero, no nos engañemos, precisamente en esto reside la mejor publicidad de San Fermín.

San Fermín o el crossfit de los salvajes. chica acosada

Pontevedra no es una ciudad taurina. Lleva más de 15 años gobernada por un alcalde nacionalista de izquierdas que, o bien no tiene valor, o bien considera que la fiesta de los toros es de una importancia vital en la cultura de una ciudad en que lo más parecido que hemos visto a los cuernos de toros son los mariscos que sirven en los bares y reciben al comensal con las tenazas en posición de ataque.

Nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos las espantosas imágenes de la matanza de focas de Canadá, mientras el folclore español incluye el goce de torturar a un animal con la excusa de la tradición, el deporte y, lo que es peor, la cultura. No basta con no ir a los toros, hay que prohibirlos. Y es obligación nuestra exigirlo a los gobernantes. Prueba de que se puede es la decisión del alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, de suspender las subvenciones públicas a la feria taurina que se iba a realizar en dos semanas.

Por cierto, en España se abandonan 300.000 animales de compañía al año. Uno cada tres minutos. Somos el número uno de este lamentable ranking en toda Europa. Y si como decía Ghandi, “La grandeza y el progreso moral de una nación se mide por cómo trata ésta a los animales”  España está a años luz de alcanzar tal excelencia moral.