Categoría: crisis

Cosas de hombres

Muchos de vosotros habréis visto el domingo el primer cara a cara televisado entre Albert Rivera y Pablo Iglesias. El bar El Tío Cuco, en Nou Barris (Barcelona), fue el escenario para el debate, con un Jordi Évole que ejerció de árbitro y sacó unos cuantos titulares. El primero, es que la conversación en si misma, se convirtió en líder de audiencia con más de un 25% de share y trendig topic en la noche del domingo, algo nada sencillo teniendo en cuenta que había una gala de Gran Hermano e Ylenia de Benidorm es más conocida en este país que la Pasionaria.

o-DEBATE-facebook

Los jóvenes políticos de las nuevas formaciones llamadas a cambiar el panorama del bipartidismo español hablaron de sus propuestas acerca del paro, la corrupción, el IRPF, la edad de jubilación, los salarios mínimos, la inmigración y Cataluña, claro. Apenas una mención sobre las cuotas de las mujeres.

Nada más. Lo esperable. Lo de siempre.

Si se hubiesen leído bien los datos de paro y pobreza se habrían dado cuenta de que la mayor desigualdad social –por número de personas afectadas- recae, precisamente, sobre nosotras, pero ni Iglesias ni Rivera ni los guionistas del programa, o el propio conductor, se acordaron de mencionarnos. Ayer mismo, la revista Papel, publicaba unos datos preocupantes respecto a la situación de las mujeres en España. Soportamos tres puntos más de paro que los hombres (la segunda tasa de paro femenino más alta de Europa), cobramos un 24% menos, tenemos peores contratos –el 70% son temporales-, condiciones laborales penosas, y vivimos parapetadas bajo techos de cristal que nos impiden llegar a altos cargos. Ser mujer en España incrementa un 12% el riesgo de ser pobre.

Además, la crisis nos ha adherido todavía más a los tentáculos pegajosos del hogar. Digámoslo ya, el Estado del Bienestar con el que se les llena la boca, somos nosotras. Un Estado de Bienestar que no se mantendría sin el sacrifico de las mujeres y que funciona gracias a la red de cuidados a personas dependientes que sigue recayendo, cómo no, sobre los hombros de las sufridoras, como tan bien titula el suplemento de El Mundo. Tampoco hubo un solo minuto –a diferencia de esos de silencio con los que acaparan fotos y portadas- para la violencia machista, aunque este año acumulemos ya 40 asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas. Un total de 800 desde que se empezaron a recoger datos oficiales, en 2003. La inversión en la lucha contra el terrorismo machista se ha visto mermada un 26% en cinco años, pero nuestros nuevos políticos están demasiado ocupados hablando de cosas de hombres.

Los dos varones llamados a renovar el país no hablaron tampoco de las ayudas a la maternidad, ni las mal llamadas Políticas de Conciliación, ni tocaron el tema del aborto en las menores de edad, ese detalle que nos encasquetó el gobierno del PP después de la retirada de la Ley de Protección del Concebido y de los derechos de la Mujer Embarazada.

Antes de poner el debate de la Sexta, también vi la previsión del tiempo en la Televisión de Galicia, que anunciaba más de 20 grados de máximas para Pontevedra a lo largo de toda la semana. 20 grados en Galicia, a mediados de octubre, y después de un fin de semana de completo bochorno con noches igual de calurosas a las de agosto. El adelanto del programa electoral de los nuevos políticos me ha dejado con la duda de que alguno de ellos contemple planes específicos para reducir emisiones y gestionar eficientemente los recursos ecológicos, cumplir los tratados medioambientales y promover y facilitar el uso de energías limpias. Ni el entrevistador ni los entrevistados, hicieron mención alguna el cambio climático, el mayor reto de la humanidad en este siglo, que golpeará fuertemente a España, y que ya está cambiando nuestro paisaje geográfico, agrícola y demográfico.

En relación a las mujeres, al cuidado del medio ambiente y a la propia economía, la semana pasada se cumplieron cuatro años de la entrada en vigor de Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias, cuyo nulo impulso y promoción por parte de las administraciones, se traduce en un incremento de 136 mujeres copropietarias desde 2011. Para que os hagáis una idea de lo bochornoso de la cifra la ley esperaba beneficiar a unas 30.000 mujeres del campo. ¿El resultado? Más del 70% de la propiedad de las tierras sigue recayendo en los hombres, aunque el trabajo se reparta en los dos cónyuges por igual. El 43% del trabajo no retribuido en el campo le toca a las mujeres. Mujeres que se pasan toda la vida cuidando las tierras y los animales, además de la casa, los niños y los ancianos y que cotizan, exactamente, cero euros por su labor. No aparecen tampoco en las estadísticas de paro y, por supuesto, dependen económicamente de su maridos. Son cosas de chicas.

Rosa Montero publicaba el otro día en El País un artículo titulado “Una granja en el Ártico” y que, a pesar de su innegable interés, no recomiendo a corazones frágiles. Montero, citaba, a su vez, un artículo de Teguayco Pinto que señala que el cambio climático ha sido uno de los factores determinantes en el desarrollo de la guerra y posterior migración en Siria. “Científicos de la Universidad de California, demostraron cómo cinco años de sequía habían acabado con casi el 60% de la agricultura y matado a más del 80% del ganado en la región del Creciente Fértil del norte de Siria. Este colapso y la mala gestión de los gobernantes provocaron una migración de más de millón y medio de habitantes del campo a las ciudades y, a raíz de eso, conflictos y levantamientos que cristalizaron en una guerra. Los refugiados, en fin, no han hecho más que empezar.” La periodista nos traslada la escalofriante realidad: este mes de agosto ha sido el más caluroso en toda la Tierra desde que se guardan los registros. El anterior, fue el año pasado. Aunque no nos lo queremos creer, lo de la granja en el ártico es más una realidad plausible que ciencia ficción. ¿Pero de verdad a alguien le importa el aumento de las temperaturas, la desertización de la tierra, la polución en las grandes ciudades, la subida del nivel del mar o los desastres ecológicos? No seáis histéricas, eso son cosas de chicas.

El cambio climático no vende. Las mujeres no vendemos. A nadie le preocupa nuestra casa, ni las cuidadoras de la misma. No estamos en la agenda política, ni en las tertulias televisivas. Nos matan, y no protestamos. La tierra y la mujer. Hogar y patria destruidas. Pero ellos están demasiado ocupados hablando de cosas de hombres.
ensenanzas-Albert-Rivera-Pablo-Iglesias_72752725_72102_1706x960

Nuestros coños, sus votos

España es ese lugar en donde desde hace algún tiempo se ha cambiado el sentido de las agujas del reloj y Cuéntame cómo Pasó es ahora un reality contemporáneo en el que los derechos sociales no se conquistan, sino que se pierden cada día ante el cansancio de los que están demasiado ocupados buscándose el pan y el pasmo de los que creíamos que hay cosas que de sagradas, no se tocan.

Nuestros coños son sagrados, aunque vuestra Biblia se haya olvidado de ellos.

Con el Partido Popular en la Moncloa podemos enseñar a nuestros hijos cómo son y cómo funcionan los gobernantes sádicos y sin escrúpulos de la era del plasma y el mundo 3.0. Tenemos planes educativos que no educan, pero atormentan. La moral católica ensalzando la culpa y pervirtiendo el significado de la palabra ética. Y machistas, misóginos, y cerdos ignorantes que legislan hoy sobre el cuerpo y el destino de las mujeres, olvidando que somos la mitad y que nos sobran agallas para echarlos. Pobres hombres que os escondéis detrás de una cobarde votación parlamentaria; aunque algunos parezcáis mujeres, no lo sois. No merecéis serlo.

Nuestros coños, sus votos

La absurda e innecesaria ley a la que pretendéis someter a las jóvenes de 16 y 17 años para que informen a sus padres o tutores en caso de querer abortar, no está avalada por justificación médica, ética o económica alguna. En España, casi 9 de cada 10 de esas chicas ya informan a sus padres para interrumpir un embarazo no deseado sin que nadie las obligue. El 13 por ciento restante, no lo hace porque vive situaciones de violencia familiar, desarraigo y puro miedo. No lo hacen porque hacerlo complicaría todavía más su precaria situación. Gracias por no protegerlas.

Obligarlas a tener que enfrentarse a una situación que pone en riesgo su salud física y emocional y que compromete su futuro de por vida, no tiene otra definición que la de hijoputismo y machismo apestoso. Cito textualmente el comunicado del Movimiento Feminista de Madrid que comparto al cien por cien: “La implantación de esta contrarreforma supondría el incumplimiento de los tratados internacionales que España ha firmado y ratificado y que obligan a los gobiernos a garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”. El aborto y la protección de la infancia todavía son derechos en esta república del terror que queréis imponer.

En lugar de prevenir este tipo de embarazos con planes de educación sexual y proteger a las chicas que quieran abortar para que lo hagan en las condiciones sanitarias y emocionales seguras, el Gobierno del PP nos sorprende una vez más y promueve (música de trompetas) la maternidad low cost. Se trata de una modalidad de maternidad que los expertos consideran peligrosa para la madre, el hijo y el conjunto de la sociedad, pero que hace ganar unos miles de votos de la ultraderecha católica que mantiene al Partido Popular cómodamente asentado en su mayoría absoluta, mientras la izquierda de este país se divide como las cuentas bancarias de Rodrigo Rato, y la Iglesia mantiene sus privilegios medievales.

Estadísticamente, está demostrado que los hijos nacidos de madres adolescentes aumentan sus posibilidades de padecer enfermedades físicas y mentales por el desarrollo incompleto de la madre (mayor riesgo de muerte intrauterina, bajo peso, prematuridad, mayor incidencia de enfermedades cardiológicas, mayor riesgo de sufrir accidentes por una falta de cuidados adecuada), multiplican las probabilidades de fracasar en la escuela y de ser excluidos socialmente y de convertirse en padres adolescentes como sus progenitores, y, tanto ellos, como sus jóvenes madres, corren el riesgo de entrar en una espiral interminable de pobreza. Exigir la autorización de los padres puede aumentar el estrés, la depresión, los intentos suicidas, el retraso y las complicaciones en el aborto y el florecimiento de abortos ilegales. La muerte materna durante el parto en menores de 18 años es hasta cinco veces mayor que en el caso de las adultas. Por no hablar de los casos de placenta previa, hipertensión, anemia grave, rotura prematura de aguas y una mayor dificultad en el parto.

Que me disculpen los policías de la moral pero no veo absolutamente ningún beneficio social en el incremento de la maternidad en adolescentes. Ni uno solo. Promover (sí, obstaculizar los abortos deseados, es lo mismo que promover los embarazos no deseados) la maternidad en chicas que no están formadas física ni intelectualmente es una falta de responsabilidad y una trasgresión a los derechos de confidencialidad y autonomía que viola los principios bioéticos más elementales. De hecho, permitir que las adolescentes tengan hijos –aún siendo deseados- me parece bastante más peligroso que lo contrario. Llamadme asesina, pero yo también tuve 16 años. Lo que una chica piensa a los 16 ó 17 años está directamente relacionado con la crisis propia de la edad, el torbellino de hormonas que recorren su cuerpo, los amores eternos que duran dos meses, la aceptación social, la necesidad de sentirse importante o de tener alguien a quien querer, las idealizaciones constantes, las etapas depresivas y las ganas de llamar la atención. Se llama adolescencia y, creedme, no es el mejor momento para ser madre.

pregnant

Las madres adolescentes que conozco han tenido una vida de mierda. Antes de que alguien me cuelgue le video de la maravillosa vida de la niña-madre, os voy a contar lo que yo vi con mis ojos. Una compañera de colegio se quedó embarazada a los 15 años y a los 17, ya tenía dos hijos, de padres diferentes. Abandonó los estudios antes de llegar al instituto y consumía drogas embarazada. Mientras yo me debatía entre pintarme el pelo de rosa o de morado, ella buscaba trabajo de camarera en algún pub para mantener a sus hijos. Otra chica del colegio también tenía dos hijos cuando le perdí la pista, hará unos diez años. Los criaba sola con ayuda de su madre, porque el padre no se hizo responsable. Empezó a trabajar en el negocio familiar, cuando yo todavía estaba en el instituto. La última madre adolescente a la que conocí, sí estaba con el padre de su hijo, que la maltrataba. En mi primer año de universidad, cuando me preocupaba por no dejar asignaturas para septiembre que me fastidiasen el verano y preparaba el trabajo de fin de curso entre salidas y fiestas de Erasmus, ella lloraba porque su pareja le pegaba y no podía dejarlo: no tenía cómo mantener a su hijo y no quería volver a casa de sus padres para que no la viesen como una fracasada. Sé que después de dejarlo varias veces con aquel energúmeno, finalmente, se casó. Esta semana volví a cruzármela, y, al menos, tiene un hijo más: salía de la guardería. Ser madre adolescente multiplica las posibilidades de tener varios hijos. La pobreza llama a la pobreza.

¿Y qué pasa con los chicos? ¿Quién les exige a ellos que informen a sus padres de que han dejado embarazada a una chica? ¿Son ellos conscientes de las consecuencias de sus actos cuando deciden tener sexo sin protección? ¿Alguien tiene en cuenta las presiones –para tener un hijo o para abortar- a las que someten a sus parejas? La realidad es que tener pene los libra de cualquier tipo de responsabilidad ante la Ley, sus padres y Dios. Me temo que la insolvencia a la que se acogerán en caso de reconocer a sus hijos, les evitará tener que hacerse también cargo de ellos si les sale de los cojones. Ellos podrán seguir con sus estudios y sus nuevas novias, mientras la chica a la que han embarazado hipoteca su futuro por un hijo no deseado que un gobierno inútil le obliga a tener. Bienaventurados los que creéis que el Partido Popular promueve la igualdad porque vuestro será el reino de la imbecilidad eterna.

Las mujeres estamos hartas de tutores y padres de la moral, hartas de pedir perdón, hartas de agachar la cabeza y sentir vergüenza, hartas de escondernos para complacer a los demás. Hartas de cargar con el castigo, hartas de no poder disponer de nuestros cuerpos y hartas, muy hartas, de que legisladores insensatos jueguen con nuestras libertades por un puñado de votos.

Dejad de meteros en nuestros coños, porque aparte de parir, también saben ir a las urnas.

Enfadada e Indignada defiende sus derechos

photo by:

Caza y captura por resentimiento

Hace unos días, charlando con unos colegas de profesión, hablamos acerca del fenómeno de la caza y captura por resentimiento, es decir, el follar por despecho de toda la vida. Un polvo vengativo que sólo tiene razón de ser si entera del acontecimiento el que no participa en él: tu ex. Ése follaje pasivo y contemplativo que tanto nos gusta.

El polvo vengativo es algo muy feo porque hacemos daño a otras personas y, sobre todo, nos hacemos daño a nosotros mismos al poner en evidencia nuestra inmadurez y nuestra maldad junto a nuestra falta de amor propio, que el ser pasivo y contemplativo (tu ex) no debe jamás sospechar. Queremos que sufra como una perra, pero tenemos orgullo. ¿Lo tenemos, verdad?

Por eso, si a pesar de lo mal que está hacer este tipo de cosas, sigues empecinado en tirarte a otra persona como por ejemplo… su  padre o madre; y que, además, se entere, aquí tienes un decálogo de pasos a seguir para hacer pupa al tiempo que quedas digno y resultón.

  • Tu ex te cae bien y le deseas la máxima felicidad. Repítelo siempre que puedas en círculos de amistades que compartáis para que tu palabra se difunda y llegue, por arte de magia, a sus oídos.
  • Comprendes perfectamente la situación y, si no fuese porque él o ella te dejó tirado como una mierda de perro en ese árbol escondido del parque rompió esa insana relación, tú habrías tomado la iniciativa. Por favor, si estaba claro que lo vuestro no funcionaba. Por fin tienes tiempo para ti mismo. Y te encanta.
  • Sigue yendo a los mismos lugares que frecuentabais juntos pero no vayas a los que él/ella siempre iba con sus colegas y tú detestabas. Es muy cutre y siempre se nota.
  • Si todavía sois amigos en Facebook deja de taladrar con likes a todos los amigos comunes del sexo opuesto. Sobre todo, si nunca antes lo habías hecho.
  • Lo de escribir cualquier chorrada en whatsapp tipo “a qué hora quedamos” y enviárselo a él/ella ‘por confusión’ es de lo más lamentable que se puede hacer. Cambiar tu foto de perfil cada media hora posando en todas las posturas y situaciones inimaginables, tampoco demuestra que eres una persona ocupada e interesante.
  • En tu estado, evita las frases del tipo “Niñas, qué moña este sábado. Os superquiero. FELIZ <3<3<3” y letras de canciones de amor. Mejor, pon una foto como mística, de perfil, en blanco y negro y acompáñala de una frase del tipo “Je Juis Charlie” o “Abajo la casta” con banderitas republicanas para demostrar tu implicación política y social en este momento de libertad.
  • El día que vayáis a coincidir en una fiesta común ponte esa ropa que te regaló para ligar con otros. Y que lo vea. Si te pregunta pon cara de sorprendido y di: “Es verdad, qué casualidad, ni me había fijado.”
  • Transmite follabilidad. Esto no es significa ir putón ni cani. Discreto/a, pero sexy. Ensaya una mirada penetrante, cambia tu peinado por uno más hipster, lee dos libros (con la contraportada vale) y mira tres capítulos de una serie de moda: el primero, el del medio y el último. Lee la reseña de una peli de Godard en Wikipedia. Aprende a pronunciar bien los nombres de los actores. Siéntate cerca y sonríe, amigable y resplandeciente como nunca.

Caza y captura por resentimiento

 

  • NO TE EMBORRACHES. Bebe un poco pero nunca lo suficiente como para acabar llorando a su lado o perreando con todo lo animado o inanimado del lugar. Recuerda que ahora bebes la ginebra más cara y no esa mierda de combinado que tomabas cuando salíais juntos.
  • Mira el teléfono de vez en cuando como leyendo algo nuevo cada vez, mientras escribes en Notas “soy un ser equilibrado y sano” quinientas veces. Si se acerca, bloquea rápidamente el móvil y sonríele, tiernamente. Si pregunta de qué te ríes, sonríe de nuevo y di “nada, bobadas”. Que se ralle.
  • Mientras estás con tu copa en la mano clava tu mirada penetrante en algún punto inconcreto del local. Tócate el pelo, ráscate la oreja, pero NO te subas las tetas o aprietes los bíceps todo el rato.
  • Si a pesar de tu evidente sex-appeal, aún nadie se te ha acercado, toma la iniciativa y háblale a un chico-chica del lugar. SI es un conocido de ambos, mejor. Si es colega de él, mejor. Pero si lo odiaba de antes, MEJOR QUE MEJOR.
  • No mentes a tu ex jamás. Si te preguntan por la ruptura, di que son cosas de la vida y cambia de tema. Háblale de esa carrera nueva que acabas de empezar a estudiar o de las grandes posibilidades de promoción que contemplas en tu empresa de reposición de neumáticos.
  • Ahora así, ataca, pero con elegancia. Consigue que el otro sea el que te entre a ti, incitándolo con la mirada más zorra jamás ensayada y espera el momento oportuno para que tu ex lo vea. Si sigue despistado, acércate, ve al baño, canta en alto, chócate contra la máquina de tabaco, llama su atención. Cuando notes su mirada sobre ti, cómelele la boca a tu ligue.
  • No te emociones. Debes parar lo suficientemente pronto como para no parecer despechado o ruín y lo suficientemente tarde para que tu ex te haya visto. (Ohhh, qué pena.)
  • Sigue pululando por el local sin darle importancia a lo que acaba de ocurrir. Y vete antes de que tu ex lo haga. Pasa por delante con tu presa, restregándole tu felicidad, pero sin mostrar demasiado cariño hacia el sujeto en cuestión. Recuerda que no necesitas sustitutos ya que lo que tú quieres ahora es estar solo/a. Ya sabes: conocerte a ti mismo y el sexo ocasional son tus lemas a partir de ahora.
  • Si te tiras o no al rollito en cuestión, es casi lo de menos. Al día siguiente añade un 😉 a tu frase de whatsapp.
  • Si tu ex te pregunta, se enfada o pone frases inquietantes (como “eres un hijo de puta inmaduro”) hazte el loco TODO EL RATO. Jamás entres en la pelea y la discusión fácil. A partir de ahora, tú juegas en la liga de las personas independientes e interesantes.
  • Si finalmente nada de esto funciona (tu ex no se entera o, MUCHO PEOR, parece darle igual) abre el Facebook, pon likes a todo lo que tenga tetas o pene -o penes y tetas a la vez- indiscriminadamente, hazte un book en bragas, sube fotos en las que salgas con una copa en la mano o delante de un avión de Ryanair, o con una copa delante de un avión de Ryanair, como si vivieses en un carnaval eterno.
  • Pon canciones de Enrique Iglesias y Pitbull y frases del tipo “estoy deseando otro sábado como éste tíos, sois grandes!”. Dile a tus amigos que te sigan el rollo, en plan “sí, tío, equipo de campeones”, “risas y fiesta”, o, mi preferida: “y todo lo que no se puede contar por aquí, jiji”. Cómprate una camiseta rosa flúor que ponga “Ibiza Party” y hazte un selfie poniendo morritos para sustituir la foto mística en blanco y negro.
Chicas en Pacha dispuestas a follar
Las nenis todas lokis en Pachá
  • Finalmente, y en el peor de los casos, puedes volver a echarte novia (o novio).
photos by: &