Categoría: aborto

Nuestros coños, sus votos

España es ese lugar en donde desde hace algún tiempo se ha cambiado el sentido de las agujas del reloj y Cuéntame cómo Pasó es ahora un reality contemporáneo en el que los derechos sociales no se conquistan, sino que se pierden cada día ante el cansancio de los que están demasiado ocupados buscándose el pan y el pasmo de los que creíamos que hay cosas que de sagradas, no se tocan.

Nuestros coños son sagrados, aunque vuestra Biblia se haya olvidado de ellos.

Con el Partido Popular en la Moncloa podemos enseñar a nuestros hijos cómo son y cómo funcionan los gobernantes sádicos y sin escrúpulos de la era del plasma y el mundo 3.0. Tenemos planes educativos que no educan, pero atormentan. La moral católica ensalzando la culpa y pervirtiendo el significado de la palabra ética. Y machistas, misóginos, y cerdos ignorantes que legislan hoy sobre el cuerpo y el destino de las mujeres, olvidando que somos la mitad y que nos sobran agallas para echarlos. Pobres hombres que os escondéis detrás de una cobarde votación parlamentaria; aunque algunos parezcáis mujeres, no lo sois. No merecéis serlo.

Nuestros coños, sus votos

La absurda e innecesaria ley a la que pretendéis someter a las jóvenes de 16 y 17 años para que informen a sus padres o tutores en caso de querer abortar, no está avalada por justificación médica, ética o económica alguna. En España, casi 9 de cada 10 de esas chicas ya informan a sus padres para interrumpir un embarazo no deseado sin que nadie las obligue. El 13 por ciento restante, no lo hace porque vive situaciones de violencia familiar, desarraigo y puro miedo. No lo hacen porque hacerlo complicaría todavía más su precaria situación. Gracias por no protegerlas.

Obligarlas a tener que enfrentarse a una situación que pone en riesgo su salud física y emocional y que compromete su futuro de por vida, no tiene otra definición que la de hijoputismo y machismo apestoso. Cito textualmente el comunicado del Movimiento Feminista de Madrid que comparto al cien por cien: “La implantación de esta contrarreforma supondría el incumplimiento de los tratados internacionales que España ha firmado y ratificado y que obligan a los gobiernos a garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”. El aborto y la protección de la infancia todavía son derechos en esta república del terror que queréis imponer.

En lugar de prevenir este tipo de embarazos con planes de educación sexual y proteger a las chicas que quieran abortar para que lo hagan en las condiciones sanitarias y emocionales seguras, el Gobierno del PP nos sorprende una vez más y promueve (música de trompetas) la maternidad low cost. Se trata de una modalidad de maternidad que los expertos consideran peligrosa para la madre, el hijo y el conjunto de la sociedad, pero que hace ganar unos miles de votos de la ultraderecha católica que mantiene al Partido Popular cómodamente asentado en su mayoría absoluta, mientras la izquierda de este país se divide como las cuentas bancarias de Rodrigo Rato, y la Iglesia mantiene sus privilegios medievales.

Estadísticamente, está demostrado que los hijos nacidos de madres adolescentes aumentan sus posibilidades de padecer enfermedades físicas y mentales por el desarrollo incompleto de la madre (mayor riesgo de muerte intrauterina, bajo peso, prematuridad, mayor incidencia de enfermedades cardiológicas, mayor riesgo de sufrir accidentes por una falta de cuidados adecuada), multiplican las probabilidades de fracasar en la escuela y de ser excluidos socialmente y de convertirse en padres adolescentes como sus progenitores, y, tanto ellos, como sus jóvenes madres, corren el riesgo de entrar en una espiral interminable de pobreza. Exigir la autorización de los padres puede aumentar el estrés, la depresión, los intentos suicidas, el retraso y las complicaciones en el aborto y el florecimiento de abortos ilegales. La muerte materna durante el parto en menores de 18 años es hasta cinco veces mayor que en el caso de las adultas. Por no hablar de los casos de placenta previa, hipertensión, anemia grave, rotura prematura de aguas y una mayor dificultad en el parto.

Que me disculpen los policías de la moral pero no veo absolutamente ningún beneficio social en el incremento de la maternidad en adolescentes. Ni uno solo. Promover (sí, obstaculizar los abortos deseados, es lo mismo que promover los embarazos no deseados) la maternidad en chicas que no están formadas física ni intelectualmente es una falta de responsabilidad y una trasgresión a los derechos de confidencialidad y autonomía que viola los principios bioéticos más elementales. De hecho, permitir que las adolescentes tengan hijos –aún siendo deseados- me parece bastante más peligroso que lo contrario. Llamadme asesina, pero yo también tuve 16 años. Lo que una chica piensa a los 16 ó 17 años está directamente relacionado con la crisis propia de la edad, el torbellino de hormonas que recorren su cuerpo, los amores eternos que duran dos meses, la aceptación social, la necesidad de sentirse importante o de tener alguien a quien querer, las idealizaciones constantes, las etapas depresivas y las ganas de llamar la atención. Se llama adolescencia y, creedme, no es el mejor momento para ser madre.

pregnant

Las madres adolescentes que conozco han tenido una vida de mierda. Antes de que alguien me cuelgue le video de la maravillosa vida de la niña-madre, os voy a contar lo que yo vi con mis ojos. Una compañera de colegio se quedó embarazada a los 15 años y a los 17, ya tenía dos hijos, de padres diferentes. Abandonó los estudios antes de llegar al instituto y consumía drogas embarazada. Mientras yo me debatía entre pintarme el pelo de rosa o de morado, ella buscaba trabajo de camarera en algún pub para mantener a sus hijos. Otra chica del colegio también tenía dos hijos cuando le perdí la pista, hará unos diez años. Los criaba sola con ayuda de su madre, porque el padre no se hizo responsable. Empezó a trabajar en el negocio familiar, cuando yo todavía estaba en el instituto. La última madre adolescente a la que conocí, sí estaba con el padre de su hijo, que la maltrataba. En mi primer año de universidad, cuando me preocupaba por no dejar asignaturas para septiembre que me fastidiasen el verano y preparaba el trabajo de fin de curso entre salidas y fiestas de Erasmus, ella lloraba porque su pareja le pegaba y no podía dejarlo: no tenía cómo mantener a su hijo y no quería volver a casa de sus padres para que no la viesen como una fracasada. Sé que después de dejarlo varias veces con aquel energúmeno, finalmente, se casó. Esta semana volví a cruzármela, y, al menos, tiene un hijo más: salía de la guardería. Ser madre adolescente multiplica las posibilidades de tener varios hijos. La pobreza llama a la pobreza.

¿Y qué pasa con los chicos? ¿Quién les exige a ellos que informen a sus padres de que han dejado embarazada a una chica? ¿Son ellos conscientes de las consecuencias de sus actos cuando deciden tener sexo sin protección? ¿Alguien tiene en cuenta las presiones –para tener un hijo o para abortar- a las que someten a sus parejas? La realidad es que tener pene los libra de cualquier tipo de responsabilidad ante la Ley, sus padres y Dios. Me temo que la insolvencia a la que se acogerán en caso de reconocer a sus hijos, les evitará tener que hacerse también cargo de ellos si les sale de los cojones. Ellos podrán seguir con sus estudios y sus nuevas novias, mientras la chica a la que han embarazado hipoteca su futuro por un hijo no deseado que un gobierno inútil le obliga a tener. Bienaventurados los que creéis que el Partido Popular promueve la igualdad porque vuestro será el reino de la imbecilidad eterna.

Las mujeres estamos hartas de tutores y padres de la moral, hartas de pedir perdón, hartas de agachar la cabeza y sentir vergüenza, hartas de escondernos para complacer a los demás. Hartas de cargar con el castigo, hartas de no poder disponer de nuestros cuerpos y hartas, muy hartas, de que legisladores insensatos jueguen con nuestras libertades por un puñado de votos.

Dejad de meteros en nuestros coños, porque aparte de parir, también saben ir a las urnas.

Enfadada e Indignada defiende sus derechos

photo by:

Gallardón, Mariló, Reig Plà y las Caras de Bélmez

España, país democrático por definición, aconfesional por constitución y con organismos públicos “independientes del poder político”, tiene el honor de haberse convertido en el paraíso de la vanguardia más retrógrada, refugio de los neoinquisidores del rosario, la telebasura y los nasciturus sin matrícula. Y como representantes de tanta mierda pública tenemos, en el top tres, a Albertito Ruiz-Gallardón, el abortado, Mariló Montero en el papel de MILF, y el arzobispo Reig Plá, exorcista y sanador de homosexuales en sus ratos libres.
Se acostumbra a decir que Gallardón tuvo un cambio de timón brutal, que pasó de ser el pepero moderado, progre y buenrrollista –ojo, que casaba a maricones- a convertirse en el ministro más recalcitrante de la era Rajoy, y mira que eso es mucho decir con personajes como Wert y Ana Mato calentando una silla en el Congreso. Sin embargo, Gallardón no es más –ni menos- que lo que ha sido siempre: un bufón de la ultraderecha intentando ganar la simpatía y los votos de una mayoría de la población lo bastante madura como para no tener que buscar tutores de vientres en las instituciones. Gallardón ha sido progre o carca según consideró menester (aquí Rodrigo Cota hace una radiografía exacta de la bipolaridad de estepersonaje) y siempre intentando seguir la línea del gobierno de turno, que, al fin y al cabo, era el que tenía los votos. Como un buen trabajador corporativo, nunca ha ido contra el líder supremo. Por eso Gallardón está muy triste, porque volviendo a hacer lo que ha hecho siempre –obedecer – lo han dejado en evidencia y lo han mandado a unas vacaciones permanentes con su prometedora carrera política de subordinado por los suelos. Por si fuera poco, su valoración entre los ciudadanos se ha reducido entre tres en menos de dos años, pasando de casi un 6 en enero de 2012 a un 1’87 en julio de este año. Pobre Gallardón.
 
A cambio de esta irremplazable pérdida, los españoles podemos seguir disfrutando de Mariló Montero, la divertida, ingeniosa, supervitaminada y sexy presentadora de las Mañanas de la 1. Igual de colocada en TVE que Gallardón en el Gobierno de España, a Mariló nadie la echa. Porque Mariló es inofensiva y hace mucha gracia. ¿A quién le importa que una presentadora de la Televisión Pública no sepa ni lo que es una esquela? ¿A quién demonios le preocupa que esta señora diga cosas como que el cuerpo de una niña asesinada supuestamente a manos de sus padres, “aún está blandito”, o que pregunte, preocupada, qué hay dentro del coche fúnebre que viaja con los restos mortales de Sara Montiel? Mariló es una tipa sensata y preocupada porque los órganos de un asesino no vayan a ser donados ya que, como es lógico, “nunca se sabe si ese alma está trasplantada también en esos órganos”. Además, Mariló, es una férrea defensora de la cultura y las tradiciones patrias y hace poco calificó de “maravilloso” el torneo del Toro de la Vega, que, como sabéis, consiste en torturar al animal con lanzas y pinchos hasta hacerlo morir después de una larga y sangrienta agonía.
Gracias a Mariló y Toñi Moreno los espectadores apenas notamos la falta de recursos y entusiasmo por hacer informativos, ficción y entretenimiento de calidad. Si recuperamos a Urdaci y Noche de Fiesta, prometo no volver a salir un sábado por la noche.
 
Mariló, alegrando las mañanas de los jubilados españoles.
Por suerte, España es un país de recursos, y también tenemos el consuelo divino. Como cualquier buen pastor, Juan Antonio Reig Plà, el obispo de Alcalá de Henares (Madrid), utiliza su sapiencia y su buen hacer para comparar el Tren de la Libertad con los trenes de Auschwitz, el campo de concentración donde asesinaron a más de un millón de judíos. Y tan ancho. Además, Reig Plà acusó al presidente del Gobierno de “feminista radical” y de estar infectado por el “lobby gay”, por lo que entiendo que se trataba de otro presidente y que Reig Plá no ejerce sus labores de discípulo de Dios en el Reino de España. En su afán por ilustrar la masacre abortiva-feminista-gay también ha equiparado el aborto con la matanza de la Guerra Civil española (ésa que tanto condenó la Iglesia Católica), y ha relacionado abiertamente a los gays con la prostitución en una misa emitida en directo por la Televisión Pública.
 
Pues a mí me tiene cara de hijo de Satán más que de discípulo de Dios.
Gallardón, Mariló y Reig Plá forman parte de este circo que es el panorama público español: los políticos, los medios de comunicación y la Iglesia Católica como comparsas de la derecha más trasnochada y acomplejada que hemos tenido en años. Moralistas, vanidosos y ridículos personajes que intentan persuadir a la población con estrategias propias del fenómeno de las Caras de Bélmez. Algo que, por absurdo, acabó dependiendo exclusivamente de las ganas de creer que tuviese el que veía las caras en cuestión, más que de las manchas repuestas una y otra vez a golpe de brochazo por los que intentaban hacer caja con el paranormal suceso.
 
Reig Plá sin photoshop.

 

 

 

 

 

El golpe no funciona: Gallardón ha caído; Mariló, en bajada de audiencia, se tiene que conformar con la mitad de sueldo que hace dos años (obviamente, esto le da para muchos menos tangas) y el fascista de Reig Plá acabará siendo desplazado un día de estos de las estructuras de poder de la propia Iglesia, cada vez más preocupada por la evidente pérdida de religiosidad y creyentes declarados en España. Con este panorama, cualquier día se me aparece la cara de Saritísima en una humedad del baño. Y echándose un piti.

Davinia Saorín o el aborto retroactivo

Había una vez una mujer muy malvada, muy malvada, que llamaba terroristas al resto de las mujeres si querían decidir sobre sus propios cuerpos. Esta mujer, pensaba que la libertad de la totalidad de las hembras era un asunto sobre el que debía de legislar el Gobierno, ya que ellas, ignorantes, no sabían más que “hacerlo a pajolera suelta”.
Davinia Saorín, su pareja, y dos de sus votantes.
La individua en cuestión, no es una mujer cualquiera. Se trata de Davinia Saorín, concejala del PP y responsable de Sanidad, Política Social y Mujer en el ayuntamiento de Calasparra (Murcia). Lo que viene siendo una responsable política. Y que ha debido de tener alguna aparición mariana en la cuna para decir semejantes estupideces delante de un micrófono sin ni siquiera sonrojarse. Al contrario, Davinia es ese tipo de personas que provocan vergüenza ajena en cuanto abren la boca.
En un alegato contra el aborto y a favor del nuevo anteproyecto del Führer de la sumisión femenina, Alberto Ruiz Gallardón, Saorín, desplegó toda su potencia dialéctica para articular un “discurso” plagado de citas memorables dignas de formar parte de una canción de Kiko Rivera. Afortunadamente, sólo hemos podido disfrutar la elegante verborrea de esta señora en su forma oral, pues no sé si mis ojos habrían resistido la lectura de la transcripción escrita de su puño y letra.
Poneos gafas oscuras y protección solar:
Ni me gasto el dinero en métodos anticonceptivos ni ná, a pajolera suelta. Me voy una noche, me emborracho, pierdo la cabeza…si no me viene la regla, pues me voy y aborto y santas pascuas y alegría. Y viva España”.
Típico argumento político de la ultraderecha: las mujeres (sus votantes, entre ellas) son tan idiotas e irresponsables que prefieren hacerlo sin protección de ningún tipo porque todo el mundo sabe que abortar es más fácil, más divertido y menos engorroso que ponerse un preservativo. Me encanta llegar el lunes a mi ginecólogo de cabecera y ver la sala llena de zorras abortistas. Y viva España.
“La ley de plazos es una aberración”. “Se pongan como se pongan Elena Valun (mira para atrás, para que le chiven) Valenciano y…se pongan como se pongan los del Partido Socialista eso es MATAR UN SER HUMANO. ES SER UN TERRORISTA”.
Abortar no es matar a un ser humano. El ser humano no se forma en las primeras semanas de gestación. Y mucho menos es ser un terrorista: un aborto no crea terror ni miedo en nadie más que en la mujer que tiene que padecerlo, por lo que se le debe de facilitar la seguridad e intimidad en el proceso.
 “…Si señora (a Bibiada Aído) hay una base científica, en ná que el óvulo se fecunda con un espermatozoide eso tiene corazón, tiene vida y late y crece…” “Porque a ver que su madre hubiera decidido pues haber abortado, a lo mejor hubiera ganado el país, con ella y con Zapatero…”.
Obviando la teoría de la fecundación que nos ofrece Davinia (quien, supuestamente es enfermera) aquí estamos de acuerdo en algo: yo también apoyo el aborto retroactivo. ¿Qué me dices si tu madre te hubiese abortado a ti? Sinceramente, ¿crees que la sociedad, el planeta, Calasparra, tu Iglesia o tu Partido te hubieran echado en falta? Yo también creo que el mundo sería un lugar mejor sin la presencia de ciertas personas. Propongo una ley que permita ejecutar el aborto retroactivo: hasta la semana 4160 de vida del feto, fase de desarrollo mental que algunos nunca superan.
(Echando mano de un psedoinforme médico del que nunca cita el nombre) “Pueden sufrir daños psicológicos muy importantes, y entre ellos, pueden tener problemas de afectividad con su pareja y pueden tener problemas de afectividad en general”“.Y esas niñas cuando tengan otros niños, pueden maltratar a sus niños porque se van a acordar siempre de ese aborto y ya he dicho que esto lo sufren 6 de cada 10 mujeres que abortan” (así, inventando estadísticas).
No conozco a ninguna mujer que haya abortado y que tenga problemas de afectividad. Y, lo más importante, no conozco a ninguna que sea una maltratadora. ¿Cómo se te ocurre relacionar maltrato con aborto sin ninguna evidencia científica y decirlo públicamente? Así, a pajolera suelta. Que la devuelvan al circo, por favor.
                                       
“Voy a hablar de lo psiquíco no lo de lo físico, pero incluye (el supuesto informe científico): insomnio, depresión, ansiedad, baja autoestima, pesadillas, incluso ideas suicidas”.
El insomnio, trastorno del sueño, es un problema físico. Otra cosa es que las causas que lo provocan tengan naturaleza psíquica como una depresión o un trastorno de estrés. Aparte de eso, y sin tener referencias del “estudio” (apuesto a que lo descargó de cualquier página chorra que salía en Google), la relación de trastornos que enumeras tienen normalmente, una naturaleza heterogénea y no suelen deberse a un único factor. Es más fácil pensar que una mujer que quiere abortar y no puede, y trae al mundo un hijo no deseado –que puede estar muy enfermo- tendrá problemas psicológicos toda su vida que una que aborta libre y conscientemente, aunque no sea un trago agradable.
“Estamos preocupados, que es muy preocupante, por los desahucios, porque se están suicidando gente, y entonces no estamos preocupados por la ley del aborto? Que puede llevar a una niña que ahora tiene 16 años, cuando tenga 18 y sea consciente de lo que ha hecho a tomar una mala decisión y suicidarse”.
Desde luego, a mí lo que me parece preocupante es que gente como tú nos represente: sin saber hablar coherentemente y sin ni siquiera saber coordinar las formas verbales. Más allá de eso, me gustaría saber cuáles son tus fuentes para decir que los suicidios aumentan con los abortos. Los suicidios aumentaron un 11.3 por ciento durante 2012, justo el año en que los abortos bajaron un 5 por ciento. Me aventuro a afirmar que el aumento de la pobreza sí tiene una relación causa-efecto con los suicidios, algo que, lamentablemente, no dejará de ocurrir gracias a las medidas antisociales del Gobierno del partido que representas y a la drástica disminución de inversión pública en políticas sociales.

Que se sepa, ya tenemos a casi 3 millones de niños en riesgo de pobreza o exclusión social en España. Según Save the Children, muchos pequeños españoles no pueden disfrutar de los derechos esenciales recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas y cada vez más madres tienen que escoger entre comprar libros o alimentos a sus hijos. Pero, según tu teoría, es mucho menos traumático parir a un niño al que no puedes alimentar, en un país cada vez más empobrecido e injusto, que abortar. Te recomiendo la lectura de este artículo: http://www.publico.es/actualidad/498610/casi-tres-millones-de-ninos-viven-en-riesgo-de-pobreza-en-espana
Davinia, dedícate al humor. Los españoles necesitamos reírnos más.