Categoría: 2017

Inés Arrimadas es mujer

Existen una serie de problemas universales que afectan a todas las mujeres del mundo por el hecho de serlo y que el feminismo lleva años tratando de corregir. La violencia machista, la brecha salarial, la conciliación familiar y el control natal, o la infrarrepresentación en los círculos de poder y toma de decisiones, son algunos de ellos. Que no te tomen en serio por el hecho de ser mujer, que cuestionen tu inteligencia o tus posturas políticas, y que amenacen con violarte metafórica y literalmente son otros problemillas con los que lidiamos a menudo. Existe un segundo problema: que no todas las mujeres entienden que su sexo da problemas. Esta semana fallecía Kate Millett, autora de uno de los libros fundacionales del feminismo contemporáneo, feminista radical y miembro de la segunda ola del feminismo norteamericano. Uno de los actos más simbólicos de aquellas feministas de los setenta fue quemar sus títulos universitarios en plena calle porque no les servían para nada: ningún empresario se planteaba que las mujeres mereciesen cobrar lo mismo. Las mujeres eran asistentas de sus maridos y sus hijos. Algunas, desencantadas, abandonaron la universidad. En Política Sexual, su tesis doctoral, Millett señalaba que la relación entre los sexos es política, una relación de poder sustentada entre la dominación de un colectivo sobre el otro basado en la diferencia sexual. Desgraciadamente, el patriarcado ha encontrado aliadas entre las propias víctimas, al igual que un puñado de judíos finlandeses apoyaron a Hitler en su cruzada para exterminar su propia raza.

A Inés Arrimadas, mujer, heterosexual, formada, poderosa y visible, el problema le viene de lejos. Desde que empezó su carrera política, su condición de mujer, unida a su juventud y belleza, la han puesto en el disparadero de la misoginia. Víctima de la prensa por sus looks, Arrimadas denunció públicamente los pies de foto que daban información sobre su ropa y no sobre sus intervenciones parlamentarias. Grandes medios de comunicación utilizaron fotos de Inés como si de una modelo se tratase, llegando a recortarle directamente la cabeza que es eso que tiene justo encima del escote. Ha recibido comentarios machistas desde todas las bancadas. El año pasado, Miguel Ángel Rodríguez, exportavoz del gobierno de José María Aznar, le dedicaba un tuit a la altura de su casposidad política “Arrimadas es físicamente atractiva como hembra joven. Políticamente es inconsciente”. Y la última en recordarle su vulnerabilidad femenina fue otra mujer, que como los judíos nazis, le deseaba a Arrimadas ¡una violación en grupo! “Sé que me van a llover las críticas de todos lados, sé que lo que voy a decir es machista y todo lo que se quiera, pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa”.

Inés-Arrimadas

No se equivocaba Millett al asegurar que la gran masa de mujeres a lo largo de la historia ha sido confinada en el nivel cultural de la vida animal en la prestación del macho con salida sexual y en el ejercicio de las funciones animales de reproducción y el cuidado de los jóvenes”. Las mujeres políticas no se libran del continuo acoso sexual y reproductivo. Teresa Rodríguez (Podemos) denunció al empresario Manuel Muñoz Medina por empujarla contra la pared, amordazarla y simular besarla en la boca tras la inauguración de una exposición el año pasado. Alfonso Alonso, ex ministro de Igualdad (recordad: ¡judíos nazis!) y actual presidente del PP vasco le dedicó estas bonitas palabras a su compañera de partido Soraya Sáenz de Santamaría, en una biografía sobre la vicepresidenta del gobierno “No va de mujer en su trabajo…está bien casada”. También en función de la vida sexual de su marido fue juzgada Hillary Clinton por parte del hoy presidente del gobierno americano Donald Trump, en una campaña que basó en las infidelidades de él y en el poco atractivo físico de ella llegando a llamarla “nasty woman” (asco de mujer).

Es responsabilidad del feminismo defender a Inés Arrimadas y a cualquier mujer víctima del machismo. Pero qué maravilloso sería que Inés Arrimadas y todas las mujeres con cargos políticos defendiesen el espacio conquistado gracias a la lucha feminista exigiendo políticas que nos protejan a todas. Desde hace unos meses se debate en España la posibilidad de implantar una ley de gestación subrogada que podría legalizar la explotación económica, sexual y reproductiva de las mujeres. Las mujeres pobres, económicamente dependientes y en situación de exclusión social, son las candidatas perfectas a convertirse en vientres de alquiler de familias ricas si esto llega a ocurrir. Ciudadanos, el partido al que representa Inés Arrimadas, es uno de los principales impulsores de la gestación subrogada en nuestro país. Pero no quieren explotar a nadie. Porque quizá, dentro de poco, sea vista como una perfecta salida laboral a la que las mujeres podamos recurrir cuando, como en los setenta, nuestros títulos universitarios no nos sirvan para nada y tengamos que vendernos a cachos en el mercado del patriarcado. Entonces, Inés, recuerda que tú también eres mujer.

 

*Artículo publicado en A Revista de Diario de Pontevedra el 9/9/2017

La loca de Juana

Hace quinientos ocho años una mujer fue encerrada en un palacio por orden de su padre primero, y de su propio hijo después, para evitar que solicitase lo que legítimamente le correspondía, el reino de Aragón y Castilla. Desde joven había mostrado un orgullo desmedido para la época, llegando a arriesgar su vida por amor; un gran escepticismo religioso, y pocas ansias de poder. No quería el poder, pero luchó con dignidad por defender la Corona de Castilla, protegiéndola incluso del querido esposo por el que se supone, perdía la cabeza. A pesar de que defendió a todos los hombres de su vida, todos ellos la traicionaron, y se encargaron de incapacitarla una y otra vez y de negarle el ejercicio de su libertad. Subyugada y maltratada, permaneció 46 años aislada de la realidad con la única compañía de su hija pequeña durante los 15 primeros años de su cautiverio. Tras la partida de Catalina, sola en su escondite, tuvo que luchar contra la melancolía y los demonios de la injusticia en que se había convertido su vida.

Se llamaba Juana, y decían que estaba loca.

En nuestros días otra Juana permanece encerrada en algún lugar junto a sus dos hijos, desobedeciendo unas leyes injustas que la obligan a entregárselos al padre maltratador. Juana Rivas, granadina de 38 años, sufrió varias palizas y violencia psicológica durante su relación con Francesco Arcuri, italiano de 50, que llegó a ser condenado por un delito de lesiones en el ámbito familiar.El año pasado Juana decidió terminar su calvario en Italia trayéndose definitivamente a sus hijos a España. Creyendo que la justicia de su país la protegería.

juana

A pesar del cambio legislativo del año 2015, gracias al que ya se contempla a los hijos de mujeres maltratadas como posibles víctimas de la violencia de género, y que permite la supresión de las visitas con el maltratador, el juez y la fiscal no hicieron nada para impedir que los niños se viesen con Arcuri. Hace unos días Juana tendría que haber entregado a sus pequeños, de 3 y 11 años, en el punto de encuentro de Granada. Pero no lo hizo. En lugar de eso, se ha escapado con ellos y permanece en paradero desconocido. Obligada a huir de la injusticia.

Pero antes de irse la madre dejó claras sus intenciones ante los medios de comunicación “me los tienen que quitar a palos”. Ahora, la Guardia Civil busca a la víctima mientras el abogado del agresor se pasea por los medios reclamando justicia. El letrado de Francesco Arcuri ya ha pedido una orden internacional de detención para Juana por el secuestro de sus hijos. Adolfo Alonso, abogado de profesión , ve claros síntomas de enajenación mental en la madre de los niños que se encuentra en un estado psicológico de desequilibrio emocional” y que presenta “un riesgo para su hijos, ya que sus comportamiento son imprevisibles y puede dirigirlos contra éstos”. Juana. La loca.

Y mientras medio país reclama justicia para Juana, se anuncia, entre fuegos de artificio, el flamante pacto de Estado contra la Violencia de Género después de meses de trabajo de todos los grupos políticos. Pero las leyes son papel mojado si no la ejecutan órganos especializados y con sensibilidad en violencia machista. Los casos que han acabado de manera desgraciada son innumerables, y tenemos varios sólo este año: la bebé asesinada por su padre que se tiró por la ventana del hospital madrileño de La Paz. O Javier, el niño de 11 años de A Coruña, al que mató su padre que tenía una orden de alejamiento de su expareja, después de recogerlo en uno de esos puntos de encuentro en donde Juana debía haber dejado a sus hijos. Dos años después del asesinato de las niñas de Moraña, Rocío Viéitez, la madre de Amaia y Candela, inició hace unas semanas una recogida de firmas en change.org para pedir la no derogación de la prisión permanente revisable que debería mantener encerrado a David Oubel el resto de sus días.

Pero ni siquiera hace falta que los maten. Porque los niños que conviven con la violencia son siempre víctimas. Tienen muchas probabilidades de sufrir depresión, problemas de conducta, fracaso escolar o aislamiento. Tienen también una alarmante predisposición a perpetuar la violencia machista en el caso de los chicos, y a desarrollar patrones de sumisión en el de las chicas.

El pacto de Estado no puede ser un documento de maquillaje político. No puede olvidar las principales reivindicaciones de los colectivos feministas. Porque no nos cansaremos de decir que un maltratador nunca es un buen padre. Mientras una oleada ciudadana de solidaridad aplaude la insumisión de Juana, muchas personas le abrimos las puertas de nuestra casa a ella y a sus hijos. Ni loca ni sola, compañera.

 

*Artículo publicado en a Revista de Diario de Pontevedra el 29/07/2017

Imagina que se hunde Manhattan

Comunidad de Cantabria. Dos veces Luxemburgo. Cuatro Ciudad de México. Diez veces Madrid. Manhattan multiplicado por ciento sesenta. 580.000 campos de fútbol. Quinientos-ochenta-mil.

Meto los pies en el mar y le digo que está caliente. Me dice que no. Que está como siempre. Pero la friolera soy yo. No, está más caliente, mírame, puedo meterme seguido, sin recular, ni siquiera cuando me toca por detrás de las rodillas. Puedo meterme hasta la delicada zona de la ingle. Tengo los labios vaginales muy sensibles. Puedo meterme hasta el ombligo. Ya ha tocado los pezones y no he salido corriendo. Me sumerjo. Saco la cabeza y charlo un rato. Nado. Podría quedarme ahí toda la tarde, flotando en el mar de la Playa de Areas mientras pasa un grupito de sanxenxinas con el bikini de moda de ASOS. Lo vi en Instagram. O serán madrileñas. El bikini es de ASOS, eso seguro. Lo compran todo por internet. Fuera, mi piel pálida no está morada, ni enrojecida. El agua está muy caliente. Esto es el cambio climático, joder. Que no, loca. Habrán meado los niños.

El lunes abro el ordenador y el titular de GCiencia me aprieta el estómago “Máximo histórico na temperatura do mar en Galicia: o prólogo de perigosos cambios”. La bolla de Cabo Silleiro registra una temperatura de 19.9 grados, la más alta desde que existen registros. 1,25 grados más que el año pasado. El fenómeno se multiplica en todas las bollas de medición de España: 23,5 en Bilbao, 24,3 en Cabo de Gata, 27 grados en Tarragona. 28 en Punta Cana. Van a desaparecer muchas especies autóctonas y todo el ecosistema de las Rías Baixas se resentirá. El marisco de las bateas muere incomprensiblemente. Dicen. En algún sitio buscan a un experto que nos tranquilice. La temperatura del mar sube por muchos motivos, las corrientes y esas cosas. En realidad ahora se está mucho mejor. El Caribe en casa. A ver si The Guardian hace un reportaje y vienen más ingleses, que esos tienen pasta. La ría está para explotarla.

larsen cjpeg

Larsen C. El mayor iceberg de la historia se desprende y navega a la deriva. Un billón de toneladas de hielo. 5800 kilómetros cuadrados. El 12 por ciento de la superficie de la Antártida. Quinientos ochenta mil campos de fútbol. 160 veces Manhattan. El paraguas que nos protege de los rayos solares. Para no derretirnos. La vivienda de muchas especies desgajada de su territorio. Los pingüinos están en peligro. El cormorán. La ballena azul. ¿Has visto el último bikini de pingüinos de ASOS?

Desde 1995 han tenido lugar los desprendimientos de las plataformas de hielo Larsen A, y Larsen B. Los científicos opinan que los colapsos se producen demasiado rápido y advierten del impacto en todo el planeta. Lugares como Manhattan podrían acabar sumergidos. Trump sale del acuerdo de París y recorta la investigación contra el cambio climático. Ese invento neocomunista. Llamen al experto tranquilizador o al primo de Rajoy, los ciegos tienen que seguir comprando. Los desprendimientos se deben a muchas causas, y, además, no tiene por qué subir el nivel del mar. Haz la prueba con el cubito de hielo de tu gin tonic.

Hace un año que no llueve en el valle del Rift. Ochocientas especies de peces viven en sus lagos. Las tierras están completamente secas y el ganado muere deshidratado. Trece millones de personas están afectadas por una de las mayores hambrunas del Cuerno de África. Los niños mueren cada día en Etiopía, Uganda, Kenia y Somalia. Los flamencos sobrevuelan las áridas tierras Patrimonio de la Humanidad. El otro día me probé el bañador de flamencos rosas en el Zara de Plaza Galicia. No siempre se necesita un experto para tranquilizarnos.

El cambio climático es ya la principal causa de catástrofes naturales y muertes de todas las especies en el planeta. Los combustibles fósiles generan la mayoría de los gases de efecto invernadero que calientan la capa de ozono y los mares. Los combustibles que se usan, cada vez más, para traernos, uno a uno, nuestra compra online a la puerta de casa. Para coger ese Ryanair gracias al que nos sacamos una foto desayunando en Ibiza y traemos a los guiris a Sanxenxo la semana que viene. Para comprarnos el bikini de ASOS. El egoísmo occidental divide el mundo el mundo entre los ciegos que no ven más allá de las pantallas de su ordenador y los que ya lo han visto todo. “Y dice que fue de repente, Sí, doctor, Como una luz que se apaga, más bien como una luz que se enciende”. Quizá, si se hundiese Manhattan lo entenderíamos.  “Aquel hombre no debía estar ciego, pensó, olvidando por unos instantes que él también lo estaba”. Saramago ya lo había visto todo.

 

*Artículo publicado en A Revista de Diario de Pontevedra el 15/07/2017