Este año me disfracé de cerda. Fue una elección fácil: la gran mayoría de los disfraces de mujer están hechos para que vayas como una marrana, así que que mejor manera de hacerlo que poniéndose hocico, orejas y rabo y llevarme a mis hijos Peppa Pig y George de paseo. Porque en cerda, no hay quien me gane.

la foto-9

El problema es que yo quería ir lo más parecido a una cerda de verdad, con un traje de cuerpo entero, calentita, gordita y con muchas tetas colgantes a las que poder recurrir cuando las criaturas se me pusiesen revoltosas, pero resulta que los trajes de chica son todos “sexys” y tampoco contemplan la conciliación familiar. Y es que una no puede ir de cerda, ni de vaca, ni de cabra, ni de sucia rata, sin llevar minifalda y enseñar tetamen. Porque todo el mundo sabe que otra cosa no, pero a los animales hembra las faldas de tul y el push up les sientan que ni pintado.

disfraces animales mujer

Sin embargo, los machos son machos aquí y en Cabárceno, y sus disfraces de macho son abrigados, con pelo y algunos hasta incluyen un rabo bien largo.

disfraces animales hombre

La principal tienda online de disfraces en España califica los trajes de animales de mujer adulta así: “ratita sexy”,  “mariquita picante”, “mariquita sexy”, “ratita presumida”, “vaca novia” (una vaca con un puto vestido blanco y un velo en la cabeza que pondría en pie de guerra al colectivo ganadero de Galicia), “elefante sexy”, “conejita sexy” o “ratita lujo”. Semejante catálogo podría hacernos pensar que estamos en una página de contactos, pero este maravilloso material de la cosificación femenina está disponible en la web de Don Disfraz. La página, que también vende disfraces para los más pequeños, incluye una pestaña especial de “Princesas” para las niñas y otra de “Superhéroes” para los niños. Por supuesto, los disfraces de superheroína no se contemplan como una posibilidad para las dulces, delicadas, dependientes y sumisas niñas.

Resulta muy jugoso criticar la necesidad/ganas que tienen muchas mujeres, especialmente las más jóvenes, de utilizar su cuerpo como comparsa carnavalera, y yo, que siempre apelo a la responsabilidad individual y a que cada una enseñe lo que le plaza, tampoco lo olvido. Ahora bien, la presión comercial/social/patriarcal/machista se afana en dejarnos bien clarito, desde niñas, que somos un cuerpo al servicio del hombre. Las grandes marcas no venden disfraces de mujeres empoderadas, ni de personajes femeninos valientes. El primer resultado en google para los disfraces de niña es demoledor: una ratita sirvienta con escoba en mano y cofia en la cabeza. Le siguen las princesas, piratas, enfermeras (sexys) y una delirante spiderwoman con tutú.

disfraces niña

El pernicioso mensaje está claro: mujer, eres cuerpo y en cuerpo te convertirás. Y da igual que estemos en febrero porque tú, mujer sexy, reina del artificio porno, derretirías el hielo de la copa con tus calientes pezones de diablesa cachonda. Aprovecha el carnaval para darte el gusto de ser un bonito objeto sin que las amargadas mujeres feas que no follan te juzguen por ello. Tú, mujer, debes ir sensual, debes enseñar el cuerpo, debes lucirte como el trofeo que quieren que seas para que alguien, que te importa una mierda, se alegre la vista un rato. El disfraz es lo de menos, es obvio que no te pareces en nada a aquello de lo que supuestamente vas disfrazada, sino a una versión cutre y erótica salida de la fantasía que algún diseñador falto de sexo -y de referentes estéticos- imaginó.

Porque salvar el mundo y enseñar el coño, nunca fue tan fácil.

superheroinas

En Carnaval, más que nunca, todas somos cerdas.