Las mujeres, hijas del patriarcado –también las feministas-, tenemos la manía de juntarnos con hombres más mayores porque vemos en ellos ese halo de experiencia y poder (económico, social) que no encontramos en uno más joven que nosotras. La estabilidad y el cuidado de la cueva y de la prole, parece más posible en un maromo de edad respetable –supuestamente asentado- que en un alegre pimpollo. La búsqueda de un cierto referente paterno, como hombre que nos enseña, cuida y protege, también está detrás de la normalización de parejas de edades diferentes en que lo normal es, precisamente, que el mayor sea el varón.

Esta tendencia, lejos que desaparecer como un claro vestigio machista de tiempo pasados, sigue tan a la moda como la ropa interior negra. Las parejas populares y respetables reflejan la norma: mujer joven y bella pegada a madurito “interesante”–otra cosa que había que ver es por qué dan el carnet de interesante a todo hombre en cuanto cumple los 40-. Las relaciones conformadas por mujeres más mayores, son señaladas demasiado a menudo por ridículas o extravagantes. La dictadura de la eterna juventud a la que se nos somete a las mujeres también está detrás de esa predilección de los hombres por señoritas que podrían ser sus hijas. Una mujer joven representa para ellos la fertilidad, el sexo, la pasión y también el poder –de conseguir lo que quieren-; un hombre mayor parece sinónimo de saber estar, seguridad y prudencia; aunque no sean siempre ni los más maduros, ni prudentes, y la experiencia sea una simple consecuencia de los años vividos.

jonnydeep
Pareja normal: Johnny Deep y Amber Rose (23 años de diferencia)
cayetana alfonso
Pareja ridícula: Cayetana de Alba y Alfonso Díez (26 años de diferencia)

El principal afectado por esta tendencia es el yogurín, el hombre joven, que lo tiene mucho más difícil para ligar con sus contemporáneas si se aparece un madurito interesante en medio. Muchas mujeres mayores (aunque sean ridículamente mayores) verán en él, indefectiblemente, a un niño de teta. Las mujeres tenemos bastante complejo en ser la mayor de la relación, no se nos ha educado para vernos viejas. En primer lugar, es un ataque a nuestro ego sexual, aunque seamos mucho más atractivas que nuestra pareja, ser la mayor, pensamos en nuestro fuero interno, nos quita follabilidad: en cualquier momento puede venir otra más joven. ¿Qué les pasa a los chicos? Que temen que nos enamoremos del profe o de su hermano mayor en una breve salida al supermercado.

La obsesión es ridícula. Tengo amigas que en cuanto se enteran de que el chico con el que se han enrollado tiene tres años menos que ellas, montan un drama como si hubieran violado al hijo de su mejor amiga a la salida de Párvulos. En cuanto nos gusta un chico que nos parece joven vamos exigiendo la edad (a veces con documentos legales) y no nos cortamos en descartarlos por esta cuestión, aunque nos pongan los bajos dando palmitas. Los chicos jóvenes que mantienen un affaire con un mujer más mayor intentan mentir u ocultar su edad para no verse desmerecidos. Tengo un amigo cuyo ligue –chica siete años mayor- le confesó sentirse muy preocupada por la diferencia de edad.

Hay chicos jóvenes atraídos por mujeres INTERESANTES, a los que obligamos a permanecer en stand by hasta que cumplen los 30, y puedan así conquistar a chicas más jóvenes que se sientan atraídas por su experiencia. Al mismo tiempo, los hombres mayores que nos intentan conquistar con su perorata y su experiencia se afanan en cuidarse y nunca jamás, nunca jamás “se sienten de su edad”. El mundo al revés.

Es probable que los hombres mayores, en general, sean más maduros que los jóvenes. Exactamente lo mismo que nos pasa a las mujeres. Pero esto no quiere decir que no pueda haber hombres más jóvenes que nosotras, que sean maduros y nos resulten interesantes.  Del mismo modo, ni todos los maduritos son interesantes, aunque debería ser una exigencia -es asombrosa la cantidad de críos que rondan los 40-. Cuando nos toque ser la mayor de la relación, deberíamos aprovechar para iluminar con nuestras experiencias a ese joven incauto que ha venido a meterse en nuestras camas y que tiene una larga y dura vida sexual por delante.

Con la mayor tasa de paro juvenil de toda Europa, es el momento de que las mujeres españolas les demos una oportunidad a nuestros jóvenes. Y a su cándida inocencia.

  • Quique Díaz

    Bueno, ya lo decía Aute… “O me llevo a esa mujer, o te la cambio por dos de 15, si puede ser”. No creo que sea demasiado importante la diferencia de edad, aunque particularmente con quien me he sentido más a gusto es con alguien de mi edad, pocos años arriba o abajo. Porque al final lo que realmente te seduce es su mente, su forma de ver la vida y que te adore, por supuesto con un físico aceptable, y digo aceptable, no espectacular.