Éste será el post más breve que escriba nunca.

Nace de la rabia más profunda, de la solidaridad con las víctimas por violencia machista que hoy y cada día sufren el miedo y la impotencia, de imaginarme ese abismo de terror al que la Justicia -que tanto nos pide que denunciemos- las manda, y la constante huida de las inocentes durante meses y años.  A veces, toda la vida.

Por las familias de las chicas de Cuenca y la mujer de Castedefells que hoy las lloran. Por las que las llorarán.

Por Sonia Iglesias y las otras desaparecidas.

Por el miedo propio a que yo o una amiga nos crucemos con un tipo de estos que CADA DÍA matan a mujeres en España.

Nace de la reivindicación de mi derecho a poder relacionarme sentimental y sexualmente con hombres y a romper la relación si me da la gana, sin temer que me vayan a matar en medio de la calle.

Por eso, lo único que pido, que os pido a todas y todos, es que paremos esto. Que cuando veamos que a nuestra amiga, madre, hija, vecina, prima o desconocida en la calle la están maltratando física o verbalmente llamemos inmediatamente a la policía e intentemos retener al agresor como sea. Gritando y pidiendo la colaboración de otros ciudadanos si la necesitamos. Con métodos menos ortodoxos, también.

Como mujer y ciudadana de este país, EXIJO a las autoridades una lista pública de denunciados por violencia machista. Para que yo, que desgraciadamente soy una víctima potencial por ser mujer, pueda ver con quién me junto.

Protegednos de una puta vez. Para algo os traemos al mundo.

Gracias.

  • Jarpo

    Pues a mi esta tía cada vez me parece más tonta, más jeta y más facha.