Desde que las redes sociales tienen el poder de convertir cualquier comentario bienintencionado –o simplemente, honesto- en un potente y exponencial cementerio de reputación social (“eres del PP, eres del PSOE, eres de Podemos, eres racista, eres fascista, eres homófobo, eres nacionalista, eres facha, odias a los gordos y BLABLABLÁ”), la gente se ha vuelto francamente GILIPOLLAS.

Primero y fundamental, #Imnoangel es una campaña publicitaria de una marca de ropa. No es el anuncio de una ONG, ni de ninguna organización sanitaria altruista que busque el bien común. Por lo tanto, como cualquier campaña publicitaria de una empresa privada, su cometido es, básicamente, vender sus productos. De manera paralela a este objetivo principal, está el de crear marca y que se hable de ellos. Exactamente lo mismo que la firma a la que critican velada y reiteradamente: Victoria Secret.

Hasta aquí muy lícito todo.

La firma en cuestión, Lane Bryant, vende lencería de tallas grandes (en su web lo pone muy claramente: Plus Size Clothing), y, por tanto, utiliza a modelos de tallas grandes en sus campañas. Las “mujeres reales” a las que se refiere toda la prensa estos días, basándose en dicha campaña, son mujeres con sobrepeso. O lo que es lo mismo, están por encima del peso que deberían de tener en relación a su talla. Esto es así. Y yo lo siento. Tener sobrepeso no es un delito, la campaña es muy bonita y espero que haga sentir bien a un montón de mujeres. Tal y como ha funcionado en Internet, sobra decir que ha conseguido su objetivo publicitario con creces.

#ImNoAngel

Por otra parte, las chicas que salen siguen siendo guapas y el lema repetido una y otra vez no difiere en absoluto de lo que nos dice la marca de los ángeles: sé sexy. Ante todo. Sé sexy, pon morritos y luce tu cuerpo. (El objetivo, como siempre, es convertirse en un ente deseable sexualmente).

Supongo que intentan transmitir la idea de que la belleza es una actitud, cosa bastante cierta; pero no menos cierto es que la belleza es de las cosas más subjetivas que hay, por eso mi abuelo estaba obsesionado con las tetas grandes que yo no tengo, y mis amigas y yo no acostumbramos a ligarnos a los mismos chicos a pesar de que las posibilidades que ofrece Pontevedra son como para abandonarse al terreno mancomunado.

No nos rasgamos las vestiduras para decir que alguien es bajito (mi caso) o muy alto; sin embargo, nos hemos vuelto tan correctos, tan cínicos y tan chupiguays todos, que decir públicamente que un niño está gordo o que una modelo tiene sobrepeso te lleva al mismo lugar en el escalafón social que el violador del espantapájaros. “Es un niño”, “Está preciosa, tiene curvas, no como las otras muertas de hambre”, “Estás loca”. Y, la que me toca mucho la moral, “están sanos”, como si viviéramos en el puñetero siglo XIX y ver a alguien lleno fuese síntoma de salud y riqueza. El niño es gordo, la modelo tiene sobrepeso y si la ciencia no miente, ambos tendrán más posibilidades de contraer enfermedades coronarias, diabetes y ciertos tipos de cáncer que una persona en su peso.

Anuncios aparte, el hecho objetivo e incuestionable es que la obesidad es una pandemia en el mundo occidental que provoca más enfermedades y mortandad que la anorexia – cuya promoción publicitaria todos criticamos fervientemente-, el tabaquismo o el alcoholismo –cuya publicidad ya está prohibida- y cualquier otro “ismo”. En 2015, 1500 millones de adultos serán obesos. MIL QUINIENTOS MILLONES. No hay más que fijarse en los niños por la calle: están mucho más gordos que hace 20 años. Sin paliativos.

No nos engañemos. Los gordos no son la excepción. La sociedad occidental está sobrealimentada y, sin ir más lejos, la mitad de los españoles adultos tienen sobrepeso a día de hoy. Los ciudadanos están sometidos día y noche a anuncios de jugosos alimentos de fast food y los centros comerciales son parques de atracciones para el apetito.

En esta dictadura que duele reconocer, la publicidad se encarga de crear insatisfacción personal y frustraciones completamente necesarias para que los vendedores de motos sigan cebando nuestros estómagos y nuestros cerebros con distracciones que cuestan dinero: clínicas de estética invasiva y no invasiva, tratamientos adelgazantes, productos homeopáticos, cremas anticelulíticas, gimnasios, centros wellness, centros de dietética, ropa deportiva, complementos para hacer running, comida 0% y orgánica, ropa que hace que parezcas más delgado… Y si no lo consigues, mejor: más comida, más tallas grandes, más publicidad, más frustración y, en definitiva, más negocio.

No pretendo dar lecciones de moralidad: fumo y bebo esporádicamente, y estoy habitualmente tan ansiosa que unos kilos de más serían bastante más sanos que el nivel de estrés al que someto a mi cuerpo constantemente. Entiendo que haya personas que crean que un cuerpo esbelto y trabajado (no es mi caso) puede ser sinónimo de imbecilidad profunda: no hay más que encender la tele. Pero aún así pretendo poder expresar mis opiniones sin que me traten como una delgada-hijadeputaamargada o una persona superficial. Ser gordo no te hace más libre, ni más listo. Decir que ser delgado es estar bajo el yugo de los parámetros de la sociedad de consumo, es lo mismo que pensar que unos kilos de más te convertirán automáticamente en una persona alternativa, íntegra y feliz. La sociedad de consumo vive parasitando los estómagos de sus ciudadanos: Coca-Cola, Nestlè, McDonald´s o PepsiCo invierten cifras astronómicas en publicidad cada año. Infinitamente más que ninguna marca de ropa.

Lane Bryant ha conseguido viralizar un eslogan, el de #imnoangel con el que estoy de acuerdo: las mujeres no somos ángeles. Pero tengo presente que el botecito de felicidad publicitario, va asociado a una marca cuyo negocio es vender ropa a chicas con sobrepeso.

Ya sabemos que el prototipo de Victoria Secret es irreal, peligroso y no representa a la población femenina. ¿Pero de verdad es el de Lane Bryant el correcto?

Dicho esto, me voy con mi metro y medio a otra parte.

  • Baldo Martorell

    Es, desde luego, incuestionable el talante mercantil de lo que una avispada marca ha convertido solapadamente en una especie de… “reivindicación moral” .

    …pero es demagógico cargar las tintas. En uno u otro sentido. Hay delgadeces involuntarias como hay gorduras involuntarias. Y no está bien presentarlo como una especie de “justificación” de los llenitos (entre los que me incluyo) frente a los delgados, en cuyo extremo se situan tambien las víctimas de la publicidad que lleva a algunas mujeres a rozar la carencia de salud por el “otro extremo”.

    Ya sabes… con todos los respetos, las tres verdades: “la tuya, la mia y la verdad…”

  • Yosoycris

    El sobrepeso conlleva unos mayores riesgos para salud, sobretodo si es debido a una dieta que no sea sana, así que las modelos de esa marca de ropa tampoco me parecen un prottotipo a seguir. Yo, por desgracia, siempre he sido muy delgada, desde pequeña, y digo por desgracia porque en el colegio he tenido que aguantar de todo y aun a día de hoy me dicen lo delgada que estoy (a estas alturas me resbala, claro) pero lo que siempre me he preguntado es porque a una persona es incorrecto decirle que está gorda pero a una delgada se lo dices y se lo repites (y no como halago precisamente)

  • http://angelcustodio.com/ Angel Custodio

    No hace mucho comentaba este mismo tema en Twitter.

    Al final se utiliza la misma estrategia que se critica para criticarla, excluyendo a un tipo de mujer que no ha elegido su cuerpo como mujer real, como si todo fuese culpa del yugo mercantilista/capitalista que todo lo quiere engullir.

    Yo personalmente llevo años intentando coger algunos kilos más y me es imposible por mi metabolismo, lo cual lleva a no dejar de escuchar lo típico “tienes que comer más”, “seguro que haces mucho deporte” o “niño, que estar delgado no está de moda”. Adoro comer y la gente suele alucinar cuando ve lo que engullo, no me muevo casi para nada -excepto si es para ir a comer- y las modas me la soplan bastante.

    El caso es que no entiendo por qué hay que excluir a la gente que es diferente para defender algo. La mujer real es la misma que tiene curvas y algo de sobrepeso que aquella que es alta y tiene un cuerpazo de escándalo o la que es bajita y aún con menos curvas te llama la atención desde la otra punta de la barra del bar.

    Pero bueno, supongo que algún día dejaremos todos de atacar lo que desde lejos parece diferente a lo nuestro. Algún día…