Mes: marzo 2015

¿Te gusta el sexo anal? Como pregunta ideal para encontrar al amor de tu vida

El hecho de estar felizmente emparejado es un proceso complejo en el que intervienen muchas variables. De hecho, las palabras feliz y emparejado son frecuentemente difíciles de conjugar en la misma frase. Al contrario de lo que recomiendan algunas personas y muchas madres de que “hay que estar muy seguro para dejar a alguien”, mi opinión y experiencia me dicen que de lo que hay que estar realmente seguro es de empezar a salir con ese alguien.

Hace unas semanas se hizo famoso el test de las 36 preguntas que harán que te enamores de un desconocido, diseñado por el psicólogo Arthur Aron, cuyo éxito viral os habrá salido por las orejas. Con la excusa del dichoso test se ha montado hasta un reality show un poco heavy en el casan a gente que no se ha visto en su vida. Obviamente, el productor tenía bien presente la insana tendencia de los españoles a mentir en las encuestas, y las relaciones formadas como consecuencia de semejante experimento son una fábrica imparable de conflictos televisados.

Sin embargo, dentro de ese cuestionario cursi “para crear una intimidad acelerada”, faltan preguntas fundamentales que SIEMPRE surgen –directa o indirectamente- en una relación de pareja. Las cuestiones que de verdad importan y que harán que no te arrepientas de haber empezado una relación, son las que todos quisimos hacer, pero nunca nos atrevimos a plantear.

Por eso, y en mi afán de mejorar vuestras vidas, os expongo las 36 preguntas para evitar que perdáis el tiempo. Si después de este test vuestras respuestas son afines, deberíais aceptar que estáis ante la persona de vuestra vida.

SEXO

¿Te gusta el sexo anal? La pregunta que siempre se dilata en el tiempo hasta que lo que te intentan dilatar es otra cosa. Y sin avisar. Basta ya de tanto cinismo, hablémoslo sin reparos, desde el principio -y en ambas direcciones-.

¿Te gusta el sexo oral? Hay gente a la que no, y está entre nosotros. Y también hay muchos que lo que les gusta es recibir, pero dan menos que Supermercados Día cuando te olvidas la tarjetita cliente y los cupones descuento. Ay, cuánto tiempo perdido por no saber abrir la boca.

¿Qué importancia le das a los preliminares? ¿Sabías que treinta y cinco minutos con la lengua en un clítoris equivalen a una carrera de diez quilómetros? (quilómetro arriba, quilómetro abajo…)

¿Con qué frecuencia semanal de sexo dirías que estás satisfecha/o?

¿Hay probabilidades de qué padezcas una ETS? (…) – ¡Anda, mira! ¡Un camión de la Cruz Roja!

EXPECTATIVAS

¿Te quieres casar? Pensad que hay gente para la que es muy importante reafirmar su relación contractualmente, algunos incluso bajo protección divina.

¿Quieres tener hijos? Y es que uno de los más temidos dramas, especialmente entre las mujeres, es el de pasarse media vida con alguien y, llegado el momento, descubrir que su pareja no quiere . ¿Quién te devuelve a ti tu vida fértil, eh?

¿Quieres vivir en el campo o en la ciudad? ¿Has oído hablar de los hongos vegetales y el virus chikungunya?

¿Hipoteca o alquiler?

¿Te conformas con un Ibiza del 99 o prefieres un Audi recién salido del concesionario

¿Necesitas viajar? Ojo, todo el mundo va a decir que le gusta. Pero hay personas que de verdad lo necesitan para vivir, más allá de cuestiones laborales o logísticas.

DESTREZAS, HABILIDADES, (IN-) COMPATIBILIDADES Y PATOLOGÍAS

Escríbeme este mensaje de whatsapp:A ver cómo nos besamos después de haber comido este cocido que repite que da gusto. Menos mal que cogí el bolso nuevo y ¡qué casualidad! estaba lleno de pastillas para la acidez. Si no las hubiese encontrado tendría que ir a la farmacia a buscarlas, con lo vaga que soy”. *

¿Tienes trabajo o intención de buscarlo?

Si no tiene: ¿Cuál fue tu último puesto y cuánto tiempo estuviste en él?

    ¿Por qué te despidieron?/¿Por qué te fuiste?

¿A quién votas? Sí ya sé, el voto es muy personal, pero yo quiero saber con quién duermo.

¿Eres mentiroso?//¿De verdad dejaste tú el trabajo? (Mientras clavas tu pupila en su pupila azul).

¿Perteneces a alguna secta o religión?

¿Cuántas veces al día te cepillas los dientes?

¿Cierras la puerta del baño con pestillo?

¿Fumas? ¿Bebes? ¿Consumes drogas o psicofármacos? ¿Los compartes?

¿Quiénes son tus mejores amigos? ¿Con qué frecuencia los ves?

¿Arrastras algún trauma infantil? ¿Alguna manía reseñable?

¿Quién te compra los calzoncillos? Para las chicas: ¿A quién le has comprado los calzoncillos?

¿Eres deportista? ¿Eres runner?

¿Padeces alergias alimentarias? ¿Eres vegetariano? ¿Sigues alguna dieta?

¿Dejas la tapa del váter levantada?

¿Cada cuánto tiempo consideras que hay que cambiar las sábanas?

¿Ves series, películas y lees?

  ¿Quién dirigió y quién protagonizó El Padrino?

  ¿En qué lugar se reunían los personajes de Friends?

  ¿Saramago, Sara Mago o “Sal, amargao”?

¿Te gusta la ironía? ¿Por qué has respondido que prefieres vivir en el campo si aspiras a tener un Audi, cerdo capitalista de mierda?

FAMILIA

¿Qué importancia tiene tu madre la familia en tu vida?

¿Necesitas de la aceptación de tu madre  tu familia para tomar decisiones importantes?

¿Con que frecuencia visitas a tu madre tu familia?

¿Cómo te llevabas con su madre la familia de tu ex?

PONGÁMONOS PROFUNDOS

¿Has sido infiel alguna vez? ¿Por qué? Si la respuesta es “no”, seguido de un bufido de indignación, repite la pregunta 15.

¿Eres feliz?

¿Qué cosas consideras imprescindibles en tu vida para serlo?

¿Qué cambiarías de mí?

Si confiesa abiertamente que quiere cambiar algo de ti:

– Primero y fundamental, activa tus radares de alerta y piensa que estás ante un posible caso de manipulador psicopático víctima del SRM (Síndrome de Risto Mejide) dispuesto a amargarte la vida.

– Después, ya puedes valorar si tiene o no razón (pero antes consúltalo con alguien que te conozca de verdad).

Si no ha salido corriendo ni quiere cambiar nada de ti (o al menos lo disimula con gran entereza), ¡enhorabuena!, es el momento de darle una oportunidad a ese bote de vaselina. Y pedirle matrimonio.

¿Te gusta el sexo anal?

photo by:

Tania y Pablo: lo personal es político

A las 22.31 de la noche del 22 de marzo de 2015, y con el 98 por ciento de los votos escrutados en las primeras elecciones a nivel nacional en que Podemos incurre como partido político, Tania Sánchez y Pablo Iglesias anunciaban su separación sentimental a través del Facebook de ella. Con un texto redactado con tal solemnidad que parecía escrito por el jefe de la Casa Real, y que superaba con creces en longitud y emotividad al escueto comunicado de Iglesias sobre los resultados electorales colgado apenas 15 minutos antes, se saltaban por el forro sus “aspiraciones de cambio político”, para rezongar en el barro del chismorreo del que supuestamente huyen.

“Ojalá no tuviéramos que escribir esto aquí. Ojalá nuestra vida privada pudiera ser sólo nuestra, pero, para nosotros, eso dejó de ser posible.

Escribimos esto para evitar rumores y debates mal intencionados, y os pedimos respeto: los asuntos personales no deberían ser objeto de debate público, aunque los protagonicen personas públicas.

Ya no somos pareja; nos queremos mucho, nos admiramos, nos respetamos, somos compañeros y compartimos las mismas aspiraciones de cambio político, por las que seguiremos trabajando. Simplemente ya no somos pareja.

Esta nota contiene las únicas declaraciones públicas que habrá por nuestra parte sobre este asunto.

Tania y Pablo

Tania, la mujer más valiente que conozco y a la que más admiro

Pablo

Pablo, el hombre que lo cambió todo y al que más admiro.

Tania”

Tania y Pablo: lo personal es político
“Se nos rompió el amor de tanto castarlo” Fuente: libertaddigital.com

Tania y Pablo se convirtieron el domingo en esa invitada que decide acudir a tu boda con un vestido blanco largo y no contenta con eso, saca a tu marido a bailar para joderte la fiesta. Eso debió pensar Teresa Rodríguez cuando vi el mensajito de desamor que su jefe firmaba en Facebook mientras ella celebraba los 15 escaños conseguidos para la formación en el parlamento andaluz.

Con todos los lugares comunes a los que recurren los personajes del papel couché, el comunicado de los jóvenes políticos parecía un copia-pega del que mi admirado Paquirrín colgó cuando rompió con Jessica Bueno: “Jessica y yo no estamos juntos. Es una pena pero así han venido las cosas. Espero lo entendáis y los medios de comunicación nos respeten. Ha sido de mutuo acuerdo. Nada que inventar”.

Por supuesto, Pablo y Tania recordaron con tristeza que son víctimas de una persecución mediática y justificaron el anuncio que nadie les había reclamado “para evitar rumores y debates mal intencionados”, aunque hace diez días ella concedía una entrevista a Yo Dona hablando de su relación y respondía preguntasTania y Pablo: lo personal es político acerca de cómo lo petaba en su juventud “Era alta y rubia. No me iba mal y ligaba, pero siempre he tenido una baja autoestima sobre mi aspecto físico que ha mejorado con los años. Me desarrollé muy pronto…” o sobre su instinto maternal “en este momento de mi vida no (me he planteado tener hijos)”.

El rollito de no queremos que nos molesten, no nos gusta llamar la atención, pedimos respeto para nuestra vida privada y tenemos la intención de seguir siendo amigos es muy moderno y progre, pero coincidiréis conmigo en que no cuaja mucho con el anuncio de ruptura en plan Shakira y Piqué. Está claro que lo que más llama la atención no es la ruptura en si, sino la urgencia por anunciarlo dadas las circunstancias: en plena noche electoral y con medio país pendiente de los resultados de Podemos. Si fue una estrategia para pasar desapercibidos, hay que reconocerles el mérito en conseguir exactamente lo contrario.

Sin ser yo la mal intencionada, esto me hace sospechar que las acusaciones de corrupción en las que está metida Tania Sánchez pueden convertirse en algo más gordo si se confirma que el cuñado cabrón se benefició de contratos públicos en el ayuntamiento de Rivas a sabiendas de ella, mientras era concejala. Con Monedero expulsando mierda en aspersión cada vez que abre la boca, Pablo Iglesias no necesita más frentes abiertos en su primera carrera electoral hacia la Moncloa.

“Lo personal es político” el eslogan que movilizó a las feministas en los años sesenta, es algo que deberían tener grabado a fuego Tania Sánchez y Pablo Iglesias. Es cierto que su relación tiene cierto interés mediático, pero conocedores como son de los medios de comunicación, debieran entender que el motivo va mucho más allá de las tertulias de anarosas y mariteres. Se trata de la relación entre dos políticos de formaciones progresistas con aspiraciones de gobierno (una para la comunidad de Madrid, el otro para el Gobierno de España) que merecen una especial vigilancia, exactamente igual de la que se les reclama a otros personajes públicos con responsabilidades políticas. Algo que se ha acrecentado desde que ella abandonara IU y su futuro político se relacionase recurrentemente con la formación de Iglesias. “Podemos, en principio, no quiere ir con nosotros”, comentaba ella hace menos de dos semanas.

El argumento de “los asuntos personales no deberían ser objeto de debate público, aunque los protagonicen personas públicas” no me vale en este caso, y es exactamente el mismo que podrían esgrimir Isabel Pantoja, Maite Zaldívar o Ana Mato cuando reclamaban su derecho a no enterarse de nada de lo que hacía su pareja mientras los Jaguar y las bolsas de billetes eran traídos por simpáticos enanitos a las puertas de sus casas.

Aunque a Tania no se la ha imputado todavía por ningún delito –ni parece haberse lucrado personalmente- y ellos dos ni siquiera se conocían cuando era concejala, puede que Pablo se haya acojonado ante la posibilidad de que un Urdangarín entre en su vida en el año más decisivo para su carrera política.

“Tania ha cometido dos pecados. El primero ser mi novia”, decía él hace unos meses. Absuelta del primer pecado por obra y gracia de las redes sociales, esperemos que no tenga que rendir cuentas ante otros más serios.

La historia de amor se acaba, pero ahora los medios de la casta tienen por delante una tarea mucho más gratificante: encontrar nueva pareja para Pablo Iglesias y encumbrarla a las portadas del corazón, mientras fotografían a Tania saliendo del Mercadona un lunes a las nueve, con la resaca del fin de semana, en chándal y sin maquillar “con gesto serio y apagado después de enterarse de la relación de su ex con la joven y guapa señorita X”.

Al tiempo.

photo by:

Cariño, están adoctrinando a los niños

En un tiempo muy remoto, en una galaxia muy lejana, los niños eran enseñados en las escuelas a comprender el origen divino del cosmos y a reconocer su incapacidad como personas para alcanzar la felicidad sin la ayuda de Dios.

El año era el 2015 y la galaxia, Españistán.

El BOE, Boletín Oficial del Estado (o, como bien dijo Javier Gallego, la “Biblia Oficial del Estado”) publicó el último currículo de Religión Católica obligatorio para todos los colegios públicos. El currículo está elaborado por los señores de la Conferencia Episcopal, que, como sabéis, tienen representación parlamentaria y son elegidos cada cuatro años de manera democrática por todos los ciudadanos.

Desde el año 1979 el lobby católico (pagado por papá Estado Aconfesional) confecciona el temario de la asignatura de Religión y toda la moralina acomplejada derivada de este invento, que viene siendo un acuerdo similar al que se podría hacer si Rodrigo Rato enseñase Economía o si pagásemos a Farruquito con dinero público para dar clases de conducción responsable. Una pandilla de delincuentes y encubridores probados de delitos sexuales y fiscales que elaboran un texto para adoctrinar a los niños en el miedo a Dios (el castigo divino es piedra angular en todas las religiones) y la ignorancia suprema. Y ojo, que con esta afirmación estoy poniendo el nivel de la Religión Católica al de otras aptitudes que valen para algo en la vida.

niños y religión
Dios es bueno, todo el rato. Hasta que lo cabreáis con el sexo anal.

 

El Ministerio de Educación, que debe de estar formado por un grupo de fumetas recién salidos de un concierto de The Wailers, ve perfectamente compatible transmitir la postura creacionista del cosmos de la Religión Católica junto a asignaturas de Ciencias e Historia. Por si fuera poco, ponen a los alumnos en la tesitura de tener que justificar las causas y las consecuencias de algunos conflictos sorprendentemente penosos para la Iglesia como el de Galileo Galilei, sin aceptar sus errores derivados de la postura geocéntrica que defiende que la Tierra es el centro comercial del universo porque aquí tenemos mazo Carrefours y Eroskis y en el Mercadona piensan mucho en los celíacos.

Si los padres de los niños tienen a bien no meter a sus hijos en Religión Católica (¿Por qué lo llaman religión cuando quieren decir Cristianocatolicismo?) deberán OBLIGATORIAMENTE matricularlos en otro invento que se llama Valores Sociales y Cívicos, una asignatura que tiene un nombre muy bonito y es súper moderna y progre pero que menciona los “problemas morales y éticos” derivados de avances científicos como el tratamiento con células madre; elude temitas menores como la homofobia, las referencias a otras religiones, o las desigualdades sociales; e incluye conceptos como el de “nacionalismo excluyente” al tiempo que ensalza el valor de algo tan cívico como las Fuerzas Armadas.

Esta asignatura vino a sustituir a la difunta Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, aprobada por el de la ceja, y que fue duramente criticada por el PP por adoctrinar a los alumnos, aunque ésta sí cumplía las recomendaciones del Consejo de Europa como materia esencial para “promover una sociedad libre, tolerante y justa, además de contribuir a la defensa de los valores y los principios de libertad, pluralismo, derechos humanos y Estado de Derecho”. Como es natural, nuestros amigos de la Iglesia Católica fueron los principales opositores a esta asignatura peligrosísima por tratar con naturalidad el matrimonio homosexual, la enseñanza de las familias multiparentales y por su “fin laicista”. Llegando a afirmar incluso que los centros que impartiesen la materia estarían “colaborando con el mal” y “atacando a la familia”.*

La asignatura de Religión católicaapostololicacrisitiana o su prostituta sustituta, se comen una media de dos horas semanales en el primer ciclo de Primaria, exactamente lo mismo que se les dedica en la mayor parte de las comunidades autónomas a la Educación Física o Artística. Porque todos sabemos que la sociedad avanzará gracias a la fabricación en masa de niños gordos y tontos (avanzará lento por aquello del sobrepeso, pero avanzará) y no de niños sanos, críticos, y con aspiraciones artísticas elevadas más allá de poner bonita a la Virgen en la procesión de Semana Santa.

Y, queridos amigos padres jipis y díscolos, si no os gusta esto, os jodéis. Ya que toda esta parafernalia patética cuenta tanto para la media final, como para optar a una beca y que vuestros hijos puedan seguir estudiando. Dicho esto, os propongo pedirles a los niños que os cuenten exactamente que dan en clase siempre, pues confío en el criterio de los profesores de la Educación Publica, unos profesionales que se ven obligados a trabajar con tantos cambios en su material orgánico (el temario obligatorio que enseñan a las niñas y niños) que llegará el día en que no sepan si son maestros o Drag Queens en el carnaval de Las Palmas.

 

*Se entiende por familia a la ecuación de hombre+mujer virgen soltera sin niños+boda gitana religiosa+hijos biológicos conseguidos por penetración seminal vía vaginal (dando las gracias a Dios y sin gritar mucho, guarras). El resto no son familias, son cactus.

photo by: