El valor de un novio feo (marido, pareja, acompañante de verbena o amante ocasional) está muy por encima del de un novio guapo, el cual con su belleza parece dar por sentado que merece el privilegiado lugar que ocupa en nuestras vidas. No obstante, un novio feo representa el paroxismo del amor, la verdadera esencia de la profundidad de los sentimientos, el triunfo de la oruga sobre la petulante mariposa.
Vivimos una época de sobrevalorización de la belleza masculina (la femenina siempre ha sido objeto de adulación y explotación) lo que ha provocado que muchos hombres sientan la necesidad acuciante de ser más atractivos que sus compañeros de gimnasio, de trabajo, incluso que las mujeres a las que pretenden conquistar. Por eso, lo que es realmente hipster, alternativo y molón que te mueres, es echarse un novio feo.
En Galicia, donde estamos acostumbrados a crear tendencias que después todo el Reino asume como propias (empezamos con Franco, después vino la cocaína y ahora tenéis a Rajoy hasta que no probéis el licor café)  al novio poco agraciado lo llamamos “riquiño”, que es una palabra mucho más bonita y que además rima con otras como “pobriño” y “feitiño”. “Riquiño” es un adjetivo polisémico que significa buena persona, simpático, enrollado, majete… vamos, el feo de toda la vida. 
En un par de años los riquiños lo petarán en el Hombres, Mujeres y Viceversa.
Una de las principales ventajas de un novio feo es que la fidelidad, aún sin estar garantizada del todo, es más difícil de quebrantar. Un novio guapo es como el jamón de la tómbola: todas se lo quieren comer. El feo, en cambio, es ese peluche gigante que tienes que arrastrar toda la noche mientras las demás te miran con compasión. No os engañéis: la fidelidad masculina no es un asunto de sentimientos, es, ante todo, una cuestión de oportunidades.
Pero no sólo de fidelidad vive la mujer. El novio feo es también mucho más agradecido. A un novio guapo parece que hay que premiarlo por estar ahí, sin embargo, el feo sabrá ver quién de los dos es el afortunado. Esto es muy positivo para la correcta autoestima femenina, ya que garantiza una cierta seguridad mental muy importante para el equilibrio de la pareja.
El novio feo tiene la obligación moral de ser más listo y divertido de lo habitual. Un tipo poco atractivo debe ser culto y educado, refinado en los modales, inteligente y divertido. Oscar Wilde ya lo sabía cuando escribió El Retrato de Dorian Gray: “El intelecto es una forma de exageración en sí mismo y destruye la armonía de cualquier rostro. En el momento en que uno se sienta a pensar, se vuelve todo nariz, o todo frente, o cualquier otro espanto. Mira a los hombres de éxito en cualquier tema del saber.”
Puede incluso que sea apestosamente rico, lo que nunca está de más en la escala de follabilidad. Si todavía no lo es, investiga sus contactos, sus ambiciones y su curriculum: nunca se sabe cuando el feo puede dar el gran salto.
 
NOvio Feo
El sexo con un feo es mucho más placentero, porque en lugar de perder el tiempo eclipsándote en su belleza como una náufraga enamorada, prefieres que meta la cabeza entre tus piernas y que no salga de allí hasta haber cumplido su misión con éxito. El guapo tiene tendencia al cansancio precoz y, mucho peor, a follarse a sí mismo cuando lo hace contigo. TODOS los guapos saben que lo son, para algo han tenido abuela, madre y novias. El feo sólo tiene abuela y lleva años enterrada.
 
El feo no vive obsesionado con su físico ni te da la turra día sí y día también ,con la dieta de los cojones. El día que le dices a tu novio no-guapo que va guapo no tiene más remedio que creérselo: asunto zanjado. El feo sabe valorar tu sinceridad siempre que le convenga. El feo te ama.
 
La genética es selectiva y quiere mejorar la especie. La genética también te ama. (Es importante que te creas esto a la hora de ponerse con el apareamiento).
Pero, lo mejor de todo, es que la belleza y la inteligencia son dos constantes que evolucionan de forma totalmente opuesta. Mientras la belleza física se la tragan los años, la cultura y la riqueza espiritual no dejan de aumentar para el que ha sabido alimentarlas. Cuando te aburras como una ostra mirando como tu marido guapo se ha convertido en un viejo amargado, piensa que quizá el friki del colegio al que no quisiste besar, ha publicado varios de esos libros que ahora te emocionan cuando lees a solas. O igual es el tipo con más jeta de España y se hace platós como para comprarte el Zara de tu pueblo durante el Black Friday ése.
Y oye, que si el feo te sale gilipollas, tampoco hace falta que pierdas el tiempo pensando en sus bonitas facciones antes de mandarlo a la mierda y enrollarte con el cachondo del gimnasio.
photo by:
  • INESOVA SOVOSKY

    Tía ERES GENIAL !!!! YO ESTOY CON el TIPICO BOMBERITO DE CALENDArio (aunque con espolones ya), todo sea dicho, Y ME ABURRO COMO UNA OSTRA, por no decir que además es tacaño como su p…. madre. Nivel de ingles, nulo, tirando a vergonzoso y ningun estudio más que para las oposiciones para ser funcionario justito. No hay futuro !!!!!! mañana mismo me piro de aqui y me busco un feo PERO YA !!! Lo digo Literal, que tengo las maletas preparadas en la furgo…

  • Seppuku

    Remolón wins.

  • Tito

    Hola muy chulo el blog, yo tengo una duda si no sientes atraccion por tu pareja, es egoísta no bajarle abajo?

  • http://www.blogger.com/profile/07221667536052656059 Wolfgang Wonder

    +1

  • http://www.blogger.com/profile/09601638729312055986 Rodrigo Jimenez Cifuentes

    +1 Remolón

  • http://www.blogger.com/profile/07452471646926579580 Remolón

    Escribo yo los mismo substituyendo “hombre” por “mujer” y me crucifican por machista

  • http://www.blogger.com/profile/18341261024173296189 mateo gross

    escalofirantemente cierto

  • http://www.blogger.com/profile/07649424471691383240 Raquel Pérez Rodríguez

    acabo de descubrir el blog, y me ha gustado mucho este post, me he reido muchisimo. Creo que hay que tomarselo como un post de humor pero que dice muchas verdades, pese a quien le pese.

  • http://www.blogger.com/profile/17388934010291409523 srtuyu

    Bueno Diana, tercera incursión aquí y sigo maravillado. No sé si dejaré de estarlo algún día. Ya leí que te manejas con Ortega y Gasset y ahora leo que también con O. Wilde. ¡Admirable!, je je.
    Es curioso, pero todo esto ya lo había pensado yo sobre las feas. Creo que coincide todo. Aunque espero no haya lectores quejicosos que entienden que es un estereotipo y que no todos los guapos y guapas son narcisos irremediables.
    Un saludo.

    En cuanto a Inés —la chica de arriba—, tu comentario enriquece el de Diana y seguro que ella también lo sabe, pero se agradece que lo aclares porque así todos aprendemos más.

  • http://www.blogger.com/profile/11869227186924654054 Ines Jauregui

    Suelen gustarme tus entradas pero la verdad es que hubiera considerado esta mucho más correcta si hubieras usado el término Autoestima en vez de Fealdad. Conozco personas más feas que una piedra, sin embargo se creen dignas de la pasarela Cibeles. En mi opinión la (a veces notable) necesidad de los “feos” en cuanto a satisfacer a su pareja “guapa” radica en su miedo a perder tal oportunidad, que creen que es única e irrepetible.
    También creo que la búsqueda de cierta belleza (BASTANTE subjetiva) es normal y aceptable ya que el deseo y la atracción sexual mutua es un factor importante en la mayoría de las relaciones sanas y/o estables. El problema surge cuando sólo se prioriza este factor de búsqueda haciendo caso omiso a los demás. Repetiré que aquí juega un papel importante la autoestima porque “hay más peces en el mar” y “tienen una red de pesca en perfectas condiciones”.
    Para concluir mi chapa quisiera que leyerais este cuento que me alivió, ya que me dí cuenta de que alguien más compartía mi opinión:
    “Dicen que la Princesa, después de haber meditado sobre la perseverancia de su amante, sobre su discreción y sobre todas las buenas cualidades de su alma y de su espíritu, dejó de ver la deformidad de su cuerpo y la fealdad de su rostro; que la joroba sólo le pareció el porte de un hombre con aires de importancia y que, así como hasta entonces lo había visto cojear horriblemente, no le encontró más que cierto andar inclinado que le encantaba; también dicen que sus ojos, que eran bizcos, le parecieron por ello más brillantes, que su defecto pasó en su mente por la marca de un violento exceso de amor, y finalmente que su gruesa nariz roja tuvo para ella algo de heroico y marcial.”
    http://www.rinconcastellano.com/cuentos/perrault/perrault_riquete.html

  • http://www.blogger.com/profile/09601638729312055986 Rodrigo Jimenez Cifuentes

    Llevo un buen rato leyendo muchos de tus post. En la mayoría de ellos (por no decir todos) noto cierto aire feminista o hembrista (nunca entendí la diferencia entre ambos términos) pero nunca te falta razón, todo hay que decirlo.

    Este sin embargo, y solo es mi opinión, me parece sexista de cojones y me resulta bastante ambiguo. Por un lado da la sensación de que pretendes echar una mano a todos aquellos chicos que siendo inteligentes, divertidos y muy válidos para lo que toda mujer dice que espera encontrar de un hombre, no son tan guapos como otros. Por otro lado parece simple y llanamente que te estas burlando de todos los hombres a la vez, eso si, con estilo y aires de superioridad. Tachas a todos los hombres en dos categorías:
    – Guapos y gilipollas (no convenientes para la mujer)
    – Feos inteligentes (si resultan ser gilipollas pues te follas al guapo)

    Me parece genial que cada uno tenga su opinión y la exponga de la manera en la que tu lo haces. No obstante, por mi condición de hombre (a lo mejor debería pedirte perdón por haber nacido hombre y ser causante de las desgracias que le ha ocurrido a la mujer a lo largo de la historia) no puedo evitar sentir un escozor en los testículos cuando leo argumentos como este. Para defender mi opinión te voy a contar mi propia historia, a riesgo de quedar profundamente en ridículo y ser objetivo de posibles burlas. Pero gracias a Dios, o a mi madre (que no soy creyente) no soy un chico acomplejado.

    Resulta que yo no me considero feo, pero si alguien me pregunta y tengo que responder con absoluta y total sinceridad, lo cierto es que tampoco me he considerado nunca guapo. Y no es un intento de parecer humilde, si no que puedo respaldarlo con hechos. Lo cierto es que nunca me he podido quejar de como me ha ido con las mujeres. He tenido novias, líos y ligues de todo tipo y, al igual que mencionas en tu post, muchas de ellas me hacían sentir como tu describes a los feos (afortunado) por que muchas de ellas eran en comparación mas guapas que yo… Sin embargo por el camino me han hecho mucho daño. He tenido momentos realmente difíciles en los que me miraba a un espejo y, dejando a un lado lo muy o poco inteligente, interesante, divertido, fiel o agradecido que podía llegar a ser, tenía que escrutar mi rostro preguntándome porque todo eso no valía… y tenia que verme día tras día, noche tras noche…sintiéndome inferior a muchos chicos que con decir “Hola” ya tenían todo ganado.

    Desde que era pequeño me he pasado la vida escuchando a mujeres como tu decir que en el fondo lo que todas (generalizando ya lo se…supongo que no TODAS) buscais, mas alla de un fisico (porque no soy superficiales como los hombres), es un chico comprensivo, atento, sincero, inteligente, interesante y que sepa escuchar. Y cual fue mi sorpresa, a darme tantas veces una buena hostia, cuando todas esas cualidades se veían ensombrecidas por el careto de niño guapo del gilipollas de mi amigo de turno. Como decía antes, lo cierto es que no me puedo quejar con mis andaduras mujeriegas, pero también tengo que decir que he comido mucho techo en noches largas de soledad, sabiendo que la chica que me gusta esta follandose al imbécil (lo digo por envidia, seguramente no sea imbécil) del niño guapo.

    Perdona que te diga, querida Diana López, que igual que tu defiendes a la mujer con todos sus defectos y sus muchisimas e inigualables virtudes, yo, como hombre que soy, que nací… debo como mínimo defendernos de alguna forma. Y tengo que decirte que ni todos los guapos somos gilipollas…ni todos los feos somos inteligentes. Y que al igual que las mujeres no merecéis ser simples trozos de carnaza para tiburones con flequillo, nosotros no merecemos ser tratados como subnormales profundos por el mero hecho de haber nacido con pene. Tampoco por el hecho de ser feos, merecemos que se rían de nosotros y nos tiren para follarse al guapo del gimnasio como si fuésemos una colilla o un pañuelo usado.

    Un saludo!
    Rodriss

  • http://www.blogger.com/profile/09601638729312055986 Rodrigo Jimenez Cifuentes

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.