Virginia Woolf, Chavela Vargas, Simone de Beauvoir, Frida Khalo, Evita Perón, Rosa Parks, Clara Campoamor o Emmy Noether (considerada la matemática más importante de la historia) fueron mujeres luchadoras, adelantadas a su tiempo, inteligentes, grandes creadoras y pensadoras, defensoras de la igualdad entre sexos, y ninguna fue madre. Algunas por decisión propia y otras porque nunca pudieron tener hijos, el hecho, es que todas han aportado contribuciones importantísimas a la cultura, el desarrollo de la humanidad o los derechos sociales. Y ya nadie se atreve a ponerlo en duda.
 
MADRE
Rosa Parks
 
MADRE
Virginia Woolf
A ninguna de ellas le hizo falta parir para demostrar lo que valían, pero eso no quiere decir que no tuviesen que enfrentarse a las convenciones y críticas de su época por no haber traído hijos al mundo. Desgraciadamente, a día de hoy, una mujer que por propia voluntad decide no tener hijos, y lo manifiesta abierta y rotundamente, es tachada de “egoísta”, “vaga”, “inútil”, “marimacho” o, incluso “loca”. Los estándares sociales siguen sin encajar que una mujer fértil se niegue a tener hijos. (Para qué es si no, mujer?)
 
Y el argumento más esgrimido de la historia, de los que intentan convencernos a las que no lo tenemos muy claro –la mayoría madres, obviamente- es que “piensas así porque no eres madre”. Acojonante. Tú no quieres ser madre y el problema es que no quieres, precisamente, porque no lo eres. Vamos a ver, esta teoría se podría aplicar al ateísmo “piensas así porque no tienes fe” o a la heterosexualidad “piensas así porque nunca lo has probado”. La diferencia entre estas dudas es que la espiritualidad y la heterosexualidad se pueden poner a prueba un domingo de misa (ambas); no obstante, un niño traído al mundo es imposible ser devuelto si no te convence porque la cigüeña solo conoce el puto camino de ida.
Seamos sinceros. Esta recomendación es una burda manipulación para conseguir compartir penas y repartir la mala hostia entre otras almas. A mí no me la dais. Funciona exactamente igual que los negocios piramidales donde lo importante no es vender, si no conseguir a otros pringados que sigan buscando víctimas. Y así, hasta el fin de los días. Cuando un madre consigue convencer a otra mujer de que sea madre ya no tendrá que bajar sola al parque, y podrá compartir sus temas de conversación preferidos con alguien que la entiende: teta-caca-pis-fiebre. Malditas manipuladoras.
No he conocido a la primera mujer que quiera ser madre que haya tenido que justificarse por sus deseos. Si acaso, con un “es el sueño de mi vida” o “Luis y yo estamos súper preparados” el tema queda zanjado. Ahora bien, cuando una mujer “en edad de merecer” dice que ella no quiere tener hijos, todos los ojos se clavan sobre la rarita que tiene que explicar el por qué de tamaña afrenta.
Para facilitaros las respuestas a los que pongáis en duda la capacidad mental de las no-madres os paso una detallada lista de los motivos que se repiten siempre que hablo con amigas que ya tienen muy clarita su decisión de no alumbrar.
  • Porque no me gustan los niños.
  • Porque no se me dan bien (los niños) y me ponen nerviosa.
  • Porque me dan miedo los problemas que puedan tener.
  • Porque no tengo tiempo ni quiero sacarlo de otras actividades.
  • Porque no quiero convertirme en una psicópata de las vitaminas, las reuniones del APA y la conveniencia del trilingüismo infantil.
  • Porque todavía no he encontrado a la persona adecuada que pueda ejercer de padre. Y a este paso encuentro antes a Wally.
  • Porque soy tan feliz con mi pareja que paso de complicarlo.
  • Porque me importa más mi vida laboral/social y la maternidad –desgraciadamente- va a suponer renuncias. Porque me siento completa.
  • Porque viajo demasiado. Y los niños no caben en el equipaje de mano.
  • Porque me quedan muchas cosas que hacer antes de dar el paso.
  • Porque podría poner en riesgo mi salud. 
  • Por problemas económicos. O simplemente, porque no quiero tener problemas económicos.
  • Porque no lo hice antes y creo que ya no es el momento.
  • Porque considero que no seré una buena madre. Por pura responsabilidad.
  • Porque temo que me salga un cabroncete y no quiero sentirme culpable. (Hitler también era hijo de alguien).
  • Porque no quiero pasarme los próximos treinta años de mi vida preocupada.
  • Porque no le tengo miedo a la soledad.
  • Porque amo mi libertad sobre todas las cosas.
Seguro que en esta lista encontráis reflejados la mayor parte de los argumentos que utiliza una mujer que no quiere ser madre. Lamentablemente,  también hay muchas mujeres que quieren serlo y no pueden. Pero a ellas sí las comprendemos todos: se llama empatía. Pero yo tengo la sensación de que falta un poco de didáctica con respecto a este otro tipo de mujeres, tan mujeres como las que tienen hijos, o los desean, y que renuncian a la parte reproductiva de su ser para dedicarse a otros menesteres por propia voluntad. Y sin hacer daño a nadie.
Si hay algo que me mosquea en particular es la manía de lo que yo he llamado “las madres coraje”, algunas son las nuestras, las que nos recuerdan día a día lo luchadoras que son porque tienen hijos (unosputosdesagradecidosegoítaschupavidas). Sin ponerlo en duda, me he preguntado muchas veces: ¿y a mí qué  me cuentas? ¿acaso te he obligado yo a tener hijos? Entonces ¿Por qué te empeñas en que yo los tenga?
Y entonces, encontré la respuesta: Nuestras madres ya han llegado a esa edad en que están completamente convencidas de que los hijos les hemos jodido la vida. Y ahora, urden su venganza. Disfrazadas de entrañables abuelitas nos presionan para que tengamos hijos haciéndonos creer que seremos súper felices, cuando lo que quieren, precisamente, es observar cómo el pequeño demonio nos la jode a nosotros. Para algo los malcrían, hay que amortizar los gastos.
 
MADRE
Recuerda: yo soy la buena. Y no te gastes los 20 euros en porros.

Cuando seáis madres, me entenderéis.
 
PD: Un saludo a mis amigas madres o casi madres. (En realidad me encanta aprender sobre tipos de cacas, lo juro).
photos by: & ,
  • Sola Nadie

    hola, yo soy madre desde los 26 años, tengo dos hijas, bueno en realidad tengo una hija de 7 años y otra de 15 que ahora ha decido ser chico, por lo tanto tengo una hija y un hijo gestacionandose como tal a sus 15 años, mis hijas tienen padres, cada una nacio dentro de una relacion de pareja en la que decidimos crear una familia, bueno la mayor fue mas asi, la pequeña fue una estrategia o jugarreta que me hizo su padre para retenerme, pero cuando me entere que estaba embarazada de ella, aunque no me apetecia para nada volver a ser madre, la quise, senti un amor hacia ella que me impidio ni tan siquiera plantearme el tema de abortar, desgraciadamente o por suerte estas relaciones se rompieron y me quede sola criando a mis hijas, sin ningun apoyo mas alla de una pension alimenticia que no pasa de 100 euros al mes, con la mayor fue mas facil porque su padre si se la llevaba fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones, y eso me daba espacio para poder ser solamente mujer unos dias al año, ahora ya apenas quiere ver a su padre, y la con la pequeña es muy distinto, su padre vive en Chile, yo que me fui a vivir alli y tuve a mi hija alli, cuando me dejo me volvi a vivir a la ciudad donde me habia criado, asi que no me libro de ella mas que algunos veranos si le da por venir a verla. Cuando decidi ser madre, la primera vez, lo veia como algo hermoso y romantico, cuidar y ver crecer a un ser que siempre estara a tu lado, ya nunca estaria sola, y no se en que momento tome la absurda decision de serlo, porque en ese momento un rayo deberia haberme caido encima y al menos haberme quitado la idea de la mente, y no me mal entendais, quiero a mis hijas, sin ellas quizas nunca hubiese llegado a ser la mujer que soy hoy y a entender y comprender el tema como lo hago ahora. Pero eso no quita de que debia habermelo pensado mucho mejor antes de dar el paso, mas teniendo un carácter como el mio, que dista mucho de ser maternal.
    Nos dan una vision romantica de la maternidad, pero no nos cuentan la cara B, del tema, no nos preparan para nada sobre la responsabilidad que eso conlleva y como afectara a nuestras vidas. Y si a eso unimos de que los hombres tienden a desentenderse de su paternidad y las responsabilidades que eso conlleva, unos mas que otros, algo sumamente inculcado por el sistema patriarcal, porque ser padre conlleva las mismas responsabilidades que ser madre, se convierte en una carga muy dificil de llevar. Es mucho mas facil llevarlo cuando se llega a una conciliacion, en que se reparte el cuidado de los hijos de manera equitativa, cosa que aun es muy dificil ya que normalmente los hombres cobran mas y es mas importante que ellos trabajen y no soliciten permisos para cuidar a sus hijos enfermos y se “condene” a la mujer a tener que hacerlo. Esto seria muy facil de solucionar, solo haria falta legislar sobre el tema, hace un tiempo escribi esto, es un estracto de una reflexion mucho mas larga, pero es en la ue toco el tema:
    “Lo único que nos diferencia de los hombres, es que nosotras tenemos la capacidad de crear vida, de tener hijos y amamantarlos, es lo único, relevante, que nos diferencia de ellos. Y esto es algo que no nos define, ni que por ello tengamos que ser tratadas diferente, ni protegidas, ni beneficiadas, ni discriminadas. Cada una tiene el derecho a decidir si quiere ser madre o no y cuando, como y con quien. Decidir no serlo, no nos hace menos mujeres, porque ser mujer, no es ser una fábrica de hijos, eso no nos define, tenemos muchas más capacidades y solo la suma de todas y lo que decidamos hacer con ellas es lo que nos define como personas, como mujeres, ser mujer no es ser madre solamente y se puede decidir no serlo, sin que por ello seamos juzgadas. Y ser madres no nos hace inferiores, ni especiales, ni más débiles. Los hombres también pueden ser padres. Lo único que diferencia el hecho de ser padre, de ser madre, es que ellos no pueden gestar, ni amamantar. Las responsabilidades son las mismas y los derechos deben ser los mismos, el cuidado de los hijos es responsabilidad de ambos.
    Se debería legislar, en beneficio del niñoa, no de la madre o el padre, para que los hombres tuvieran el mismo permiso de paternidad que tienen las mujeres de maternidad, y que las bajas por enfermedad de los hijos se repartieran de forma igualitaria, una vez se la coge la madre y otra el padre, aunque ellos no paran, si es necesario que cuiden en esos momentos de la madre y del bebe, eso acabaría con la tontería de no coger a mujeres en el ámbito laboral, porque si se quedan embarazadas tendrán baja por maternidad y luego pedirán días cuando los hijos estén enfermos, igualaría por completo la situación, ya no habría justificación alguna para que los hombres en el mismo puesto cobre mas, y estoy segura, incluso, que se reducirían las depresiones post parto, los hombres son padres y es responsabilidad suya tanto como de las mujeres, no os escaqueéis, luchad por ello, yo, por lo menos como mujer os apoyaría con mucho gusto, es lo lógico.”
    Personalmente creo que falta mucha educación sobre el tema y que el tema de la maternidad paternidad debería ser una asignatura obligatoria en escuelas e institutos, para que a la hora de decidir, seamos realmente conscientes de lo que estamos haciendo y que realmente tenemos las capacidades para poder afrontarlo. La maternidad- paternidad es una de las cosas que mas desestabiliza dentro de una relación de pareja y eso hay que evaluarlo muy bien antes de decidir serlo. Aparte del hecho de que dejas de vivir para ti y tus proyectos y empiezas a vivir para y por tus hijoas.
    Ahora cuando alguna amiga o amigo me dice que han decidido ser madres o padres, mi respuesta es preguntarles si estan seguros de lo que estan haciendo y lo que eso conlleva y si se creen capaces de afrontarlo y les explico el temita, si bien no voy a cambiar su decision, ni pretendo hacerlo, si les hago pensar y ser un poco mas conscientes.
    Por otro lado el fin ultimo y que nos realiza a las mujeres, como tales no es el hecho de tener hijos, es una opcion, puede que haya mujeres que para ellas si lo sea y es sumamente respetable, ellas que paran hijoas y los crien, es su opcion. Pero las mujeres que decidan no hacerlo, por las razones que sean, no por ello van a estar frustradas, ni deben ser juzgadas , ni cuestionadas por nadie, su forma de realizacion personal es otra y eso es sumamente respetable. Hay muchas formas de maternar y para realizarnos como madres no necesitamos tener hijos fisicos, nuestros proyectos, nuestros carreras profesionales, nuestras relaciones, nuestra vida puede ser maternada, en el sentido de que creamos, gestamos y damos a luz, nuestros proyectos, nuestras relaciones, nuestra carrera profesional, los cuidamos, los vemos crecer, realizarse y esto puede hacerse y vivirse con la misma intensidad y sentirnos realizadas en ese ámbito igualmente.
    Asi que se necesita mucha educacion sobre el tema, dar informacion a quien nos critican o en este caso os critican por decidir no ser madres, y en ultimo caso decir que vuestros hijos son vuestros proyectos, carreras, o lo que sea, que por ahi canalizais el instinto maternal y os sentis sumamente realizadas con eso y total para traer hijos al mundo a los que no se les va a prestar la atencion necesaria, porque no os sentis preparadas o considerais que eso no os hace felices, o lo que sea, para que traerlos, que los traigan las que si quieren.

    Un abrazo a todas las mujeres, sean madres o decidan no serlo soy grandes y hermosas. Sola Nadie Free

  • Cárol

    Gracias titas y titos por no tener hijxs biológicxs!!!…así nos podéis echar una manita a lxs que sí tenemos…lxs hijxs son de toda la sociedad y si así lo actuaramos no nos encontraríamos con tanta pamadre histéricx y talibán…creo

  • Sandra

    Yo no fuí madre hasta los 39 años, por todos los motivos que expones…
    Cuando decidimos ahora o nunca y llegó nuestro hijo entendí todo eso que me molestaba tanto de las madres… Y el “cuando seas madre lo entenderás” se convirtió en una revelación.
    No hay más argumentos. Hasta que no se es madre/padre hay muchísimas cosas de la vida que no tienen el mismo sentido.
    No es ni mejor ni peor que no ser madres. Es una vida diferente, para mí, mejorada, un amor incondicional que te llena el cuerpo, el alma, todo tu.
    Nuestra vida desde que llegó nuestro hijo no ha cambiado mucho, ahora hacemos lo mismo, pero somos tres.
    Y en más de una ocasión nos hemos arrepentido de no haberlo tenido antes. Pero nunca de haber vivido sin el ojo!.
    También supongo que dependerá del hijo que tengas… Ya sabemos que la familia no se elige jajajaja

  • http://cadiz asiul

    No se donde vives pero no conozco a mujeres que recriminen a otras el que no quieran ser madres…. Cada cual que viva su vida como quiera ya que es suya y de nadie más. Soy madre de dos peques y las que no lo sean no van a llevar una vida ni mejor ni peor simplemente diferente…. Fui mamá muy joven y sola y jamas se me ha ocurrido comentar eso a ninguna de mis amigas aunque reconozco que como es lo lógico para cualquier Mami que sea normal sus niños son lo mejor del mundo y no concibirian una vida sin ellos tal y como me pasa a mi por lo demás la vida es de uno mismo simplemente hay que ser feliz y la elección por suerte referente a ese tema a día de hoy la tenemos nosotras! Asi que cada cual que eliga! Saludos!

  • http://www.blogger.com/profile/17388934010291409523 srtuyu

    Querida Diana, me gustaría añadir:
    1) ¿Y los compañeros y compañeras de trabajo que no pueden conciliar vida laboral y profesional —y me da mucha pena—, pero a los que les nace la envidia, como a Joaquín Monegro en la nivola de Unamuno, y se esfuerzan en que los tengas tú también y verte igual de jodida?
    2) A mí también me han acusado de egoísta por ello y…, ¿acaso no son más egoístas sus rerspuestas a por qué quieren ser padres? Las que me dieron: porque si no quién va cuidar de ti de mayor; porque te hace más feliz —o sea, ¿tienes una vida de mierda y pones y parche tamaño para ser feliz?—; porque es otra etapa —como si tener hijos solo fuera una carrera de ciclismo—… Esas de las que me acuerdo. ¡Quién es el egoísta!

  • http://www.blogger.com/profile/11643028517834872827 Telma

    Qué tema más difícil… Yo tengo un hijo de 9 años y me arrepiento de haberlo tenido unas 17 veces al día, más o menos. Por eso, al leer tus argumentos, te entiendo y te envidio. Pero, por otro lado, no concibo la vida sin él. Antes de tenerlo me sentía completa, por supuesto, pero ahora siento que él le ha dado sentido a mi vida. Es raro, lo sé, pero aunque sea duro y dificil y pesado y agotador… Es lo mejor que he hecho en la vida. Así que cuando una mujer me dice que no quiere ser madre, aunque la entienda, no puedo evitar que se está perdiendo algo muy importante. Y si es mi amiga, se lo digo. Pero sólo una vez, eh? No cada vez que la veo…

    Saludos!

  • http://www.blogger.com/profile/03407462113725084603 Joaquín Galán

    Buenísimo el razonamiento final,es que hasta encaja y todo con la realidad…jajajajaja
    Muy buen artículo que comparto totalmente.Cada cual es muy dueño de su vida y por tanto puede hacer con ella lo que le plazca incluido el vivir sin tener descendencia.

    Saludos muy cordiales

  • http://www.blogger.com/profile/03032828951085760859 Juan Carlos

    Te faltan los argumentos políticos de porqué hay que ser madres (y padres): es que si no no se realiza el relevo generacional, no habrá trabajadores para pagar las jubilaciones, etc.
    Y te falta el argumento de porqué no quieres ser madre fundamental: ¿No hay exceso de población en el mundo? Así no contribuyo a él.
    Salu2