Resulta paradójico que la primera víctima mortal de ébola en España haya sido un perro que ni siquiera tenía el virus. Excalibur, el perro de Teresa Romero, ha sido asesinado esta tarde como “medida de prevención” para evitar hipotéticos contagios. No sé de qué tipo de prevención hablan las autoridades madrileñas, teniendo en cuenta que no existen evidencias científicas de que la enfermedad se pueda transmitir a perros y otros animales domésticos. De hecho, el perro no presentaba síntomas, y la versión más extendida entre la comunidad científica es que el virus no se transmite a perros ni a gatos. Pero esto es España y la ciencia es una palabra que se parece a paciencia, y cuyo presupuesto se redujo en un 25 por ciento en tan solo un año. Por encima de la ciencia -que aconsejaba tenerlo en cuarentena-, del clamor popular, y de la petición desesperada de sus dueños, este gobierno asesino que presume de salvar embriones ajenos, decidió que la solución más aséptica era cargarse al animal en cuestión.
Me imagino a Excalibur estos dos días, inquieto, mientras esperaba en su casa a que sus dueños regresasen de una vez y lo sacasen a pasear. Deseando que le rascasen un rato la barriga mientras le decían cosas cariñosas al oído. Anhelando que se tumbasen con él en el sofá como cada noche, para apoyar su cabecita sobre las rodillas de sus dueños mientras veían la tele. Imagino a Excalibur asomándose hoy al balcón, solo, deseando bajar a jugar con toda esa gente que estaba delante de su edificio. Lo imagino salir corriendo a saludar cuando abrieron (¿o tiraron?) la puerta de su casa. Y lo imagino agarrado por unos hijos de puta mientras le aplican una inyección letal. Lo imagino durmiéndose sin entender nada, sin saber qué ha hecho para no ser capaz ya de respirar, pensando en dónde estarán sus dueños para defenderlo de esos señores malos. No imagino demasiado mal: el cerebro de un perro es similar al de un niño de dos años.
 
Excalibur
 
Supongo que los que tenéis perro entenderéis la indignación y el asco profundo que siento hacia esta decisión totalmente inútil, estúpida y gratuita que se ha llevado por delante la vida de un animal que no tenía culpa ninguna y que ha destrozado un poco más la vida de Teresa y Javier. Un matrimonio que se ha convertido en el foco mediático de todo el planeta por portar un virus letal consecuencia de una larga lista de negligencias y despropósitos del gobierno de España que ha puesto en evidencia, una vez más, su completa inutilidad para gobernar el país. Te contagian el puto ébola y, de regalo, matan a tu perro.
Además, siguiendo la teoría de limpieza del PP la muerte de Excalibur no soluciona el problema. Puestos a asegurar una erradicación total del contagio y ser consecuentes con esta hipótesis, lo que tendrían que hacer ahora las autoridades es masacrar a toda la población canina que haya tenido contacto con el animal en los últimos días. Como por ejemplo, los perros de los vecinos, los del parque a donde lo llevaban a pasear, los perros que se pudo haber cruzado por la calle , y ya puestos, a los niños y jubilados que pudieron haber acariciado al animal. Puestos a asegurarnos de verdad, deberían de matar a todo el vecindario de Teresa y Javier, a los compañeros de trabajo, al personal médico que atendió a Teresa y a todas las personas que se presentaron a la dichosa oposición del día 27 de septiembre. Total, para la cantidad de plazas que hay, hasta les hacemos un favor. Pero para hacerlo bien de verdad, mi propuesta es tirar una bomba atómica sobre la casa de Teresa y Javier, sobre el hospital de Alcorcón, y, en general, sobre toda la comunidad de Madrid, dejar la zona cero limpita de cualquier rastro de virus. De esta manera, nos cargamos dos ébolas de una vez: el virus que tiene ingresadas a varias personas inocentes y a todos los dirigentes del Partido Popular y sus consortes de la iglesia católica que llevan tres años matándonos con medidas antisociales, recortes en todos los servicios públicos (así es como han conseguido desmantelar el Carlos III, el hospital ‘de referencia’ en enfermedades infecciosas), robos y corruptelas varias.
Españoles, os recomiendo ir creando refugios para vuestros perros, gatos, periquitos, canarios, peces tropicales, iguanas, hámsters, cobayas y hasta para vuestros hijos. De momento, yo me he hecho con una réplica casi exacta de mi querido Coco. Pena que no sepa morder.
Excalibur
 
PD: CESEN A ANA MATO DE UNA VEZ, SINVERGÜENZAS.

  • http://www.blogger.com/profile/11643028517834872827 Telma

    Estoy contigo. Completamente.

    Besos!

  • http://www.blogger.com/profile/05559812306295338142 juan jesus Rch

    En todos lados que veo comentarios de “no hay tanta repercusión mediática por los niños en África” me invade un sentimiento de pena, pena por el cinismo que se muestra comparando tales situaciones, que claramente son totalmente distintas.
    Por la situación en África poco podemos hacer, ¿protestar? Si no nos hacen caso ni con los problemas de aquí, seguro que nos escucharán por los problemas de África, seguro.
    Excalibur es un caso distinto, ha sido un asesinato, lo de África es consecuencia….
    Cuando la gente empiece de nuevo a usar el sentido común tal vez las cosas empiecen a cambiar..

  • http://geklodia.wordpress.com/ geklodia

    Me cabrea a mí, porque los padecimientos de unos no sirven para amortiguar los sufrimientos de otros. Porque cualquier agravio, tras todo lo anterior, es completamente gratuito. Los responsables políticos deberán responder por cualquier afectado adicional que haya. Se supone que un líder da la cara, no se esconde cobardemente (“Mercedes… Mercedes…” que susurraba la ministra a mitad de una pregunta incómoda). Un líder se arroga los errores de sus subordinados siempre que no actuaran contraviniendo sus instrucciones, porque aun en el desconocimiento era responsabilidad suya confirmar que los cuentos que le cuenten sean verdad, y si no es tan inútil como un plumero. Y no hacer los miserables y echarle la culpa automáticamente al conductor, a la enfermera, al chucho que pasaba por allí, al ciudadano que vivió por encima de sus posibilidades, a la mujer que se queda embarazada y se coge muchas bajas, al que quiere estudiar arqueología aunque no tenga ni repajolera idea de qué currará después, porque estudiar no es para ser un esclavo mejor cualificado, sino para crecer como persona en el sentido en el que querías ser, al abuelo que se ve obligado a prejubilarse y cobrar menos pensión, después de deslomarse desde los doce años, etc. Porque el puto perro, para muchos, ha sido un símbolo de todo esto.
    Y porque supongo que cualquier ética debe partir de que en este mundo debemos actuar, religiosos, ateos o maestros jedi, para aliviar más dolor del que, inconscientemente, provoquemos, en vez de provocarlo a nuestro paso a cambio de alimentar las vanidades propias o ajenas.
    (Perdón por el tochopost)

  • http://www.blogger.com/profile/05178669296691649981 Victor Lorente Garcia

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • http://geklodia.wordpress.com/ geklodia

    No me considero especialmente volcado en las causas animalistas. Ya tuve mi experiencia en su día, siendo un crío, cuando me empapé (con toda la sinceridad de la que podía) de la causa, mientras, confieso, en realidad iba detrás de unas faldas con el ahínco de la juventud. Incluso pasé varios meses de vegeterianismo que coincidieron bastante bien con que el precio de la carne era inversamente proporcional a mi dinero en el bolsillo.
    Los perros y yo solemos llevarnos mutuamente bien. Los pastores alemanes son mis favoritos, junto con cualquier mezclaíllo callejero, pero no trago a los enanos histéricos que empiezan a ladrar como posesos a las primeras de cambio.
    En casa no tengo mascotas, principalmente porque considero que en un piso no hay metros cuadrados para que el bicho se mueva y tenga suficientes estímulos al cabo del día. Llevo unos meses con un pez en acogida que a ver si sus dueños se dignan a recogerlo, pero que mientras está a mi cuidado recibe escrupulosamente sus atenciones de comida, cambio de agua y espejo de vez en cuando para que haga vida social. No he dicho que fuera muy listo.
    Dicho esto, durante estos días he escuchados distintas opiniones sobre el caso de Excálibur: que si era una exageración montar tanto pollo por un animalico, que si hay que armar la revolución y asaltar el parlamento tras este asesinato, que si con el perro nos olvidamos de su dueña. Curiosamente, en cagarse en la incompetencia del gobierno, todo el mundo suele coincidir.
    ¿Por qué, al margen de los defensores de los animales, ha tenido tanta repercusión? Sospecho que nos sentimos identificados con el pobre chucho por varios motivos: no entendía nada de lo que ocurría a su alrededor, pero igualmente ha pagado el pato. Igual que nosotros, los ciudadanos. Al final lo han sacrificado sin siquiera comprobar si podía causar algún daño, por el por si acaso. Igual que nosotros, los trabajadores. Todo se ha debido a una pésima planificación previa y gestión posterior por parte del Gobierno, la cual viene tras años de recortes en Sanidad pública, y por una acción caprichosa, o cuanto menos fuera de la tendencia con otros “españoles por el mundo” (los mismos que, si trabajan fuera, pierden el derecho a esa misma Sanidad, a no ser, obviamente, que sean misioneros), y las relaciones públicas de unos las está pagando una familia, chucho incluido, y a ver cuántos más. Igual que a nosotros, los votantes.
    Si a esto le sumamos los truquitos de las televisiones públicas, nacionales y autonómicas, para echarle tierra al asunto, la falta absoluta de empatía a un nivel de puro psicópata que parece necesaria para desempeñar un cargo de ministro del PP y la incompetencia a golpe de improvisación que, aunque observemos estos días, no viene más que a ser un resumen de toda la legislatura, creo comprender por qué cabrea lo de Excálibur.

  • http://www.blogger.com/profile/05737605952308835888 Sonsoles

    Muy bonito post, pero irreal. Y además me lo he leído todo y no hay nada de las 4000 personas que han muerto ya por esa enfermedad en África, pero lo mismo se te ha pasado.
    Lo del perro ha sido una llamada de tlf desde Europa, que ya tenemos bastante con ser el hazmereír de ese continente como para encima ser los que metimos ese mal en el mismo.
    Así que sí, una pena querida, pero había que hacerlo, a grandes males grandes remedios. No hay nunca que perder la perspectiva por dura que sea la evidencia. Hay que enfadarse contra los que hay que enfadarse, ir a Génova y apedrear la puerta, ir a la embajada de EEUU que no quiere terminar con el 3º mundo (que todo el mundo sabe que si estos dicen: “hasta aquí” a cualquier cosa se termina) y no se da cuenta de que al ser la letrina del mundo aunque parezca que está lejos, esta aquí al ladito, como el agujerito del pis y el otro en las mujeres, que si te limpias mal y hacía el lado equivocado ya sabes lo que puede pasar, pues esto es igual. Limpiemos los mocos a los niños en África, demosles de una puta vez su lugar, cuidemos de los nuestros, desde el corazón, ocupemonos de los males que de verdad nos aquejan como la insolidaridad, ese y no otro es el camino para terminar con todos los ébolas posibles, pero en cuanto a lo otro, no había más remedio, supongo que ante la duda de que más de media población europea sea diezmada, seguro, que con el tiempo lo agradeceremos, ya que si que pueden contraer la enfermedad y permanecer asintomáticos, pero no saben si la pegan o no, pero claro ante la duda la más tetuda que el costo a pagar húmano es muy alto y esto seguro que lo entiendes.
    Un beso y siento llevarte la contraria, no es por nada, es porque pienso de otro modo, respetándote mucho, eso también.

    Yo me fui de España hace 2 años, en cuanto entró ese mal bicho en el gobierno, es un buen momento y además se está mejor en cualquier parte, ya sabes, siempre queda esa opción

    Besos

  • http://www.blogger.com/profile/15393025044018481838 Alicia Jiménez

    Ciñéndonos a este estudio científico que presenta Juan Carlos, entiendo que lo normal hubiese sido, como se hace con los cerdos, practicarle la prueba antes de matarlo. ¡Qué menos! Una vez más, nuestros políticos matan moscas a cañonazos. Así nos va.

  • http://www.blogger.com/profile/15393025044018481838 Alicia Jiménez

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • http://www.blogger.com/profile/03032828951085760859 Juan Carlos

    Si hay evidencias cientificas. En la epidemia de 2001-2002 en Gabón se hizo un estudio de cerdos, perros, gatos y algún otro animal y se vio que sí se infectaban aunque no desarrollaban la enfermedad, algo así como lo que pasa con la triquinosis que la porta el cerdo pero donde se desarrolla en el ser humano: el grupo estudiado fue de 500 perros con lo que ya fue representativo. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3298261/
    Salu2