Un día se le ha muerto el canario, al otro es el cumpleaños de su madre, la semana siguiente estáis demasiado cerca de Navidad o a punto de celebrar vuestro aniversario, o puede, incluso, que falten unos cuantos meses para liquidar el contrato del piso que, obviamente, está a tu nombre. Y así van pasando los años en una espiral de frustración constante que acaba por convertirte en un ser despiadado, lleno de rencor hacia la persona a la que se supone que amas y peor, hacia ti mismo: el maldito cobarde que llevas dentro.
Gone Girl, de David Fincher, cuenta la historia de un matrimonio (protagonizado por Ben Aflleck y Rosamund Pike) que después de unos cuantos años de amor incondicional llega al conocido hastío y hasta al odio mutuo. La película, a pesar de sus evidentes –y deliciosas- locuras, cuenta una verdad tan dolorosa como frecuente: el acomodamiento mutuo en la indiferencia y en su manifestación más flagrante: el silencio. Y de ahí, al pavor de soltar amarras. La insoportable carga que arrastran tantas y tantas relaciones. Fincher, nos enfrenta a la verdad que hay detrás de las apariencias, la que se queda cuando se cierra la puerta de la habitación y se abren las sábanas de la cama. La del cuerpo caliente que yace cada noche a tu lado mientras tu mente vaga por otros lugares, por otras ilusiones, por otros besos que no son los suyos.
 
gonegirl quotes
Dejar a alguien no es sencillo. Pero os aseguro que es mucho más difícil pensar en que tienes que hacerlo, estudiar la jugada, angustiarte cada vez que decides que ha llegado el momento, que lanzarse a la piscina y salir por patas con un trolley y los cazos de tu madre debajo el brazo. En el otro lado del ring estará tu pareja, luchando con todas sus fuerzas contra el sentido común que implica que, si alguien no quiere estar contigo qué cojones le vas a hacer tú, intentando ponértelo más difícil. Aunque la relación es un mecanismo de dos piezas, la separación suele ser la caída de una sola. Por muy mal que vaya la relación, o por muy infeliz que seas en ella, es probable que el otro esté dispuesto a convencerte de que te equivocas. Aunque lleve seis meses sin follarte y vuestra última conversación más personal se hubiese referido al modo en qué cuelgas la toalla de la ducha.
Lo contrario –que tú convenzas civilizadamente a tu pareja de que la cosa no funciona- es una posibilidad bastante remota, así que no te hagas ilusiones. Pero ten en cuenta que si has tomado la decisión de romper no debes echarte atrás. Se llama Declaración Unilateral de Independencia y a Oriol Junqueras le encanta. Si se vuelve loco/loca tiene a su disposición una amplia variedad de  terapeutas, a Jorge Javier Vázquez -ni se te ocurra abrir una de esas cartas bomba que manda el muy hijoputa- y la bibliografía de Paulo Coelho.
En el momento en que hayas tomado la difícil determinación de dejar a tu pareja tienes que tener varias cosas claras y nunca olvidarlas durante el proceso/discusión/batalla de ruptura:
 
  • Tus padres no son tu pareja.
  • Sus padres no son tu pareja.
  • Vuestros amigos no son tu pareja.
  • Los hijos son de ambos, y con eso no se comercia.
  •  El perro te prefiere a ti, y lo sabes. A no ser que no puedas ocuparte de él, entonces, claramente, lo prefiere a él/ella.
  • Sus problemas económicos/laborales no son tus problemas si no quieres compartir tu vida con él/ella.
  • Sus fracasos amorosos no son tu problema.
  • Su infancia traumática no es tu problema de ningún modo.
  • El chantaje emocional NO es amor.
  • Sobrevivirás sin él/ella.
  • Evita whatsapp/emails y demás formas de mensajería a no ser que sea imposible hablar en persona del tema.
  • No existe un solo día en el calendario gregoriano óptimo para romper una relación.
Para facilitarte las cosas yo recomiendo tener un plan de evacuación disponible. Estos son los puntos básicos del mío:
  • Prepara un lugar de acogida.
  • Localiza un surtidor de alcohol.
  • Busca un hombro sobre el que llorar, créeme, lo necesitarás. Esto implica haber avisado con antelación a tus personas más cercanas de que has tomado esta decisión. Desahógate con tus seres queridos.
  • Si compartís casa piensa muy bien cuál de los dos se tiene que largar y arguméntalo en el momento de la ruptura.
  • No seas una ONG. Que hayas dejado a tu pareja no implica que tengas que pagarle el apartamento porque te da penita. Por el mismo motivo, si eres tú el que se va no le regales tus cosas: por mucho que llore hoy, piensa que mañana va a estar follando entre tus sábanas.
  • Evita dejarlo por la noche a no ser que tengas donde dormir: esto siempre acaba con un polvo de reconciliación totalmente innecesario que te lleva al punto de partida.
  • Es obvio que ir a trabajar después de haber roto una relación no es agradable, así que es preferible dejarlo en fin de semana, lo que además facilita el punto uno: la ingesta de alcohol.
 
Cuando hayan pasado unos días:
 
  • Quema las fotos fotos de boda y resetea el disco duro con vuestras 67894740000 fotos juntos. Además de cursis, son una horrible tentación para el autocastigo.
  • Su mejor amiga es una zorra (=su mejor amigo está más salido que el pico de una plancha) que se lo quiere follar. Cuélgale el teléfono.
 
Quizá tengas la suerte de que ambos entendáis que ha llegado el momento de que vuestros caminos se separen y salgas fortalecido de la ruptura o puede, incluso, que cuando hables con la otra persona ambos os deis cuenta de que las cosas tienen solución, y de que aquello que te frustraba a diario es sólo una anécdota en comparación con todo lo que os une. Pero, si no hablas, si callas, si aguantas por miedo o por compasión, o si simplemente esperas a que se te pase, ¿cómo pretendes ser feliz?.

* Sí, se lo follará. No haberlo dejado.