El sexo mola. El sexo es bueno. El sexo es sano.
¿Cuántas veces habremos leído y escuchado acerca de las virtudes de mantener relaciones sexuales con regularidad? A diario aparecen nuevos artículos de prestigiosísimos psicólogos, sexólogos y terapeutas de todo tipo que engrandecen las virtudes de tener sexo: que si es bueno para la depresión, que si quita los granos, que si va genial para el dolor de regla, controla el sobrepeso y la hipertensión, o que el semen embellece el cutis.
Pero ¿quién –que no crea en dioses, ni fantasmas, ni vote al PP- se ha atrevido a hablar de lo malo del sexo en pareja? Nadie. Porque nos empeñamos en vivir en la mentira, en disfrazarlo todo una ingenua ilusión de que la próxima vez será mejor. En decirle a nuestro amigo que hemos echado el mejor polvo de nuestra vida, aunque acabásemos la noche delante del youporn masturbándonos como monos.
Os presento una lista de los inconvenientes más frecuentes con los que me he encontrado a la hora de tener sexo.
1.     EL SEXO NO ES COMO EN LAS PELÍCULAS
Lamentablemente, la realidad es que suele ser bastante peor. Es harto complicado para una mujer disfrutar plenamente del sexo con una pareja nueva que no conoce su cuerpo y sus ‘puntos’ fuertes. Si la pareja es implicada esto se resolverá en las siguientes citas, pero, entonces, nos encontramos con el siguiente problema.
Kiss The Rain
A todos nos encanta retozar bajo la lluvia. Y si es en diciembre, mejor,
2.     EL SEXO COMPROMETE
El sexo sin compromiso no existe. El primer compromiso del sexo es tener sexo. Lo habitual es que después de la primera cita, venga una, y otra, y otra, y otra. A veces, incluso puede que salga una relación de ahí y, entonces, es cuando se jode de veras el equilibrio sexual conseguido.
3.     EL SEXO QUITA HORAS DE SUEÑO
El sexo nocturno es un error. Para mí el sueño es sagrado. La hora de la siesta también hay que respetarla. Mucho mejor el sexo matinal y llegar tarde al trabajo.
4.     EL SEXO CUESTA DINERO
No me refiero a los servicios de pago –que también- sino a todo aquello que implica tener una cita con la intención de acabar teniendo sexo: que si ropa nueva, que si una cenita, que si un hotel bonito. Todo gasto.
5.     EL SEXO ES MALO PARA LA SALUD
En mi habitual investigación de campo, he llegado a la conclusión de que aproximadamente el 90 por ciento de las personas sin pareja tienen sexo después de una noche de alcohol. Sexo y resaca suelen ir de la mano. Cuanto más necesitado estés, más carne de cañón serás para la cirrosis.
Pero incluso el sexo sereno tiene nefastas consecuencias para tu salud. Una de las más habituales es el picor/escozor de zonas bajas tras una noche loca o la acumulación de gases en el interior del cuerpo del sujeto receptor.
6.     EL SEXO CANSA
Como cualquier otra actividad física, el sexo es cansado. Volvemos a las películas del principio: tampoco es que nos vayamos a deslomar con increíbles piruetas que asombren a nuestro amante, pero a no ser que pretendas ser una estrellita de mar, el sexo también cansa.
7.     EL SEXO TE QUITA TIEMPO
No solamente resta horas de sueño, quita horas a cualquier otra actividad y las mujeres somos seres muy ocupados que acostumbramos a hacer mil cosas a la vez y gozamos con la acumulación de tareas. Pero…
8.     EL SEXO REQUIERE DEDICACIÓN EXCLUSIVA
Uno de los grandes inconvenientes del sexo es que te impide hacer cualquier otra actividad mientras estás a ello. Por ejemplo, yo puedo ver una serie mientras plancho la ropa o poner la lavadora al tiempo que controlo el pollo que tengo en el horno. Sin embargo, la tarea se complica mucho más cuando lo que tienes es una polla y no en el horno precisamente.
Claramente él quiere ayudarla en la cocina. Le va a dar la salsa carbonara.
9.     EL SEXO REQUIERE DE CONCENTRACIÓN
Para conseguir el ansiado orgasmo y por respeto a tu pareja es importante poner los cinco sentidos en el acto amatorio. La vez que mi primer novio me pilló viendo Gran Hermano mientras lo hacíamos (era la final de una de las primeras temporadas, y sí, matadme, lo veía) se indignó bastante.
10. EL SEXO TE OBLIGA A DEPILARTE
Evidentemente esto punto es opcional. Yo todavía no lo he superado.
11. El SEXO NO SE PUEDE PRACTICAR EN CUALQUIER LUGAR
En este país es imposible tener sexo tranquilo en ningún lugar público y a veces, incluso privado. El clima del norte no es como para ponerse a hacerlo al aire libre y practicarlo en el coche puede animar a mirones pajilleros ávidos de parejas necesitadas. La intimidad y las ganas de tener sexo no suelen ir de la mano.
Aquí, posando para el Google Maps.
12. EL SEXO EMBARAZA
Sí, amigos, el sexo embaraza. Y lo que salga de ese embarazo no siempre recompensa el coito. Del polvo que echaron Pattie y Jeremy nació Justin Bieber. Un embarazo no deseado es como las películas de Almodóvar : una tragicomedia. Y evitarlo cuesta dinero (volver al punto cuatro): preservativos, anticonceptivos femeninos, esterilización del animal en cuestión o viajes turísticos a Londres en compañías de bajo coste.
Si, a pesar de todo esto, queréis seguir teniendo sexo, entonces, podemos seguir siendo amigos.
photo by: