Desde que no creo en ningún tipo de dios – hace ya unos cuantos años- mi vida se ha vuelto mucho más complicada. Ahora, me tengo que enfrentar al reto diario de mantener mi ateísmo a raya y no dejarme seducir por las atractivas garras de alguna confesión religiosa que me enseñe el recto camino que debo de seguir en esta vida.
No creer en ningún dios me obliga a pensar, a estudiar, a investigar y a cuestionarme una y otra vez el por qué de las cosas. Y, la verdad, eso cansa. ¡Con lo fácil que sería aceptar unos preceptos religiosos como verdad absoluta y echarse a rezar cuando las cosas se tuerzan! Me encantaría poder vivir con unas normas inexcusables, inmutables por los siglos de los siglos y no tener que preocuparme de otra cosa que de escoger el vestido con el que acudir cada domingo a misa. Y el de mi boda. Y el del bautizo del niño. Y el de la comunión de la niña. Y también en las flores que le pondremos al abuelo al que hacía años que no visitábamos para ornamentar ese panteón de mármol blanco en el día de Todos los Santos.
Y pensar que esas normas las escribieron algunos chalados hace cientos de años y otros –seguramente más listos que los primeros- las fueron transmitiendo y modificando a su antojo para poder tener al pueblo controlado, influyendo en la vida civil y espiritual de los ciudadanos. Cuánto más listos no fueron que los filósofos y científicos que ardieron en las hogueras tratando de explicar los fenómenos naturales bajo parámetros científicos. Los transmisores de las religiones fueron capaces de adaptar esas normas milenarias a los tiempos modernos, pasar por encima de la evolución de la ciencia y conseguir que millones de personas las sigan aceptando como verdades absolutas gracias a un sencillo pero eficaz método: la amenaza del castigo eterno, el miedo al abrasador infierno en donde los elegidos sufren penas inacabables.
No me digáis que no es una solución democrática.
Creyente
¡Oh no! Voy a tener que escuchar a ABBA el resto de la eternidad!!!
Además, en caso de pecar, los católicos siempre tienen la posibilidad de la confesión, que no exime de culpa a la mujer que aborta pero sí al hombre que abusa de ella. Porque la mayoría de las religiones no gustan de la igualdad de la mujer, y eso, amigos, es una suerte que nos permite mantenernos en casa cuidando de la prole sin tener que salir al duro mercado laboral. Lo único que debemos hacer es servir al Señor y a nuestros maridos. Como dice Constanza Miriano en su libro Cásate y sé Sumisa, editado por el Arzobispado de Granada, “Mujer, practicarás felaciones a tu marido siempre que te lo ordene. Pero cuando lo hagas, piensa en Jesús. Recuerda ¡no eres una pervertida!” Y viendo las imágenes que circulan de él en la cultura popular (el cine, especialmente) igual es una magnífica idea para motivar a las buenas señoras cristianas.
Creyente
Quitando la corona de espinas, está mucho mejor que los pretendientes de Hombres, Mujeres y Viceversa.
En caso de no tener pareja, la Iglesia también ofrece soluciones a las personas solas.  Gracias a las estampitas, vuestra cartera ya nunca estará vacía. Podréis fardar delante de los amigos con las fotos de las vírgenes penitentes y los santos cachondones. Es más, el Señor permite que mostréis devoción por todas cuantas imágenes se os ocurran.
Asimismo, los creyentes siempre pueden disfrutar de las facilidades que la Iglesia pone a su disposición para lograr la conciliación familiar, evitando tener que llevar a los niños al parque o al zoo el domingo por la mañana. Dios también es divertido: primero misa, después catecismo y, para terminar, un poco de música popular de la mano del guitarrista del coro parroquial.

 

Siento una gran envidia por esas mujeres y hombres que viven en la culpa (propia o ajena), que pecan más de omisión que de obra, que llevan luto durante décadas por personas que nunca les han importado en vida y que son capaces de estremecerse con la posibilidad de ir al infierno después de haber pensado en echar un polvo en condiciones. Un polvo sin otra pretensión que la de pasárselo bien. La maldita naturaleza dotándonos de órganos sexuales femeninos con capacidades inútiles como las de producir placer. Pudiendo hacerlo con los ojos cerrados, después del matrimonio y aspirar a ser inseminada en el menor tiempo posible para demostrar nuestras aptitudes como recipiente y cántaro. Porque de eso es lo de lo que se trata, y siempre, por supuesto, sin preservativo: ¡qué corran alegres las enfermedades entre prójimos! La iglesia nos enseña a compartir, porque compartir, hermanos, es vivir.
Sin embargo, y dentro de mi elevado ateísmo, reclamo mi beatificación como impulsora de la palabra de Dios en situaciones inverosímiles. Mejor dicho, de la palabra “Dios”. ¿Acaso acordarse del de arriba cuando una está llegando al cielo es usar su nombre en vano? ¿Puede el Señor aspirar a algo más bello que escuchar su nombre en boca de los ateos mientras llegan al mismo cielo en la tierra? ¡Oh, Dios, yo siempre me acuerdo de ti por muy violento que me parezca después! Yo soy auténtica, a mí me sale inconscientemente, como cuando se te escapa el nombre de tu amante en medio del acto.
Lo mejor de la Iglesia es que, como andan cortos de fieles, es harto complicado que echen a alguien por muy hereje que sea. Yo cuento con la garantía de haber recibido los Santos Sacramentos del Bautismo y de haber hecho la Comunión y la Confirmación, por lo que, supongo, dispongo de todos los requisitos necesarios para ascender al cielo y conseguir la vida eterna. Que me pongan al lado de Kurt Cobain, porfa.
Creyente

 

photos by: &
  • http://www.blogger.com/profile/10233609005817529828 Javier López

    Sí, y a ese ser inimaginable lo creé yo…
    Si querés creer cree pero intentes hacer propaganda a tu fe a quien no te la pide…

  • http://geklodia.wordpress.com/ geklodia

    En resumen: como sabemos poquito, no podemos afirmar la inexistencia de Dios… ni del Spaghetti Volador. Lástima que, de lo poco que sepamos, todo apunte a que no. Y ahora, a otras conversaciones más constructivas: p.e. siendo el mundo redondo, ¿por qué lo llamamos planeta? ¿No sería mejor “redondeta”? Sobre el libro de Diana, seamos sinceros: nos lo descargaríamos de cualquier web, piratilla…

  • http://www.blogger.com/profile/02289703885278142109 Elias Malvar

    Hola Diana. ¿Quién ha dicho “suspenso en religión? – De eso nada. – Yo te doy sobresaliente en religón y matrícula de honor, cum laude, en Teología. Y a un tal Agustín de Hipona, le endiño un suspenso tan grande como una catedral, por la falsedad de sus “Cinco vías”.
    Un saludo cordial.

  • http://www.blogger.com/profile/05559812306295338142 juan jesus Rch

    Eres un ser insignificante en el universo con tan pocos conocimentos de él que no estás en condiciones de afirmar nada. Y eso es lo que me hace gracia a mi de respuestas como la tuya. “Dios no existe”, “justificar la existencia con laa aparentes causalidades de nuestra lógica humana”. Yo no estoy justificando nada. Precisamente digo eso que nuestra lógica y conocimientos no nos hacen valederos de afirmar que dios no existe. Solo conocemos un 4% del universo según blos últimos estudios. La materia y energia oscura forma el 96 % restante y lo único que sabemos es que influye en el 4% de materia conocida pero no sabemos exactamente como. Y te atreves afirmar nada? Por favor.
    pd. Me encantaría un libro de Diana, lo compraría fijo.

  • http://www.blogger.com/profile/08488106867611852976 Jose Rodriguez

    Totalmente de acuerdo! La vida es más sencilla cuando tanta gente, de tanto nivel intelectual y que presume de tener en su vida los mejores valores del ser humano, te dicen lo que tienes que hacer, te dice donde están el bien y el mal, y te dicen quiénes son las personas de las que te puedes fiar y de quiénes no puedes porque son malos malísimos!

    Me ha encantado lo que has escrito y cómo lo has escrito! 🙂

  • http://www.blogger.com/profile/01288038536373319007 Unknown

    El problema de los creyentes en cualquier religión es que suelen conocerla menos que los ateos o no creyentes, que ven sus errores con ojos objetivos, o al menos, sin filtro.
    Me encanta la frescura de tu ironía y la alegría de vivir que respiras.

  • http://www.blogger.com/profile/15641049410115119972 Daniel Benítez

    Siempre que vengo a este blog me lo paso pipa. Primero con la fina ironia de Diana, y luego con las respuestas. geklodia expresa 100% lo que pienso cuando alguien justifica la existencia de Dios con las aparentes casualidades de nuestra lógica humana. Nuestra modelo de pensamiento cerrado (herencia de la religión, y sobre todo de las monoteístas) hace que veamos el universo como algo finito, predecible, y por lo tanto, sujeto a una lógica sin fisuras: pensamos que algo que no tiene explicación, ha de tener a la fuerza un creador. Yo comparto la tesis de Diana que todo sería más fácil aceptando sin reservas la existencia de un dios y aceptando que el papa es su interlocutor en la tierra, incluso que por el hecho de arrodillarme cada domingo en misa me va a oír y me va a ayudar. Cof cof! ( eh… esperen que me atraganto de la risa).
    No, en serio, a pesar de lo cruel de la broma, respeto muchísimo la labor de muchos párrocos anónimos y conocidos ( el Padre Casaldáliga, por ejemplo) y de organizaciones como Cáritas, que están ayudando a muchísima gente y son claves para la mejora de la calidad de vida de millones de personas en el mundo entero. El mensaje de Jesús, aún deformado por la iglesia que le sucedió, es válido porque busca la justicia social. Los demás aditamientos de la religión católica responden a los intereses que los poderosos han ido introduciendo en su doctrina, a favor del machismo, de la propiedad privada, del miedo como elemento de control de las mentes.
    Dios no existe, pero la bondad, la justicia y la defensa del más débil sí deben existir.
    Amén!

  • http://www.blogger.com/profile/05559812306295338142 juan jesus Rch

    Gracias Diana por la respuesta, simplemente te invito a la reflexión nada más, me encanta tu forma de escribir y además eatoy de acuerdo contigo en como la religión actúa con el ser humano.
    Geklodia, sea un unicornio rosa o una kitty pride cualquiera, el hecho es que ya sea en este planeta o cualquiera de los millones que pueden albergar vida en ellos, requieren de unas reglas pre-establecidas, y lo separo con un guión porque no tiene nada que ver la cultura de un ser humano capaz de hurgarse enbla nariz para que estas reglas existan, es decir que la proporción áurea será vla misma cojas la base que cojas. Independientemente exista el ser humano o no, estas reglas están ahí.
    hablar de inevitabilidades es cerrar las posibilidades, cuando estas son infinitas. La existencia de la vida es una consecuencia no un fin. Laas fuerzas elementales nada tiene que ver con que exista vida o no, estan ahí preexistente al ser humano.
    Dicho esto no puedo afirmar que un ser ¿incomprensible? Sea el creador del universo, simplemente no cierro la posibilidad ya que solo soy un ser humano en uno entre un millón de planetas. Te invito a que des un solo argumento a que es una inevitabilidad que la razón áurea sea esa no otra.
    un saludo a los dos.

  • http://geklodia.wordpress.com/ geklodia

    Vaya por delante que mi intención es criticar ideas y no personas, aunque a veces se me escape un patinazo. Lo bonito del lenguaje es que podemos estar en desacuerdo sin por ello estar forzados a agarrarnos a pedradas.
    Dicho esto, Juan Jesús, macho, tu argumento también sirve, entonces, para argumentar que el Universo fue creado por un unicornio rosa un día que andaba de resaca o a causa de un revolcón que Gea y Urano se pegaron sin querer queriendo…
    El problema de validar a Dios como un ser preexistente a la Humanidad (y no como un concepto muy humano, producto de la cultura) y de separarlo de toda crítica al apartarlo de las religiones y de cualquier adjetivación (es “incognoscible, inasible, incomprensible”) es que entonces se convierte en una Kitty Pride cualquiera, hecho sólo para “no parecer nada por si acaso”. Es entonces que debe desaparecer de nuestros argumentos (en tanto que no es aceptado por todas las partes y no pudiéndose demostrar).
    Lo que para ti son “casualidades”, para mí son “inevitabilidades”. A toro pasado, podemos mirar atrás y decir: “hay que ver, cuántas coincidencias para llegar a esto, un planeta poblado de gente que se hurga la nariz”. Pero esto es siempre un razonamiento a posteriori, precisamente desde le mismo planeta. ¿Podríamos decir que la Tierra es un planeta “escogido”? Pues no, precisamente porque, en un campo infinito o casi infinito, tarde o temprano tendría que pasar, aquí o en cualquier otra parte, y en caso de no haber sido posible dentro de las mismas reglas (siempre a medio descubrir) de la física, ni tú ni yo estaríamos aporreando un teclado. =)

  • http://www.blogger.com/profile/06259790177864679295 Diana López Varela

    Yo no he afirmado eso en ningún momento Juan. Utilizo mis herramientas -el humor, la ironía- para meterme con los preceptos de la Iglesia Católica, en concreto, que es la que conozco. Y que ha utilizado vilmente el miedo y la ignorancia de la gente para conseguir adeptos. Y esto es así.
    Por supuesto que te leo. Os leo a todos siempre. Muchas gracias por compartir tu opinión.

    Saludos!

  • http://www.blogger.com/profile/05559812306295338142 juan jesus Rch

    Enfréntate al reto de separar religión católica, musulmana, budista, induista o cualquier forma de religión con la palabra Dios. Es un reto grande pero creo que eres capaz de ello.
    ahora enfréntate al reto de investigar como de una gran explosión que fue el big bang (hace varios días confirmaron esta teoría, o al menos eso dicen las noticias) y busca respuesta como surgió la materia y la antimateria en una proporción tan exacta que de otra forma no estaría yo escribiendo estas lineas, despues investiga como la fuerza electrodebil y electrofuerte conjuntada , con una precisión que se sale de las tablas de culaquier estudio estadístico conbla fuerza de la gravedad hace que todo gire de tal modo que el sol sale todas las mañanas por el este. Después puedes seguir investigando como proporciones aparentemente aleatorias hace que el ser humano tenga determinada forma o la planta de girasol, y si es con la misma proporción 1,618….y muchas mas “casualidades” que no voy a nombrarte para que asumas el reto de investigarlas que hacen que puedas llegar a leer estas letras que yo escribo para que tal vez o no tengas la paciencia de leer.
    entonces solo entonces te podrás plantear un nuevo reto de afirmar que no existe la posibilidad de que un ser inimaginable para nosotros haya podido crear el universo que conocemos. Que por supuesto no tiene nada que ver con las religiones. Un saludo